Últimos temas
» Cian Sheehan [En construcción...]
Vie Abr 13, 2018 6:04 pm por Cian Sheehan

» #Libro de Firmas
Sáb Mar 17, 2018 10:57 am por Gu Bei Chen

» ꧁ Gu Bei Chen ꧂
Sáb Mar 17, 2018 10:56 am por Gu Bei Chen

» ❉ Duanmu Louye ❉
Vie Mar 02, 2018 11:09 am por Duanmu Louye

» Los secretos y el pasado en la tumba deberían de quedar [Priv. Jun Kazuya]
Lun Feb 26, 2018 10:06 pm por Jun Kazuya

» Bajo el cielo inmaculado [Priv.]
Sáb Feb 24, 2018 11:41 pm por Larrence O'Brian

» ||Stars Can't Shine Without Darkness|| Priv.
Sáb Feb 24, 2018 10:04 pm por Larrence O'Brian

» One Step Closer...[Priv. Tasha || +18]
Miér Feb 21, 2018 3:20 pm por Gerhard Leisser

» ¿Fría atracción o cálida avidez? [Priv. Ahri]
Miér Feb 21, 2018 1:36 am por Rai R. Solberg

» Bake your Mood (Priv. Arlyne)
Sáb Nov 11, 2017 1:44 am por Arlyne Ní Laoghaire

» ENCUENTRO ACCIDENTADO (Priv. Kailen Tsukishiro)
Jue Nov 09, 2017 7:27 pm por Arlyne Ní Laoghaire

» {Juego} ¡Confiesa!
Vie Nov 03, 2017 3:24 pm por Dante Zuegg

Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

Acercándose a las confesiones [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Acercándose a las confesiones [Privado]

Mensaje por Tatsuya Himuro el Miér Jun 08, 2016 11:05 pm

Habían pasado un par de semanas y durante ese tiempo, tiempo de exámenes, había evitado el quedar con Atsushi en su cuarto alejándose un poco de él, pero tampoco tanto como para que pareciese que le evitaba. La excusa de trabajos y exámenes que el pelimorado también tenía era perfecta para que el moreno intentase centrarse en estudios y no en sus pensamientos amorosos hacia su amigo. La verdad, a pesar de todo eso, no pudo evitar soñar con Murasakibara, no pudo evitar pensar en él en cada ratito libre de estudio, no pudo evitar pensar en él en las noches… Demasiados pensamientos y aunque se alejase no podía librarse de él. Así que esa tarde que ya casi había terminado los exámenes, pues apenas le quedaba uno pero tenía tiempo de sobra decidió ir a jugar al baloncesto a una de las canchas del pabellón deportivo.

-Hace mucho calor… -Suspiró mientras se frotaba la frente con el dorso de la mano y caminaba con la mochila en un hombro y un balón de baloncesto bajo el brazo. El chico alzó su mirada hacia el cielo azul y el sol brillaba bastante, soltó otro quejido por el calor y agradeció que hubiese canchas cubiertas. Llegó al gimnasio y entró en los vestuarios para cambiarse y mientras lo hacía escuchó un ruido. Eso le alertó y miró a su alrededor pero no vio nada.- ¿Hola?

Preguntó en voz alta y nadie contestó. Quizás había sido su imaginación. Se puso su ropa de deporte y tras eso salió a la cancha de baloncesto que estaba bastante solitaria. Pocos tenían ganas de hacer deporte tras las clases, aunque a él le relajaba. Alguno de sus compañeros quiso acompañarle pero al final se había echado atrás. Atsushi también lo sabía y quizás iría con él, aunque de momento se había adelantado. El moreno comenzó a mover el balón por la pista, ágil y rápido haciendo fintas a invisibles bloqueadores, saltando y encestando, recogiendo la bola y volviendo al medio del campo para de nuevo volver a realizar jugadas imaginarias. Cualquiera que le viese podría tomarle por loco de no saber cómo era él.

Centrado en su juego no se dio cuenta del grupo de chicas que apareció por la puerta, todas emocionadas y mirándole jugar. Himuro era bastante popular entre ellas y bueno cuando jugaba parecía que despertaba un interés más grande en las muchachas. Aunque a él… bueno a él las chicas no le gustaban, le gustaban los chicos o más bien: le gustaba Atsushi. Siguió botando, fintando y encestando, hasta que estuvo algo cansado y notó en ese momento la mirada fija de las 5 chicas. El moreno sonrió amable y las saludó levemente sin querer dar mucha conversación desde la lejanía. Además, quería seguir jugando, aunque fuese solo… pero necesitaba agua.

