Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas













Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

|◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

|◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Vencel Várhidi el Lun Jun 09, 2014 2:29 pm

"¿Estás bien, Vencel? De costumbre me lo habrías reprochado con un grito que te habrían podido oír incluso en China. "
Enarcó una ceja con incredulidad infinita, el rostro del pelirrubio era todo un poema, lástima que nadie estaba presente como para presenciarlo. Que su padre le dijera eso era inconcebible ¿Se estaba burlando de él? ¿Después de haberlo chantajeado para que quedara en ese lugar durante años? ¡Ha! El pobre hombre de negocios no recibió ni un "adios" de su 'querido hijo' y solo un vago señal de desconectado. Sí, le habían apagado el teléfono en medio de su hablar... ¡Ese era el principal motivo por el cual se había ido al parque! Por los pasillos no se hacía más que escuchar habla y más habla, palabras insensatas carentes de contexto alguno... O quizás, realmente era él que no prestaba atención a meras habladurías. Su supuesto 'amo', ese muchacho que se había pintado el cabello de verde y parecía un payaso escapado de circo, parecía ser que durante esa noche no lo molestaría más de lo debido, su aburrido papel de noble le había hecho viajar hasta quién sabe donde por ordenes de su padre. Sí, esa era una buena novedad para el Várhidi quién seguramente podría jugar un rato con eso y molestar al chico. ¡Era uno de sus pasatiempos! ¿Para qué negar? Pero para eso, ya habría tiempo mañana.

Una vez que sus pies pisaron el parque su mano se levantó hasta su frente, simulando un temporal para sol para poder levantar su mirada al cielo, al sol que aun brillaba en sus últimas horas y las nubes que lentamente cubrían la infinita extensión azulada. ¿Lo que hizo? Intentó rehuir el sol hasta que se ocultó detrás de toda aquella flora. Finalmente, cuando una sutil brisa de aire comenzó a soplar, se sentó bajo un apartado árbol y permaneció observando el rojizo cielo con cierto aburrimiento. ¿Quién habría notado con la noche bajar que su tez se volvía más pálida de lo normal? ¿Quién habría notado que sus movimientos carecían mucho más de fuerza de lo que era usual? Su orgullo a veces inmensurable, otras más diluido, simplemente le impedía pronunciar las cosas tal y como eran realmente y pocas, contadas eran las personas que realmente conocían su estado, que realmente detrás de toda apariencia engañosa algo mucho más débil se escondía. Al fin era así ¿No? Nadie quería aparentar ser débil y por ello lo escondía detrás de velos y velos de fortaleza, pero en aquella situación toda mentira se quebrantaba por debilidad propia.

Sus carmines orbes se entrecerraron con suavidad, un movimiento extremadamente lento, al igual que su cabeza apoyándose en el tronco del árbol. El tiempo pareció minorar y su consciencia se vio atrapada en ese extraño mundo que sucedía al sueño, quien aun no era tal. ¿Alguna vez lo notaron? Cuando la consciencia está a punto de abandonar la tierra de la realidad y encerrarse en otro mundo de fantasía, el tiempo parecía ir más lento, todo aquello que a uno le rodeaba comenzaba a irreal, eso, hasta que la consciencia no se desvanecía por completo, como agua que ante el sol se volvía neblina y ascendía al cielo. Muchas veces resultaba un suceso indeseado, que solo sucedía, sin importar la razón: cansancio, simple sueño. Vencel no lo quiso, sus intenciones eran abandonar el parque en cuanto comenzara a sentirse mejor y, volver a su habitación para dormir en su cama. El suelo no resultaba placentero ¿Pero qué se siente cuando estás dormido? Únicamente te dejas llevar, porque el cuerpo pierde ansias de levantarse, de caminar, porque el permanecer quieto era mucho más tranquilizador, pacífico. Sus labios se entreabrieron y, bajo poder mayor se dejó vencer por el cansancio producido por motivos distintos al esfuerzo físico o mental. Silencio.
avatar
Vencel Várhidi


Mensajes : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Alvaro Garay el Lun Jun 23, 2014 12:35 am

El cielo ya se encontraba en un tono oscuro aunque no llegando al negro y la noche amenazaba con ocultar cualquier rastro de luz solar que pudiera haber habido con anterioridad, dejando paso a una luna creciente, casi minúscula, que era la única luz sobre el cielo, aunque no por ello la única que estuviera sobre los terrenos de aquel parque. Las farolas, ya encendidas, otorgaban un color artificial a toda la vegetación que hubiera a su alrededor. Y por ese camino alumbrado por las farolas y la tenue luz lunar era por donde un joven vestido con un traje negro parecía querer camuflarse con la llegada de la noche. El color moreno, casi llegando al negro, de su pelo parecía querer adaptarse a las ropas que llevaba en ese instante, mientras que la camisa de un color burdeos era la acompañante de sus ojos que, en ese instante, brillaban con un aire amenazador y alterado.

