Últimos temas
» Cian Sheehan [En construcción...]
Vie Abr 13, 2018 6:04 pm por Cian Sheehan

» #Libro de Firmas
Sáb Mar 17, 2018 10:57 am por Gu Bei Chen

» ꧁ Gu Bei Chen ꧂
Sáb Mar 17, 2018 10:56 am por Gu Bei Chen

» ❉ Duanmu Louye ❉
Vie Mar 02, 2018 11:09 am por Duanmu Louye

» Los secretos y el pasado en la tumba deberían de quedar [Priv. Jun Kazuya]
Lun Feb 26, 2018 10:06 pm por Jun Kazuya

» Bajo el cielo inmaculado [Priv.]
Sáb Feb 24, 2018 11:41 pm por Larrence O'Brian

» ||Stars Can't Shine Without Darkness|| Priv.
Sáb Feb 24, 2018 10:04 pm por Larrence O'Brian

» One Step Closer...[Priv. Tasha || +18]
Miér Feb 21, 2018 3:20 pm por Gerhard Leisser

» ¿Fría atracción o cálida avidez? [Priv. Ahri]
Miér Feb 21, 2018 1:36 am por Rai R. Solberg

» Bake your Mood (Priv. Arlyne)
Sáb Nov 11, 2017 1:44 am por Arlyne Ní Laoghaire

» ENCUENTRO ACCIDENTADO (Priv. Kailen Tsukishiro)
Jue Nov 09, 2017 7:27 pm por Arlyne Ní Laoghaire

» {Juego} ¡Confiesa!
Vie Nov 03, 2017 3:24 pm por Dante Zuegg

Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

Zero { One Shot }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Zero { One Shot }

Mensaje por Emeth el Jue Ago 11, 2016 4:11 am

El Bentley negro aparca a la entrada principal. Llama a la vista de los curiosos que circundan, no por su hermoso detallado a mano - benditos británicos esclavistas - sino por la deshora en que arriva: demasiado tarde para empezar clases y demasiado 'viernes' para inscribirse, es como si los pasajeros vivieran en su su propio huso horario.

Just how deep do you believe?
Will you bite the hand that feeds?


La estrepitosa música escapa por segundos mientras el chofer uniformado de traje y sombrero negros, abre la puerta trasera con movimientos ceremoniosos, casi anunciando al que desciende: un joven que se despliega en toda su altura y cumple con el perfecto requisito de verse como rockstar - que insospechadamente lo era - al anunciarse con sus gafas oscuras y su pose de revista junto al lujoso auto. Viste desenfadadamente pantalón y chaleco de corte largo en tonos negros, camisa blanca de un cuello estilizado, guantes de cuero, accesorios de plata y por doquier; anillos, collares, pulseras, aretes. Toma las gafas por el marco y las baja un poco examinando el lugar con su afilada mirada y esa cara de pocos, muy pocos amigos. Justo detrás de él se asoma otro rostro que se ve opacado por el portazo que casi recibe en las narices... Sigue enojado porque le quitaron su cigarro y era el último... Tragedia.

Sus pasos son largos, firmes, sus botas pesadas resuenan sobre el empedrado, que le sigan el paso porque él no va a detenerse hasta que está frente al mostrador en la recepción. Apoya los brazos sobre el mueble alto de madera que oculta a una secretaría asombrada porque dejaron escapar a ese mal viviente del reformatorio, casi está tocando el botón de pánico cuando un rostro más amigable se presenta agitado al echar la carrerilla.

- Venimos al registro de Rowley, Emeth. Disculpe la hora, el tráfico a la salida de la ciudad era... ¡Uff!

El rostro de la mujer se destensa, aunque no deja de darle vistazos al chico de negro... Inicialmente sorprendida por su apariencia, pero ahora, pareciéndole sumamente familiar, sobretodo ese nombre... A Emeth parece importarle poco, está acostumbrado a tener las miradas encima, buenas o malas, mejor se ocupa en asaltar el jarrón de vidrio cortado repleto de dulces finos que no duda en atajar, uno tras otro, haciendo más ruido de lo necesario con la envoltura solamenta para molestar a su agente y comiéndolos como si fuesen los últimos sobre la tierra. El azúcar es mejor que sus otras adicciones, así que ahora se lo traga y sí: cuando lo observa con esa sonrisita molestona eso le da a entender. Es un crío después de todo.

- Lo... Lo lamento, la señora Rowley no pudo venir, pero... esta carta poder... ¡EMETH, BASTA!

Se queda con un dulce a medio masticar y se encoge de hombros, alejándose, agitando sus mechas entre sus dedos. Va a merodear por ahí mientras los 'adultos' hablan, picando las elegantes molduras de las paredes, aburriéndose. Su chofer va trayendo su equipaje poco a poco que consta de 4 maletas de respetable tamaño, sin rueditas, porque eso es para mujeres y hombres inseguros. Igual, siempre tiene quién las cargue...

- ¡ROWLEY! - se da cuenta que lo estaban llamando y voltea hacia el hombre de mediana edad y traje elegante que le llama con el índice - Carga tus maletas y ven a recoger tus papeles. Van a mostrarte tu habitación.

Tenía quién las cargara, pasado copretérito. ¿Qué clase de escuela era esa, sin bell boys? A saber, era la primer escuela que pisaba desde los 11 años. A regañadientes toma las maletas por la correa y ejercita los bíceps, no tiene problemas con su peso, pero si con la tarea que NO le corresponde a él, pero claro, se está desquitando el maldito asalariado. A punto de entregarle los papeles se da cuenta que sus manos están algo ocupadas y se los pone entre los dientes, ante lo cual, una vena se salta en la sien del muchacho mientras Marcus se regodea en su crapulencia de verlo así.

- Estás solo ahora muchacho. No metas la pata, tienes esta oportunidad, aprovechála, no vamos a estar para sacarte de la mierda en que te hundas ¿entendiste?

Suena serio. Eso amerita que Emeth le enseñe discretamente el dedo medio a modo de respuesta. Una sonrisa de lado, una palmada en el lomo y el hombre se retira, alzando su medio también por sobre del hombro a modo de despedida, sin voltear hacia atrás.

Gruñe y sacude sus mechas negras cuando saca el aire entre dientes, completamente solo.

Solo. Finalmente.

---------------
FIN DE ESCENA
Emeth
avatar
Mensajes :
15

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.