Conectarse

Recuperar mi contraseña














Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Hidemi Uchida

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

Chaotic Watermelon [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Lyssandro Chrysomallis el Vie Jul 15, 2016 9:36 pm

La mañana me había sorprendido bastante tarde para mi propio bien…  Cuando me di cuenta de que ya pasaban las 10:00 A.M. di un brinco de la cama y me apresuré a vestirme torpemente.

Salí a la calle mientras me abotonaba la camisa, corría a prisa a medida que me calzaba con los mismos pasos que daba mientras comprobaba con mis manos que tuviera mi cartera y mis llaves en el bolsillo. Al notar que no me faltaba nada comencé a apresurar mis pasos para poder llegar a los comercios a tiempo y pronto estuve en el sitio al que quería llegar.
Entre medio del tumulto de gente a causa de las ofertas de fin de semana, conseguí abrirme paso dentro del supermercado para hacer las compras de los siguientes días; hubiera sido un trámite muy sencillo de no ser porque religiosamente cada vez que salía de compras, al menos siete hombres y mujeres entrados en edad me acababan pidiendo que les alcanzara la mercadería de los estantes más altos.

Al final, lo que debía demorar veinte minutos acabó tardando una hora y media, cuando conseguí pagar por la mercadería guardé el cambio de regreso en mi cartera y salí con ella en la misma mano en que sostenía las bolsas.
Al atravesar la puerta de cristal corrediza por fin pude permitirme respirar el delicioso aire libre. Apenas alcanzo a inhalar la deliciosa brisa cálida cuando de pronto me percato de que una fuerza ajena me jala la mano arrancándome la billetera y provocando que la bolsa con víveres caiga al suelo.

Los primeros segundos permanezco en trance sin ser capaz de discernir realmente lo que había sucedido, cuando por fin caigo en cuenta de lo que ha ocurrido echo a correr tan rápido como las piernas me lo permiten y, aunque mis extremidades fueran los suficientemente largas como para poder reducir la ventaja que me había sacado el ratero, aún así alcanzarlo parecía estar convirtiéndose en una tarea imposible.
Lo podría haber dejado estar en aquel momento, no tenía demasiado dinero y podía denunciar las tarjetas por teléfono ahora mismo si quisiera, sin embargo en la cartera llevaba siempre la primer foto que Madre nos había hecho a mí y a Odette, era algo que atesoraba pro sobre todas las cosas y aunque pudiera conseguir una copia no iba a dejar que se llevaran una foto que llevaba 18 años conmigo.

 Tanto como mis piernas me lo permitieron aumenté la velocidad y distancia de cada paso, pero lo perdería como llegáramos a una zona más transitada.

Los siguientes segundos no pensé bien en lo que estaba sucediendo, al pasar junto a un puesto de frutas y verduras, tomé lo primero que tuve a mano y dispuesto a detener al bandido  le arrojé aquella fruta que recién fui consciente de que era una sandía cuando pasó volando delante de mis ojos y a punto estuvo de impactar en la parte más alta de la espalda del ladrón de no ser porque un segundo antes alguien incauto que por allí pasaba se atravesó, recibiendo en toda la cabeza el golpe de lleno.

Con el corazón a punto de detenerse vislumbré aquella frágil figura desplomarse mientras las largas hebras albinas de cabello se alborotaban en el súbito movimiento; en la confusión el ladrón también tropezó y en la caída acabó por dejar caer mi cartera accidentalmente; sin embargo ahora tenía un problema bastante más grande entre manos.

Corriendo me acerqué a la muchacha inconsciente en el suelo mientras llamaba una ambulancia y las personas se empezaban a agrupar alrededor, sabía bien que luego de una conmoción era mejor no mover al herido hasta que llegaran los profesionales por lo que aguardé junto a ella, midiéndole los signos vitales y agitando aire delante de su cara; afortunadamente nadie había atinado a llamar a la policía pero sabía que no me libraría de un interrogatorio en el hospital, el tema de la violencia de género tenía demasiado susceptible a la sociedad como para permitir que un hombre dejara inconsciente a una mujer a base de un golpe con sandía.

