Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas













Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

Two { Christopher }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Two { Christopher }

Mensaje por Emeth el Miér Ago 17, 2016 11:14 pm

- ¡¡DETENGAN ESE TREN!!

Y con esta línea de cliché de novela de romance es que esta historia comienza, pero nada más alejado de la verdad: esto era pura acción y adrenalina...

[3 horas antes]

Todo comienza el domingo muy temprano: a eso de la 1 de la tarde - temprano para el pelinegro ¿ok? - cuando finalmente aquélla colilla de cigarrillo cae sobre la alfombra e inicia un pequeño incendio que es apaciguado de inmediato por un Mountain Dew, que con su refrescante sabor ácido a limón sofoca lo que pudo terminar en catástrofe. Emeth debía empezar a apagar los cigarrillos antes de quedarse dormido, o un día de estos iba a ser la portada de la nota roja local: 'Muerto por el cigarrillo, literalmente'. Se despereza en un gran bostezo, le da un sorbo a lo que queda de la soda, comprime la lata en su enorme mano y la lanza a donde sea, igual la habitación ya está declarada como zona de guerra. Un duchazo rápido, una chaqueta de piel negra sobre una playera gris desgastada de 'Korn' y jeans negros, llenos de aberturas hechas a propósito por el diseñador que le estafó miles de dólares por romper su prenda. Sus amigos lentes - únicos y diferentes - su cartera, su cajetilla y sus botas pesadas llenas de hevillas sobrepuestas sobre el pantalón eran lo único que necesitaba para salir a explorar la ciudad-pueblo-loquesea cercana a la academia.

Y eso mismo hizo, al menos eso mismo intentó hasta que se encontró vencido en el kilómetro 2 entre la academia y la ciudad, recordando que no había caminado tanto desde que lo persiguió un fanático psicópata con cuchillo en mano - qué buenos recuerdos. ¿Por qué los seres humanos no nacían con un auto integrado? Afortunadamente un auto venía levantando polvo por el camino y ante la señal de autostop, se apiadó de él y le dio un aventón.

[1 hora antes]

Terminada la aventura del día se dirige a la estación del tren, luego de enterarse que efectivamente era un buen medio para regresar a la 'cárcel' y del cual ojalá se hubiera enterado hace horas atrás, cuando le interesaba. Entonces se encuentra con las barras de seguridad que permiten el acceso y es entonces que se pregunta '¿Qué clase de magia es esta?' pues recordándolo, nunca viajó en transporte público, nunca antes. La gente accesaba mostrando una tarjeta ante un sensor y verificando en su cartera, efectivamente, tenía muchas - pero muchas - tarjetas, más ninguna que se pareciera a esa en particular. ¿Cómo era eso del efectivo? Nada, ni un dólar partido a la mitad tenía para acudir a la taquilla donde se exhibían los precios ridículamente baratos. Podría caminar de vuel---¡¡JAMÁS!! No sería muy grave 'pedirle el favor' a alguien, así que buscó a sus alrededores a cualquiera...

-Oye... - el sujeto sombrío, grande, con un cigarro a medio consumir, gafas y pinta de maleante le habla imperativamente a uno rubio de mediana estatura y apariencia tranquila, irrumpiendo en su espacio personal así como así y murmurando severamente - Dame tu tarjeta.

Y todo aquéllo sonó muy mal, porque lejos de un favor, parece un asalto, ya que en el mundo de Emeth, la cortesía no figuraba en el diccionario, ni la elocuencia, ya que bien, podría estar hablando de su tarjeta de crédito, su tarjeta del seguro social; cualquier cosa menos lo que estaba realmente pidiendo en ese momento...
avatar
Emeth


Mensajes : 15

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.