¿Quién era ese joven? Oh…claro, habrá que decirlo: ese apuesto joven de porte elegante era Alvaro. ¿Increíble, verdad? Mas esa apariencia poco habitual desde la llegada del chico a la Academia había sido impuesta por su padre para poder asistir a aquella fiesta la cual los deberes como parte de la nobleza que tanto aborrecía parecía querer fastidiarle y recordarle que no era libre del todo, que aún tenía que obedecer a aquel hombre que, aunque le había otorgado la vida, parecía a su vez querer poseerla y manejarla a su antojo. Y Alvaro no permitiría eso, se encargaría en algún momento de ello, estaba completamente seguro.

Sus pasos, sigilosos, seguían pudiendo apreciarse mientras caminaba con cierta rapidez y soltura por el camino del parque. Sólo quería llegar a casa y… ¿y qué? ¿Quitarse esa absurda peluca dejando a la vista su peculiar cabello verdoso y desquitarse con la misma? ¿O quizás salir en busca de alguna ‘presa’ a la cual cargar con sus desaires y frustraciones a base de crueles tratos y más aún gestos? ¿O sencillamente irse a la cama y dejar que el sueño se encargara de todo? En verdad estaba molesto…demasiado, y la causa era sencilla.

Su progenitor no se había quedado satisfecho con hacerle cubrir su aspecto tras llegar a aquella odiosa mansión, sino que encima le había llevado a una aburrida y seria fiesta en la cual debía de comportarse de nuevo como un niño de bien el cual sólo debía ser una cara bonita que sonriera y dijera formalidades. Pero Alvaro no estaba dispuesto de nuevo a actuar de aquella manera. Sencillamente…no lo iba a permitir. Por lo que, sin dudarlo, armó de las suyas de nuevo: comentarios sarcásticos escondidos tras una encantadora sonrisa, coqueteos con las jóvenes que habían asistido hasta hacerlas suspirar y suplicar con la mirada para abandonarlas sin sensibilidad alguna, y por último sutiles amenazas a aquellos que se habían atrevido a decir algo malo de él y su oído había logrado apreciar. Claro… ¿cómo iba a dejar su padre que prosiguiera aquello? Y con la misma insensibilidad que el joven había tratado a los invitados de dicha fiesta, su padre también le echó de la misma. Casi tendría que sentirse alegre de haber podido largarse de allí, pero…no, todo lo empañaba ese horror de hombre que era su padre. Interesado solo en dar una buena imagen de su familia y posición a pesar de no tener motivos ni pruebas de ello, pretendía que su sucio hijo se comportara como lo haría un perrito obediente y halagador, pero no… antes le mordería que permitir que le volviera a intentar mandar como quisiera.

Su ceño se frunció con suavidad en una mueca de molestia mientras seguía andando, aunque en cierto momento detuvo sus pasos para alzar la mirada al cielo, a ese profundo y abismal cielo que parecía engullir todo con una oscuridad inalterable. Pero cuando su mirada descendió, pudo apreciar de reojo una figura dormida bajo las ramas de un árbol. ¿Quién sería tan descuidado de quedarse dormido allí y ni siquiera despertar por el cambio tanto de temperatura como de ambiente? Su ceja se arqueó con suavidad mientras se acercaba a aquella persona durmiente, pero poco tardó en reconocer al rubio que supuestamente era su sirviente, haciendo que dudara entre reír o desesperarse. ¿Qué diantres hacía él allí? Y encima dormido como si nada…

Quizás fue la situación absurda para el ahora moreno, o quizás el enfado aun existente en su mirada la que nubló su vista e hizo no poder percatarse de la palidez más marcada del rostro ajeno, por lo que, tras quedar frente al chico, se arrodilló y sin pensarlo mucho, extendió su mano para poder pellizcar la mejilla ajena, aunque no con fuerza como para llegar a hacerle daño. Tampoco quería que fuera a darle un infarto y por tanto quedarse sin persona a la cual molestar…mejor dicho, sin sirviente al cual incordiar.