Pronto la ambulancia estuvo en el lugar y subieron a la muchacha para trasladarla en la unidad móvil hacia la internación; siendo que yo estaba implicado en el siniestro me dejaron acompañarlos a pesar de no ser un familiar. El trayecto fue tranquilo mientras comprobaban que no se hubiera fracturado y le suministraban calmantes y otras sustancias para que cuando volviera en sí su dolor no fuera algo tan insoportable.

Al llegar al lugar tuve que dar mis datos a falta de haber podido requisar a la herida y encontrarle alguna documentación; mientras los paramédicos se dedicaron a llevarla a examinar y la acomodaron en su cuarto, aproveché ese lapso de tiempo para ir hasta la florería del frente para comprar un ramo, ya que se estilaba que siempre le obsequiaran uno a los internos; desde luego que tendría que haberle obsequiado los Jardines Colgantes de Babilonia para que me disculpara por semejante agresión, pero tenía que dar un paso a la vez.

Al regresar, me asesoré en la recepción sobre el cuarto en que ella estaba ingresada y subí enseguida para dejarle aquellas flores, vislumbré un jarrón sobre una de las mesas de reposo junto a su cama,  allí acomodé aquel presente y luego arrastré una silla hacia su lado mientras aguardaba a que despertara.

Pasaron un par de horas hasta que por fin sus párpados pesadamente comenzaron a separarse, suspiré con alivio en cuanto sus ojos por fin se abrieron dejando entrever aquellas joyas ambarinas de sus iris.


-¡Por fin te despiertas! Menos mal… ¿Recuerdas lo que sucedió? 






Gracias Callimou ♥:
avatar
Lyssandro Chrysomallis


Mensajes : 51

Volver arriba Ir abajo

Re: Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Niahm Daems el Lun Jul 18, 2016 11:24 pm

Blanco. Nada mas aquellos dorados orbes se entreabrieron con pesar y dificultad, lo único que fue capaz de vislumbrar fue blanco. Eso era... ¿un techo? Su mente estaba completamente confusa y espesa, además, sentía un agudo y doloroso palpitar en su sien, más específicamente en el temporal izquierdo. ¿Qué diablos? Por inercia, levantó la mano acorde al lado de su cabeza donde dolía, rozando levemente con las puntas de sus dedos vendados la zona. Pero, aun así, una voz inundó aquella blanca e impoluta sala. Una voz que no conocía para nada y que, llegó a desconcertar a la albina más aún de lo que ya estaba de por sí.

¿Recordar...? ¿Qué tenía que recordar? Y con un leve parpadeo que casi le dolió, fue cuando comenzó a rememorar:


"Era tarde, entrada la mañana, pero era obvio que no iba a despertar pronto tras volver a casa a las 5 de la madrugada. Y en la soledad de su casa debido a que aquel que residía con ella, su reflejo, no estaba, el silencio se aplomó sobre su figura. Su hermano habría salido más pronto hacia la discográfica...o eso recordaba que le había avisado el día anterior para que no se extrañase de que no estuviera en casa. Oh, bien... no se podía hacer nada.

Se incorporó de la cama con pesar mientras los albinos cabellos caían por su espalda como una cascada y, tras darse una ducha y tomar algo para desayunar, aunque fue solo picotear unos cereales y tomar un café, fue cuando echó un vistazo a los víveres que tenía por casa porque no sabía como se las arreglaba que, aun siendo dos en casa, acababan sin opciones para comer. Y con la mezcla de no tener que quedarse en casa aburrida y el 'deber' de tener que comprar... pues simplemente se preparó para salir de casa.

No se arregló mucho, no se iba a molestar en ello cuando solo salía a comprar un par de cosas y volver, por ello iba con su rostro al natural, sin rastro de maquillaje y con el pelo suelto por completo. Acompañando a ese aspecto desenfadado, llevaba unos simples shorts de estampado militar con unas botas oscuras y una ajustada camisa de tirantes con adornos asimétricos además de, ya habitual en ella, las impolutas vendas que cubrían todo su brazo y pierna izquierda. Pero, una vez que iba a dirigirse a uno de los supermercados cercanos a donde se encontraba su casa, recordó que debía de pasar por la farmacia a por los analgésicos, pomadas y vendas que aquella piel cicatrizada por las quemaduras le exigía tener en casa. Era un coñazo... eso realmente era una mierda, pero su orgullo no le permitiría ir por la calle mostrando esas asquerosas y horribles quemaduras, no.