Se acercó a la bolsa y buscó la botella, la sacó y dio un largo trago para secarse luego el sudor con una toalla. Al dejarla en la bolsa reparó que le faltaba una muñequera. Alzó una ceja un poco confuso pero no le dio mucha más importancia, quizás estaba en los vestuarios o en su cuarto… la verdad, llevaba varios días perdiendo cosas, sobre todo de ropa o accesorios que solía llevar cuando jugaba… algo raro, porque hacía bastante que no iba a entrenar un rato así que no había sacado esas muñequeras o cintas para el pelo ¿verdad? A saber, porque en la biblioteca si que había llevado una de las cintas del pelo. Dejó la botella y paseó su mano por su cabello para colocarlo intentando no pensar demasiado en su despiste… la verdad no le extrañaba perder cosas porque no dejaba de pensar en Atsushi…
Tatsuya Himuro
avatar
Mensajes :
44

http://crisomvillage.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Acercándose a las confesiones [Privado]

Mensaje por Murasakibara Atsushi el Jue Jun 09, 2016 10:05 am

Aquellas semanas estaban pudiendo con él. Si de por sí el ir a clase suponía un tremendo esfuerzo, el presentar trabajos y hacer exámenes era una completa agonía. Le costaba tanto concentrarse en algo que no fuese comer o lanzar una pelota, que las horas de estudio se le hacían eternas y tenía la sensación de que no le cundían. Aunque, pese a todo, siempre lograba salvar el curso. Quizá la inspiración le llegaba en los momentos de estrés puro o tenía mucha suerte. Tal vez las dos cosas. En realidad, no era tan complicado estudiar la biografía de algunos autores ni analizar unos textos. Lo que realmente le molestaba era el no perder el tiempo con su mejor y único amigo. Echaba mucho de menos la compañía de Himuro y de no ser porque respetaba su derecho a centrarse en la dura época de exámenes, ya se habría plantado en la puerta de su habitación y le habría reclamado atención. ¿Hacía cuánto que no tiraban unas canastas?

Aquel día terminó su último examen. Cuando entregó el folio y cerró la puerta del aula una tremenda sensación de libertad le invadió. De no ser tan perezoso seguramente hubiese corrido como un loco por el pasillo o hubiese gritado a los cuatro vientos su libertad. Más, prefirió celebrar el final de aquella larga tortura con un buen atracón de dulces en la cafetería. Sabía que Himuro aún tenía un examen por hacer, así que no se molestó en llamarle pues no quería distraerle o darle envidia por haber terminado ya. Sin embargo, apenas entró en la cafetería, recibió un mensaje del azabache en el cual proponía distraerse un rato en la cancha de baloncesto. La sonrisa fue inmediata en cuanto leyó la palabra baloncesto.

Al salir de la cafetería sintió el asfixiante calor que hacía ese día, lo que le obligó a sujetarse el cabello en una pequeña coleta para básicamente no asarse por el camino. Desde luego ese tiempo no invitaba a hacer deporte pero no desaprovecharía esa oportunidad, además de pasar un buen rato con Himuro al cual echaba mucho de menos. Se colocó bien la mochila y antes de llegar a las canchas se entretuvo en una máquina expendedora para comprar un refresco. En verdad hacía bastante calor. ¿Desde cuando hacía ese tiempo apenas empezado el verano? Siguió su camino y antes de llegar visualizó un grupito de chicas alrededor de la cancha. Frunció un poco el ceño, molesto. No le gustaba ver a esas niñas ruidosas alrededor de SU Himuro. ¿Por qué no se daban cuenta de que el contrario no las hacía ni caso? Siendo tan insistentes no lograrían nada, sólo cansarle más. Rodó la mirada y se abrió paso entre el grupo de chicas, sin molestarse en prestarlas atención.