-Ey, bella durmiente, ¿por qué estas en este lugar? Sin duda muy cegato tienes que estar para pensar que esto es una cama –murmuró con voz lo suficientemente alta como para que el contrario le pudiera oír, con cierta burla en su voz… aunque empañada por rastros de la rabia que no había abandonado su mente… igual que sus propios pensamientos.



Gracias por el regalito, Lancer~ I like it~



More~:
avatar
Alvaro Garay


Mensajes : 99

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Vencel Várhidi el Sáb Jul 05, 2014 11:21 am

En algún momento la percepción de la realidad que le envolvía había desaparecido, comida por un sueño que al despertar no recordaría. Su cuerpo estaba ya frío de por si, el cambio en el ambiente y con él el caer de la noche tampoco le supuso un gran cambio. Para muchos era un vampiro, sus orbes de brillante color carmín y su alma estrechamente ligada a un murciélago le recordaba siempre más a la existencia de los seres de la noche y en parte, incluso su problema con la falta de sangre no servía para salvarlo de tal papel que realmente no poseía. Sus labios se entreabrieron y un sutil suspiro escapó de ellos, simplemente se dejó acunar por el suave viento que soplaba sin miramiento, acunándolo en sus sueños, inciertos. ¿Donde estará aquél chico que tanto le molestaba? Realmente no le importaba, pues sin él a su alrededor la calma podía inundar el paisaje, pero, debía confesar... ¡Era molesto el silencio! Y muchas veces deseó romperlo, quebrantarlo como si no fuera más que un espejo, pero, carecía de un cuchillo tan afilado como para poder cortar aquello intocable... Quizás... Quizás si el aburrimiento y el silencio se hacían casi tangibles podría romperlos, pero, bien sabía que eso era imposible, que solo eran ideas provocadas por su mente dormida y, finalmente dudó si estaba pensando o soñando, pero no le importó.

Inesperadamente sintió algo tocar su mejilla, más bien, la pellizcó hasta obligarlo a volver al mundo real. ¿Cuál preferiría? Él se quería vengar, demostrar que no era el culpable de nada, quería que se hiciera justicia, así que, la idea de permanecer en sus sueños no era una opción. En cuanto sus orbes de un carmín color se abrieron y vieron la borrosa figura ante él junto a las palabras por este pronunciadas pudo estar seguro tratarse de aquél tacaño Alvaro Garay que de alguna forma había terminado por ser su "amo", claramente, él como buen sirviente haría todos sus caprichos... ¡Claro! ¡Con sarcasmo!. Levantó una de sus manos libres y con un descortés gesto le dio un pequeño golpe con el dorso de la propia para que lo soltara. —¿Qué rayos pasa contigo, Alvaro? ¿Acaso las personas no pueden dormir?— Musitó, entrecerrando sus orbes con un gesto de descontento, mas pronto desapareció en cuanto sus ojos se cerraron por completo. Se incorporó levemente hasta apoyar su brazo en su rodilla levantada y una vez más, el rojo destelló sutilmente en la noche encontrándose con las orbes ajenas. —¡Vaya! Dudo que te hayas vuelto a pintar el cabello...— Una peculiar sonrisa cruzó sus labios, más que la burla en aquél peculiar muchacho, también podía notar enfado... Quizás por ser un ser espiritual, puede que empezaba a entenderlo, cosa que prefirió no ser así.

Pareces molesto... ¿Pasó algo malo?— Cuestionó, borrando todo rastro de burla o maldad de la cual su voz solía estar manchada. Dejó el libro a un lado y pasó con su mano libre por su rostro, echando su cabello a un lado con un calmado gesto. Como había temido al principio, dormir durante unas horas no le había permitido borrar aquél malestar que le provocaba su falta de sangre. Quizás, los vampiros eran algo parecidos a él, cosa que le evocó una casi imperceptible sonrisa que se perdió en el umbral de la oscuridad. Aun así, no estaba dispuesto a mostrarle debilidad a aquél muchacho, por puro orgullo, simple capricho infantil. —Pensé que te llevaría más tiempo.— Añadió casi en un susurro, echándose hacia atrás hasta tenderse en la hierba, a un lado del árbol con ambas manos detrás de su cabeza y su mirada fija en el cielo nocturno y las estrellas que brillaban, con mucha menos intensidad que en la montaña.
avatar
Vencel Várhidi