Y cambiando un poco de sentido solo para poder pasar antes por la farmacia, viró hacia un lado, atravesando la calle. Y entonces... nada."


... ¿Cómo que nada? ¿Ahí se acababan sus recuerdos? Lo único que recordaba era un fuerte golpe y el haber sentido como su cabeza rebotaba contra el suelo. ¿La habían agredido? ¿Se había desmayado? ¿Ah? No entendía nada. Y por eso, con absoluto desconcierto, giró lo que le permitió su cuello para poder ver a la persona de la que había procedido la voz de antes y reconocer también la habitación en la que se encontraba, que era una de las muchas habitaciones de internados en el hospital. O eso supuso. Y ahora dudaba si estaba demasiado drogada como para captar bien las cosas o simplemente era que el golpe la había dejado estúpida.- ¿Quién...? -fue a preguntar, ya que a ese chico rubio no lo reconocía ni por asomo, pero su voz salió rasposa y débil, cosa que al momento le molestó terriblemente porque a su adolorida cabeza surgieron los crueles recuerdos del tiempo que pasó ingresada en el hospital con sedantes y rehabilitación.

Carraspeó para intentar aclararse la garganta, pero no tardó en cerrar su mirada con una mueca, cediendo a la idea de intentar incorporarse. No quería darse otro golpe, no, lo que le faltaba. Suspiró suavemente y dejó que su mano quedara sobre su abdomen sin fuerza aparente. Ah...en ese momento podría mandar al diablo fácilmente a todo y todos. ¡¿Qué diantres había pasado?!
avatar
Niahm Daems


Mensajes : 16

Volver arriba Ir abajo

Re: Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Lyssandro Chrysomallis el Miér Jul 20, 2016 7:48 am

Me sobresalto de inmediato al percatarme de que intenta incorporarse y pronto se debilita, por lo que no es necesario que la detenga. 

Suspiro aliviado cuando me doy cuenta de que no se moverá, aunque no puedo evitar aquella punzada de culpa porque sabía que no es que no se moviera por falta de voluntad sino porque todas las fuerzas le estaba fallando y todo esto era mi culpa y de nadie más. 

-Espera... Es mejor que no intentes moverte... Te han dado calmantes como para adormecer a un mastodonte, así que intenta relajarte... Estás a salvo aquí... -Murmuro acercándome un poco más a su cama aunque no lo suficiente como para que se considerara invasivo- 

-No me has dicho nada así que supongo que no recuerdas lo que sucedió... o al menos no por completo... Verás soy Lyssandro y... bueno, básicamente soy el culpable de que te encuentres así... -Aunque estaba tratando de sonar empático y me rascaba la nuca como si estuviera relatando algo anecdóticamente cómico, no podía sacudirme la sensación de que aquellos fascinantes orbes me estaban acribillando con la más hostil de las miradas que se hubiera paseado sobre la faz de la tierra-

-Todo ocurrió muy rápido... Yo perseguía a un ladrón que acababa de robarme... estaba por perderlo y manotée lo primero que estuvo a mi alcance y... bueno... -Reí nerviosamente mientras me rasqueteaba la nuca a punto de abrirme un agujero entre las primeras vértebras- 

-...eso resultó ser una sandía y justo te atravesaste en el trayecto y acabaste inconsciente... Así fue que terminamos aquí... -Agregué mientras desviaba el rostro hacia la mesita que hacía las veces de aparador, allí donde había depositado el ramo que le había traído como obsequio de disculpas y para augurarle una pronta mejoría.- 

-T--- traje flores para comenzar a disculparme... Aunque se que es un gesto bastante trillado e insuficiente para este caso... pero realmente quiero dejarte claro que todo fue un desafortunado incidente... 






Gracias Callimou ♥:
avatar
Lyssandro Chrysomallis


Mensajes : 51

Volver arriba Ir abajo

Re: Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Niahm Daems el Vie Ago 05, 2016 1:16 pm

Nada más escuchó las palabras de aquel desconocido chico que...ahora que se fijaba, debía de ser malditamente alto o ella realmente estaba muy drogada, causó que se molestara aún más. ¿Cómo que calmantes? ¿Más de los que llevaba encima? Algún día moriría de sobredosis y siquiera ella lo habría pretendido...- A salvo...-No pudo evitar que esas palabras salieran con una venenosa mordacidad. Claro, como que cada vez que había ido al hospital había salido bien parada de él...

Y mientras le veía acercarse, su mirada se entrecerró un tanto con un claro recelo brillando en sus ambarinos orbes que se quedaron clavados como los de una bestia camuflada a la defensiva. ¿Cómo que era el culpable de que ella estuviera allí? Uy... qué mal proseguía eso... Pero aún así mantuvo un silencio insoldable en sus labios que se mantenían cerrados, escuchando la explicación que ese chico tuviera que darle mientras seguía sintiendo ese palpito en su sien izquierda y le recordaba que eso no era algo que tomárselo a broma.

Pero, de todas las explicaciones posibles y por haber, la que escuchó por parte  de él hizo que parpadeara levemente. ¿cómo que una sandía? ¿Qué le estaba contando ese tipo?- ...Es una coña. ¿Verdad? -si, no se lo creía a pesar de ver inquieto al chico y que podía dar lugar a que sí que estuviera diciéndole la verdad, pero no tenía ni la mente ni el cuerpo dispuesto a captar o fijarse bien en todos los detalles que pudieran indicarle que aquella explicación era la pura verdad.- ¿Cómo demonios has podido tirarme una maldita sandía? -Y de sus labios salió una trémula risa floja, casi dudando de si reía por lo estúpido que sonaba eso o si era directamente por estar drogada perdida.

Pero tras relacionar un poco las cosas y quedarse mirando a los ojos directamente a ese chico, su mente decidió serenarse un poco y su mirada se mostró cortante mientras extendía aquella mano vendada hasta sujetar de la camiseta al chico y tirar al frente de él, con un fiero brillo en sus ambarinos iris.- Espero que sea una broma y no me hayas lanzado una sandía a la cabeza o te meteré yo una por el culo. ¿Entendido? -susurró lentamente, como si se creyera que con quien hablaba tenía algún problema para poder entenderlo y, entonces, lo soltó al escuchar la puerta abrirse y ver allí a un médico que ya conocía de antes, lo que causó que más molestia acudiese a su ya marcado mal humor.- Pero bueno, Niahm. ¿Cómo es que andas de nuevo por aquí? -bromeó el doctor, aparentemente para romper un poco el hielo y que el tenso ambiente de la sala se relajase un poco, pero tras recibir una mirada de la albina, callo abruptamente y carraspeó mientras se acercaba a observar el informe que había en la mesilla al lado de la cama.
avatar
Niahm Daems


Mensajes : 16

Volver arriba Ir abajo

Re: Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Lyssandro Chrysomallis el Sáb Ago 06, 2016 6:39 am

Bueno… Creo que estaba más preparado para la reacción de la amenaza que para la carcajada que le había precedido… Definitivamente nadie reaccionaría bien ante la persona que le había dejado inconsciente a base de un frutazo. 

Como fuera, antes de que pudiera responder con ingenio (o estupidez), el doctor hizo su ingreso en la habitación llamándola por aquel exótico nombre y dando a entender que ya la conocía… Vaya… al parecer le había acertado con una sandía a una verdadera Chica-Problema, quizás debía de haberme percatado de ello por los vendaje que le cubrían gran porción del cuerpo, pero ni siquiera  había reparado en ello, después de todo me importaba más la clase de daño que yo le había infligido que el que ella arrastrara del pasado.

Avergonzado por mi propio comportamiento me hice más pequeño en mi banqueta mientras el Doctor leía el reporte del ingreso, señalando que según las placas no tenía ninguna contusión severa, así que fuera del dolor y mareo no había razón mayor para preocuparse. 

En cualquier caso el Doctor me pidió salir un rato de la habitación para revisarla y asesorarla acerca de que podía levantarme cargos si realmente lo deseaba. 