Mensajes : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Alvaro Garay el Jue Jul 24, 2014 10:54 am

Su mano aflojó su agarre sobre la mejilla ajena al percatarse de que…estaba fría. Quizás en exceso para cualquier persona, sin duda era un detalle que, a través de ese velo de burla y de furia que el, al menos en ese momento, moreno tenía. Sabía que las manos del contrario habitualmente eran más frías que las del resto pero…¿acaso era normal que también estuviera así el resto del cuerpo?

Vagos pensamientos que pasaron por la mente del chico instantes antes de que aquel de carmesí mirada le dirigiera la misma con una clara mueca de desagrado, y a su vez golpeara su mano para alejarla. Alvaro… solo se limitó a encogerse de hombros poco después de agitar con suavidad su mano maltratada. ¿Exageración? Claro que lo era~ pero el teatro era algo ya incluido en su persona. ¿O acaso en ese momento no estaba fingiendo despreocupación cuando realmente sólo quería golpear y desquitarse? Aunque… ¿por qué estaba fingiendo? ¿No quería que ese chico se percatara de su estado de molestia y enfado? Probablemente fuera así… ¿o solo quería convencerse a sí mismo de que no debía seguir enfadado? Eso era fácil pensarlo…pero hacerlo realidad era otro cantar… - Poder se puede, ¿pero te parece éste un buen momento y lugar para hacerlo? –respondió a aquellas palabras ajenas mientras en sus labios se formaba una sutil sonrisa ladeada, que pronto fue borrada por una mueca al escuchar esa referencia a su ‘nuevo peinado’, frunciendo momentáneamente el ceño.

Su mirada se desvió a uno de los lados, observando así con sus magentas orbes un mechón de ese oscuro cabello, pronunciando más así su gesto de molestia, pero… no le contestó nada a aquello, solo se limitó a incorporarse mientras retiraba esas hebras de cabello de su campo de visión y desviaba a un lado su mirada con un leve chasquido de lengua. Realmente…le molestaba aquello, le molestaba todo lo que había ocurrido en el día, le molestaba aquel ambiente en el que se veía obligado a estar, y esperaba casi con ansia que le volvieran a echar como en aquella fiesta…le molestaba, tanto como para hacer que dejara momentáneamente de lado todas sus burlas y bromas.

-Pasar algo…- una carcajada amarga se asomó por sus labios casi sin poder evitarlo, aunque pudo reprimirla mientras cerraba su mirada, dejando solo de aquella carcajada la amargura reflejada en una sonrisa torcida, pero…no respondió a la pregunta, solo se dirigió al tronco del árbol y mientras se cruzaba de brazos, recostó su peso sobre la rugosa corteza del mismo, sintiéndola a través de la ropa en su espalda.- Yo también pensé que me llevaría más tiempo…- murmuró con suavidad y vagos rastros de molestia en su voz, aunque seguía predominando en su rostro esa peculiar sonrisa. Quizás… ¿le había sorprendido que ese chico le hubiera preguntado aquello? Sobre todo porque no había percibido burla o dejes de desdén en su voz al realizar dicho interrogante. Cruel y amargo humor comenzaba a invadir la mente del joven, haciendo que, en cierto momento, un silenciosa y baja risa asomara por sus labios aun curvados, aunque…no tardó en dirigir su mirada recién abierta hacía el de dorado cabello, que en ese momento se encontraba tumbado en la hierba.- ¿Y tú? ¿por qué te encuentras aquí como si hubieras sido abandonado? - ¿burla, crueldad, sarcasmo o ironía en su voz? Por desgracia, menos de la que pretendió…o quizás no hubiera pretendido ponerla y en su vago interés por dejar escapar esa ira en su interior había dejado que su voz dejara destilar un poco… De verdad… todo aquello era molesto. Demasiado.