Aunque desde afuera hubiera escuchado perfectamente la conversación no me preocupaba tanto el lío legal en el que me pudiera meter, ya que con las reglas miserables que regían el mundo, solo con pronunciar enterarse de mi apellido nadie se atrevería a tocarme a menos que fuera por un delito demasiado severo; sin embargo sí me preocupaba el estado de la chica que había “agredido” y cuanto le pudiera afectar este día sin trabajar o haberse comunicado son sus parientes. 

Cuando el médico abandonó la habitación, pasándome el reporte, volví a entrar con las manos en alto en señal de tregua, acercándome con cautela ante aquella albina que parecía una fiera a la defensiva. 

-Tranquila… no quiero molestar… Solo quería saber si necesitabas que le informara a alguien sobre tu estado y dónde estás… - Suspiro con resignación andando hasta la esquina del cuarto donde acaba el enorme ventanal- Se que es un muy mal comienzo, pero de verdad quiero hacer algo para enmendarlo y que en lo posible no implique poner mi culo en pompa para que me lo profanes con una benincasa… 

Intento bromear y relajar el ambiente, pero lo cierto es que parecía que nada más estaba desatando mi propia desgracia; y tenía que reconocerme que siempre había tenido oculta una especie de “pulsión suicida” que me empujaba a actuar como un idiota en alguna que otra ocasión generando que alguien más quisiera asesinarme, pero si lograba superar esa instancia de rabia de la contraria, quizás podría dejarme hacer algo para compensar mi falta sin que tuviera que salir demasiado lastimado en el proceso.
 
-Tie---tienes un lindo nombre… -Tartamudeo buscando desviar la atención del asunto principal que nos ocupaba, al fin y al cabo era una verdad y podía ayudarme a que bajara un poco la guardia, después de todo por muy sedada que estuviera estaba claro que nadie sería lo suficientemente idiota de aprovecharse de su estado dentro de ese lugar y mucho menos después de haber proporcionado toda su información para el ingreso a internación.






Gracias Callimou ♥:
avatar
Lyssandro Chrysomallis


Mensajes : 51

Volver arriba Ir abajo

Re: Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Niahm Daems el Sáb Ago 06, 2016 11:37 pm

- Porque un estúpido con el cerebro inversamente proporcional al tamaño de la sandía que me ha lanzado decidió usarme como diana -Soltó sin ninguna restricción a aquel doctor que forzó una leve risa por el ácido comentario de la albina.- No tengo suficiente con tener que venir a las revisiones para que ahora me ingresen por otros motivos... -murmuró para sí mientras desviaba su mirada a un lado con un oscuro y complejo brillo en sus orbes, ensombreciendo aquel color dorado del iris que poseía.

Y en silencio escuchó lo que había redactado en el informe y leído en voz alta por aquel doctor de mediana edad, mas cuando aquel hombre le pidió al de clara cabellera, solo dejó escapar un silencioso suspiro mientras cerraba sus orbes y hundía más su adolorida cabeza en la almohada, llevando sus dedos a su frente para frotarla suavemente con las yemas de sus dedos que se encontraban vendados. Le comenzaba a doler la cabeza más fuerte todavía... ¿Se le estarían bajando los sedantes? O tal vez le doliera simplemente por el jaleo que suponía esa situación... Sobre todo porque aquel doctor estaba explicándole demasiadas cosas. En ese momento no tenía la cabeza para muchos botes... fueran literales o para reflexionar sobre qué hacer al respecto de si poner o no una demanda.- Lo pensaré... cuando deje de zumbarme la cabeza -acabó por responder, recibiendo el asentimiento del médico.- Para cualquier cosa, avísanos, ¿si? -y tras esas palabras, escuchó los pasos alejarse de aquel hombre pero, inmediatamente llegaron unos nuevos pasos que hicieron que abriera con pesar su mirada para fijarla en la figura que se acercaba.

Su mirada se entornó en un claro gesto de puro recelo a pesar de estar viendo ese gesto de tregua que estaba realizando aquel chico mientras se incorporaba un poco hasta quedar sentada, aunque sintió un leve mareo que la obligó a apoyar sus manos en el colchón por inercia ante la falta de estabilidad. ¿Ahora qué decía ese chico?- Estoy acostumbrada a estar e el lugar equivocado en el momento equivocado...-murmuró con una torcida sonrisa curvando los rosados labios que poseía. Y aunque en el momento en que escuchó esa especie de broma hecha en mal momento, fue cuando su mente recordó algo. Parpadeó unos instantes antes de intentar incorporarse más para alcanzar el comando que daba lugar a llamar a las enfermeras y doctores.- Mierda... mierda, mierda... ¡Tú! ¡Acércame el mando! -le exigió sin pena ninguna con apresuración.

Claro, ahí había un ligero problema: ese doctor la había tratado durante el tiempo que estuvo ingresada y de rehabilitación en el hospital, y conocía a su hermano. No dudaba ni por un momento que ese médico iba a informar a su hermano de que estaba ingresada, no sería la primera e intuía que la última, para su desgracia, tampoco. Y no, no quería que aquel que era su reflejo se preocupase con un absurdo tan grande como era aquel.- ¿Ah? ¿Qué haces diciendo sobre mi nombre? ¡Apresúrate! -le urgió haciendo un gesto con su mano para que le pasase el mandito, porque veía que si giraba un poco su cabeza se iba a marear fuertemente de nuevo.
avatar
Niahm Daems


Mensajes : 16

Volver arriba Ir abajo

Re: Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Lyssandro Chrysomallis el Miér Ago 10, 2016 8:01 am

Me sobresalté ante el repentino arranque de ansiedad de ella, pronto muchas palabras confusas hicieron eco en mi cabeza y no sabía concretamente a qué se estaba refiriendo, hasta que sus palabras comenzaron a entretejerse con más calma dentro de mi cabeza, cobrando un poco de coherencia; por alguna razón entendí que quería llamar a los doctores o enfermeras con urgencia…

Quizás quería ir al baño… ¿Sería propicio que volviera a salir del cuarto? Seguro no se sentiría cómoda haciendo sus necesidades delante de un desconocido… mucho menos un desconocido que la había agredido en la calle; como fuera… tenía que facilitarle el mando antes de que se hiciera encima…


-¡Aguanta! Frunce esos esfínteres como si se te fuera la vida en ello… -Alterado comienzo a revolver todas las cosas delante de mí en aquella mesita…

¿El problema? Delante de mí tenía como unos cinco mandos diferentes: Para la televisión, para la cama, para el comunicador, para el aire acondicionado y para las persianas…. Y, salvo por el de la televisión, los otros cuatro se parecía alarmantemente entre ellos… Afortunadamente el comunicador tenía el dibujito de una enfermera… como para que cualquier deforestado mental pudiera identificarlo con facilidad.

Ahora bien, en el apuro le lancé el control de comunicación pero accidentalmente dejé caer al suelo el que controlaba la cama, el cual se accionó automáticamente sin que me diera cuenta, enseguida mis ojos viajaron hacia la puerta para aguardar la entrada del médico, pero de pronto un chillido me sacó de mi absoluta concentración en la entrada…

Cuando giré mi rostro para mirar a Niahm mis ojos tardaron en acostumbrarse a la imagen que se les presentaba y no estaba seguro de que eso tuviera forma humana… ¡Y claro que no tenía! Si se trataba de un ser humano hecho un emparedado entre medio de una cama doblada sobre sí misma en dos mitades ahora paralelas.


-¡Chica! ¿Te parece estar jugando así en tu estado crítico? –La reprendo por comportarse de esa manera infantil siendo que ha sufrido una contusión hace pocas horas- ¿Cómo se vuelve esto a su estado normal? –Gruño intentando separar las dos mitades de la cama para que dejen de pinzarle el cuerpo aunque no tengo éxito en conseguir un resultado favorable y solo conseguía sacudirla sin éxito-  ¡Mierda! ¡Te tiene atrapada! –Cansado de forcejear con aquel mueble que la había apresado, metí las manos entre ambas partes del colchón capturándole el cuerpo y jalándolo hacia mí con suficiente fuerza como para liberarla… Sí, pero también con suficiente fuerza como para que me hiciera perder el equilibrio cayendo hacia atrás y golpeándome la cabeza con una silla mientras ella se desplomaba sobre mí.-¡AHHH!

-¿Qué está pasando aquí? –De repente, si el asunto no podía ser más caótico, el equipo médico irrumpió en la sala con enfermeras riendo por la situación comprometedora y los doctores preocupados regresando la cama a su posición y levantando a la paciente para re-acomodarla.