Gracias por el regalito, Lancer~ I like it~



More~:
avatar
Alvaro Garay


Mensajes : 99

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Vencel Várhidi el Mar Jul 29, 2014 8:32 pm

Quizás en aquél momento el hecho de ser un ser espiritual lo estaba ayudando a percatarse del estar ajeno, quizás sería capaz continuamente si tan solo bajaría un poco su orgullo titánico, como en aquél momento... Pero... ¿Lo había querido? Claramente no, era solo que... Sentía su cuerpo tan frío, sus ganas de hacer algo más que cerrar los ojos y dormir tan inexistente... Aquellos que bien lo conocían, que por cierto no eran más que dos, se habrían dado cuenta que algo andaba mal desde el momento en que su voz no se elevó. Tampoco esperaba o deseaba que Alvaro se diera cuenta y por ello no hizo más que cerrar sus ojos y escuchar sus palabras, quizás algo... ¿Amargas? —¿Ah?—  Sus carmines orbes relucieron en la oscuridad una vez abiertas y su mirada pasó en su supuesto "amo", de soslayo. —Estaba aburrido y dado que cierto señorito no estaba presente...—  Sonrió mordaz y volvió a cerrar sus ojos. —Vine al parque... Pero ya ves, me quedé dormido y... Tampoco es un lugar tan malo.—  Claramente no era un lugar adecuado en el que dormir, pero, decir que por su propia debilidad se había visto necesitado de tomar un descanso, tampoco era una buena opción, así que, únicamente modificaría a su placer la verdad, después de todo con su poco animo de establecer una larga conversación, incluso siendo una mentira se vería escondida ante capas y capas.

En un tenuo quejido se levantó, al menos, hasta quedar sentado sobre la hierba y únicamente frunció ligeramente el ceño en cuanto a su alrededor el paisaje pareció decidido a jugarle una mala pasada. —Pero... Aquí alguien parece de mal humor.—  En cuanto a su alrededor dejó de dar vueltas su mirada se desvió lentamente hacia Alvaro, apoyado en el árbol a un lado de él. Sí, como antes dicho, quizás el hecho de ser un espiritual le permitía percatarse en aquél momento de a frustración y molestia en la voz ajena... Aunque... Quizás sea solo porque estaba demasiado calmado. —Así que... ¿Qué sucedió para que te molestara tanto?—  ¿Estaba siendo amable? ¿Se estaba interesando en lo que al otro le habría podido suceder? Quizás. Aunque lo más normal a pensar era que únicamente no quería tener que ser él quién hablaría y, hasta cierto punto le llamaba la atención aquél hecho. Pues bien había tenido la oportunidad de tratar con aquél muchacho e igual de bien sabía que no era el tipo de persona que se enfadaría con cualquier cosa. En un calmado acto pasó su mano por su doradas hebras, echando hacia atrás unos cuantos mechones de su cabello que simplemente le molestaban. —Después de todo...—  Calló de golpe y maldijo en silencio. Debía cuidar aquello que decía pues hasta cierto punto deseaba seguir manteniendo el secreto que guardaba.
avatar
Vencel Várhidi


Mensajes : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Alvaro Garay el Sáb Nov 22, 2014 8:55 pm

La peculiar mirada del joven se dirigió, mas solo de reojo, hacía el contrario al escuchar aquella pequeña exclamación, acabando por encontrarse con la de color carmesí del joven de dorados cabellos, mas al escuchar la ‘explicación’ de por qué estaba allí, una sutil media sonrisa esbozó en sus labios. – Malo no sé… pero sin duda no es la hora para estar en un lugar así. A saber lo que pensaría la gente que te viera –murmuró con un tono que aun arrastraba cierta amargura. ¿Eso le estaba recordando a sí mismo? ¿Al ridículo propio que sentía debido a todo lo que había ocurrido aquel maldito día? ¿Qué acababa de ocurrir con el seguro y risueño chico que no se dejaba adrementar por nadie? Aunque realmente…no iba a ser en aquel momento intimidado por alguien. Era peor el terror interno que tenía que cualquier cosa exterior que pudiera interponerse en su camino.

Escuchó aquel sutil quejido, haciendo que su mirada se entreabriera mas no se dirigió a donde estaba el contrario. De todas maneras…no hizo falta mirarle para que el joven Garay sintiera como aquel chico se apoyaba también en el tronco del árbol, a un lado de él. Su cabeza se inclinó un poco con una suave mas torcida sonrisa. Realmente… ¿tanto se notaba su alteración? Que absurdo acababa siendo aquello… justamente de quien menos podría esperar que se molestara en preguntarle era quien lo estaba haciendo. ¿Curioso, verdad? Mas en la mente del poseedor de aquellos ojos burdeos sólo pasaban extraños y retorcidos pensamientos… un castigo para sí mismo pues nadie más podría hacerlo… ¿no? Aunque…no estaba seguro de si aquellas palabras del contrario le estaban molestando o le ofrecían una ventana abierta a que se desahogara. ¿Debería? ¿Por qué? Inevitablemente, el recelo acudió a la mente de Alvaro. Y era inevitable que fuera así… ya que gracias a que había sido desconfiado, era por lo que seguía viviendo.

Niño maltratado y sucio, su única salvación había sido volverse cruel para que el resto no lo fueran con él… ¿Irónico, verdad? Pero alguien que su vida de infante ha sido entre golpes tanto físicos como del destino… ¿cómo esperar que no se retorciera su mente?... Sus pensamientos fueron cortados tras escuchar aquella frase incompleta del otro, haciendo que esa vez si se dirigiera su mirada hacia el otro, haciendo que un fugaz brillo magenta saliera por la luz de una farola cercana. – Es cosa mía… ¿u hoy estás bastante atento? Normalmente intentarías burlarte de mí – inquirió mientras forzaba a sus labios a que se curvaran en una ladeada sonrisa… que lejos de poder mostrarse en su rostro, no llegó a su mirar. Mas tras aquella capa de rabia y frustración si logró entrever aquello que, en realidad, no consideraba haber exagerado en sus palabras. Parecía… que allí no era el único que estaba extraño. Su cabeza se alzó hasta que quedó reposada, junto a su espalda, en la rugosa corteza del árbol, y una silenciosa carcajada salió de sus labios de nuevo.- Parece… que hoy se ha distorsionado todo, ¿eh? –acabó por decir con cierta soltura que ni el propio Garay comprendió de donde salió… aunque quizás fuera porque sus pensamientos se habían puesto en orden para decir aquello. Retorcido y cruel mundo… ¿cómo acababa por retorcer al resto?


Gracias por el regalito, Lancer~ I like it~



More~:
avatar
Alvaro Garay


Mensajes : 99

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Vencel Várhidi el Mar Dic 23, 2014 1:58 pm

¿Quién se atrevía a decir que aquél sujeto no era extraño? Sí, Vencel había crecido entre comodidades y algodones, protegido de cualquier maldad del exterior, quizás, su padre pensara que podía mantenerlo encerrado en una mansión, un hermoso trofeo, un recuerdo de la mujer que tanto amó y de la cual Vencel había heredado todo, menos el genero y la voz, claro. Solo pensar en ello lo enfermaba, pero, había escapado de aquellas cadenas que lo mantenían encerrado, después de todo él nunca había sido como su padre lo había anhelado, sino, todo lo opuesto. Se incorporó ligeramente, aunque no se levantó, únicamente alejó su espalda del árbol y apoyó sus brazos en sus rodillas flexionadas, dejando que su rubio cabello escondiera parcialmente su rostro. Ahora, pero, su problema estaba en aquél molesto malestar que lo seguía persiguiendo desde hacía horas y, si bien acostumbrado, lo odiaba, odiaba parecer débil y mucho menos ante alguien como Alvaro. —Me importa bien poco lo que los demás puedan pensar de mi.— Espetó en un momento de enfado, aunque su voz no sonó tan amenazadora como en un momento había pretendido. Chasqueó la lengua y volvió a dejarse caer hacia atrás, apoyándose en la corteza. ¿Tienen presente los berrinches que harían los niños cuando, molestos por algo comenzarían a patalear? Vencel estaba a punto, aunque más que patalear mandar a pasear a todo el mundo, Alvaro incluido por su molesta forma de ser. Suspiró y cerró sus ojos.