Gracias Callimou ♥:
avatar
Lyssandro Chrysomallis


Mensajes : 51

Volver arriba Ir abajo

Re: Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Nial Daems el Jue Ago 11, 2016 12:01 am

Echó hacia atrás su ondulado cabello en un gesto de frustración y, sus dorados ojos fulminaron a los fotógrafos que tenía al frente. ¡Había un lite! ¡Un límite hasta el que podía llegar! ¡Y se negaba rotundamente a fingir ese tipo de amores entre dos hombres tan a la ligera! Se levantó de la bellamente adornada silla en la que había estado sentado la última media hora y se desperezó. Con un gesto de la mano se despidió de los aburridos encargados y de su compañero para salir de aquél tedioso lugar... Pero, de solo pensar que al volver a casa volvería a encontrarse con su hermana y que, aquél corto periodo de tiempo sería solo suyo con ella, era suficiente para hacer que en sus labios se formara una suave y agradable sonrisa que, nadie más que ella era capaz de sacarle. ¡Pero cual fue su sorpresa como salió del estudio recibir una llamada del hospital! Respondió, sintiendo como su corazón cesaba de latir unos segundos, como siempre sucedía cuando ese tipo de cosas sucedían y, escuchó en una extraña calma que nada bueno auguraba como el médico que tanto conocía le refería que su hermana estaba ahí, que, a diferencia de las usuales ocasiones, en aquella había sido golpeada... Y cuando quiso saber más detalles de lo sucedido, no recibió más respuesta... Chasqueó la lengua con desdén y, paró a toda prisa un taxi para fijar la dirección como el hospital de la isla.

No tardó más de 10 minutos en llegar, pagar al conductor, bajar del coche y preguntar a las encargadas por la habitación en la que se encontraba su hermana. Al minuto siguiente estaba subiendo hacia la dichosa habitación, con la seguridad de alguien que por desgracia conocía bien ese hospital. Cualquiera de los médicos y enfermeras que lo vieran lo reconocerían sin mucha complicación -Siempre y que tuvieran que ver con su hermana gemela- Su larga cabellera ondulada de color plata, aquellos ojos dorados como el oro y su extravagante forma de vestir: en aquella ocasión una camisa que cubría fácilmente parte de los oscuros pantalones cortos que llevaba y unas botas altas, por encima de la rodilla y con un ligero tacón. ¿A que venía eso? Simple, siquiera se había molestado en cambiarse y directamente había partido en dirección al hospital. Su hermana era su única prioridad. Entrecerró sus ojos al ver el grupo de asistentas y doctores reunidos delante de la puerta que pertenecía a la habitación de su hermana y, apresuró un poco el paso para llegar antes delante de la misma, pasando delante de aquél doctor que siempre atendía a Niahm y observando la, sin duda alguna, extraña escena que se había montado.

Esa era indudablemente su hermana, encima de un completo desconocido de cabello rubio. Esa cama doblada de forma anormal y un ambiente para nada relajado... Afiló su mirada y la clavó en la nuca de aquél rubio que parecía ser el culpable de todo y, a quién no conocía de nada en lo absoluto— Aléjate de ella —Amenazó con seriedad poco usual en él, con seriedad y soberbia propia de una persona tan narcisista como él. Avanzó unos pasos hacia el frente, cruzándose de brazos mientras se acercaba al par. Pero, su seria mirada cambió totalmente a una más dulce y afectiva cuando se inclinó hacia Niahm y apoyó una de sus pálidas manos sobre su rostro, en una suave caricia— Hermana... ¿Estás bien? Escuché que te habían golpeado... ¿Quién fue el desgraciado? —¿Y el rubio a su lado? ¡Como si le importara su presencia! ¡Su mísera existencia! Pero, en cierto momento sí que fijó su mirada en el doctor, quién parecía algo perdido por pensar si decirle o no todo lo sucedido a aquél chico que, cuando se trataba de Niahm, perdía toda pizca de encanto si es que la pudiera tener de todas formas.
avatar
Nial Daems


Mensajes : 8

Volver arriba Ir abajo

Re: Chaotic Watermelon [Priv.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.