Desvió su rostro hacia él y, entrecerró sus ojos con cierto desdén. —¿Quieres que lo haga?— Sonrió de lado, aunque aquella sonrisa suya resultó quizás demasiado obligada y, una vez más volvió a mirar hacia el frente. —Solo... Tengo sueño.— Comentó al final, en un susurro, estaba mintiendo solo en parte, no tanto como habría querido hacerlo. Entrecerró sus ojos, dejando únicamente una fina línea rojiza antes de volver a abrirse en parte. Daría una vuelta por los alrededores si solo supiera que podría sujetarse en pie sin tener que parar a descansar cada diez metros que diera, como un anciano. —Distorsión.— Sonrió de lado con ironía, su distorsión era bastante usual para él, la que no lo era, era la de aquél muchacho de oscuro cabello que supuestamente era su amo. —Se podría decir que si...— Aguardó escasos segundos y siguió hablando, esbozando una pequeña sonrisa, casi desapercibida en la oscuridad de aquél parque. —¿Y bien? ¿Me dirás que te pasa? Si no lo haces me iré a dormir.— Dicho eso, cerró sus ojos con aparente despreocupación. Realmente, ¿qué clase de estúpido día era aquél? Agradecía al cielo que ya fuera de noche y aquél día estuviera por terminarse.
avatar
Vencel Várhidi


Mensajes : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Alvaro Garay el Jue Ene 01, 2015 9:26 pm

Realmente… ¿Qué estaba esperando de aquella absurda situación en la que se veía? O mejor… ¿qué sentía al respecto? No podía decir que se sintiera cómodo con aquella conversación… y aún así no quería tampoco dejar de hablar en ese instante. Por la sencilla causa de que, si callaba, sentía que esa gran molestia y enfado ebulliria hacia el exterior, y probablemente acabaría por golpear algo. Y…para qué engañarse, realmente no tenía ganas de irse con los puños ensagrentados a la habitación, sería sólo una molestia más con la que tratar. Y aunque imprudente en muchos aspectos, Alvaro o era alguien que no supiese mantener la calma… o más o menos. Pero eso no era excusa…y todo era por la sencilla causa… de que no quería que ese chico que ahora mismo estaba recostado en el mismo árbol que él, se diera cuenta de todo el verdadero ofuscamiento que tenía en su mente.

Aun así, escuchó aquel comentario molesto del otro, y causó que en su labios se esbozara una ladeada sonrisa, quizás burlesca, mas menos de lo que hubiera esperado hasta él mismo. – Pues para no importarte, bien que te mosqueas por ello… -murmuró, quizás demasiado directo. ¿Era poco habitual en él? Lo peor es que no, pero el problema estaba en el sutil tono retorcido y de irritación de su voz. – Si quieres distorsionar más este… -reprimió con pura fuerza de voluntad la maldición que iba a soltar, y tras unos segundos en los que dio un hondo respiro, soltó una breve carcajada. - …día, entonces no, no lo hagas.- Acabó por decir al final mientras llevaba una de sus manos a su cabello…mentira, no lo era. Y el recordarlo causó que su ceño se frunciera con absoluta molestia que esa vez no fue capaz de ocultar, y… la verdad, ya ni se molestó en intentar tras aquello. – Si tienes sueño, túmbate de nuevo. Yo no voy a evitar que te quedes dormido aquí aunque vayas a cogerte un resfriado –le dijo, casi espetó, ya sin aquella agrietada máscara que había intentado conservar en su tez. - Total… ¿a ti que más te da lo que me haya podido pasar? –¿Sonó arisco? Quizás, pero aquello no era lo más destacable de su voz. Lo que sí era destacable era aquella profunda amargura que parecía rozar su hablar. Y no era porque fuera dirigido a aquel chico en concreto, no no.

Se lo estaba diciendo a sí mismo, se estaba recordando inintencionadamente que a nadie le iba a importar seriamente lo que pudiera pasarle. ¿Por qué fingía cortesía la gente preguntando eso cuando en realidad ni les importaba y podría llegar a parecerle un coñazo? Era absurdo. El de, en ese momento y para su desgracia, oscuro cabello prefería antes recibir una cortante contestación pero sincera antes que una mentira cubierta de sedas. No iba a ser débil frente a aquello, ¿por qué serlo? Ese tipo de contestaciones ya las había recibido anteriormente, las había tenido prácticamente como pan de cada día. Quizás… solo estaba dejando fluir aquella irritación con cuentagotas… lo suficiente como para sentir cierto alivio, pero no tan intensamente como para descontrolarse. Y tras aquello, metió las manos en bolsillos de los pantalones del traje que llevaba y se incorporó, dando un par de pasos adelante, aunque… dirigió una mirada de reojo allí donde estaba el de dorada cabellera, haciendo que la fría luz de las farolas del sitio causaran un brillo todavía más intimidante en la dura mirada de aquel que, en ese momento, sólo era capaz de pensar en negro… como el cielo del lugar donde estaban.


Gracias por el regalito, Lancer~ I like it~



More~:
avatar
Alvaro Garay


Mensajes : 99

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Vencel Várhidi el Mar Feb 03, 2015 10:17 am

Llegó a la conclusión que poco importaba ya lo que pudiera pasar aquella noche, debería esperar solo algunas horas más antes de volver a su dormitorio y, olvidar finalmente de aquella horrible noche. Habría sido todo más fácil si aquél chico de ahora, oscuros cabellos, no lo habría encontrado allí, en una de aquellas ocasiones en las que no deseaba que alguien lo viera. Porque era un ser orgulloso y demostrar su debilidad a los demás no era algo que lo hacía con mucha diversión. Dado su actual estado no era capaz de recriminar algo o simplemente gritar, pero, seguía sin agradarle en lo más mínimo aquello. Suspiró con desdén ante las palabras contrarias y simplemente cerró sus ojos, levantando su barbilla suavemente.—Eso es porque la gente suele meterse en los problemas de los demás y los complica.— Claro, en la alta alcunería todo dependía de la forma en que los demás te veían, eso Vencel lo había aprendido con el pasar de los años demasiado bien. Era solo un juego en el que aquél que resultaba más amable o calmado, se ganaba el aprecio de los demás y con este, también favoritismo. Todos sus conocidos eran de los suborbios y, debido a problemas con su familia, había dejado de tener conexión con ellos. Siempre se habían dedicado a eso: A manipular su vida como más lo habían deseado, desde su primer paso hasta aquél preciso instante.

Desvió su rojiza mirada al otro en cuanto escuchó aquél interrogante y, simplemente permaneció durante unos escasos minutos observándolo. ¿Realmente se esperaban una sincera respuesta de sus labios? Era incapaz de proporcionarla, al menos, no totalmente sincera. Se burlarían de él, no lo creerían, ya lo había comprobado otras veces, después de todo, llegar hasta allí fue debido a unos sucesos pasados. Entrecerró sus ojos y se dispuso a responder sin demasiadas vueltas.—No me interesa, pero me causa curiosidad saber que logró borrar aquella sonrisa tuya de payaso del rostro.— ¿Estaba siendo descortés? Quizás, pero su intención no era aquella. Si lo conocieran lo suficientemente bien, y pocos lograban conocerlo así, se darían cuenta de la verdad, percibirían el otro significado escondido en sus palabras. Pero, si no lo hacían, culpa suya no sería, no se molestaría por algo tan banal. Simplemente había dejado de prestarle atención a las palabras manchadas de desdén que el otro pronunciaba, quizás, su estado como ser espiritual le proporcionaba aquella percepción que necesitaba para percatarse de aquél cambio, quizás, simplemente prestaba más atención que de costumbre.

Cerró sus ojos y los volvió a abrir en cuanto lo vio incorporarse y permaneció observándolo con aparente despreocupación, quizás un toque de curiosidad mientras la luz artificial jugaba con las sombras y dejaban ver la realidad con más exactitud. Sí, aquél payaso estaba enfadado y eso, finalmente pudo verlo. Quizás enfadado no fuera la correcta forma de decirlo, Alvaro estaba... Molesto por algo, pero no supo saber que.—¿Qué? ¿Planeas ir a dar un paseo bajo el cielo estrellado?.— Inquirió con cierto tono burlón. Ahora su problema era otro. Se inclinó al frente, apoyando su mano sobre su rodilla flexionada y, mientras cerraba sus ojos se fue incorporando, lentamente, quedando de pie. Cuando finalmente levantó su mirada y abrió sus ojos, no se sorprendió que a su alrededor el paisaje diera vueltas, ni que su cuerpo se inclinara hacia atrás y terminara apoyado contra el árbol y, para enmascarar todo aquello, simplemente se cruzó de brazos y permaneció observándolo fijamente. Solo necesitaría un poco más para estabilizarse y eso lo sabía.—¿Volvemos a los dormitorios?.— No admitiría que se encontraba mal, siquiera lo demostraría, sino todo lo contrario, lo ocultaría hasta no poder hacer nada más para ocultar.
avatar
Vencel Várhidi


Mensajes : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: |◊ Crying out in despair ◊| Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.