-Murochin -llamó al contrario al verle hurgar en su bolsa y tras acercarse colocó la lata que había comprado antes, en la mejilla del chico. -No me has esperado, eres malo -comentó y sonrió un poco. -Necesito que estés fresco para darte una paliza de verdad~
Murasakibara Atsushi
avatar
Mensajes :
31

Volver arriba Ir abajo

Re: Acercándose a las confesiones [Privado]

Mensaje por Tatsuya Himuro el Jue Jun 09, 2016 4:48 pm

Notó un revuelo donde las chicas pero no miró hacia ellas cuando su nombre fue dicho por la persona que más quería ver. Al alzar su rostro su corazón dio un vuelco ¿siempre había sido tan guapo? La lata le hizo guiñar el ojo más cercano a esa mejilla ahora fresca y le miró por un momento, esbozó una leve sonrisa.

-Atsushi, siempre estoy fresco. Además solo estaba calentando. –Le dedicó una sonrisa y entonces notó la atenta mirada de las chicas de nuevo, las cuales cuchicheaban hasta que notaron que Himuro las miraba y se sonrojaron. Luego miró a Murasakibara.- Parecían enfadadas ¿las dijiste algo?

Soltó una leve risa suave y le acarició uno de los abrazos, apenas un roce amistoso y luego se giró de nuevo hacia su bolsa. Volvió a afilar su mirada.

-Me falta una muñequera. –Comentó y luego se encogió de hombros para beber un poco de agua de la botella que tenía y clavó sus ojos en la lata que había traído el pelimorado. La verdad, quería beber un poco de esa bebida, pero solo si el contrario ya había bebido. Aquello era tan estúpido, pensar continuamente en los labios de Atsushi… tenía que dejar de hacer eso. Volvió a retirarse el cabello levemente y luego miró el del más alto.- Te has hecho una coleta ¿vas a jugar tan en serio? Eso es aterrador Atsushi.

No pudo evitar el sonreír y tomó el balón para acercarse a la canasta con él bajo el brazo. Se detuvo casi debajo y le miró con atención esperando que se acercase, al hacerlo le lanzó el balón y susurró un “empieza tú, te defenderé” para comenzar a jugar entre los dos. A pesar de que Atsushi era muy alto Himuro podía defenderle, aunque cuando llegaba al aro era imposible hacerle un tapón o algo parecido, salvo que saltase mucho y lograse llegar. Las chicas seguían allí, pero se habían alejado un poco mientras murmuraban sobre sus cosas y de vez en cuando miraban a los dos chicos jugando, porque aunque Murasakibara era más seco o más serio, seguía siendo un chico atractivo y llamaba la atención de las chicas también.

-Vamos Atsushi, tienes que defenderme… -Le sacó la lengua.- No vas a pillarme.

Comenzó a botar el balón rápido e intento esquivar las enormes manos del contrario. Demasiado grande si se acercaba. Quizás era mejor si tiraba desde fuera, pero entonces no sería un uno contra uno. A pesar de todo se alejó un poco intentando ver por dónde podía encestar, así que se lanzó al frente para notar el cuerpo del contrario intentar detenerle, hizo una finta, evitó una de sus manos, un giro del balón por la espalda, botándolo detrás de él, otro medio giro de su cuerpo, un paso lateral y lanzó al aro para ver como la bola atravesaba la red. Sonrió satisfecho y se secó el sudor con el borde de la camiseta, levantándolo levemente para pasear la ropa por su frente.

-Es demasiado agotador evitar tu cuerpo Atsushi, eres demasiado… grande. –No pudo evitar el sonrojarse un poco al pensar que si era igual de grande por todas partes. Demasiado calor. Volvió a secarse el sudor con la camiseta y sonrió divertido.- Como un enorme muro, impenetrable… pero me gusta.

Musitó algo más bajo y miró hacia la botella de agua, pero mejor dejarlo para luego.

-Te toca, yo defiendo otra vez. –Comentó con calma mientras veía al más alto coger la bola y empezar a botarla por el suelo. Sus ojos seguían aquella mano y comenzó a defenderle, pero era realmente complicado. De verdad era cansado seguir a ese chico en el baloncesto, al menos en un uno contra uno, pero más que nada porque su envergadura para alguien como él… Él era más bajo y no era tan fuerte como el pelimorado. Recibió al otro esperando que se acercase a la canasta e intentó robar la bola, pero no pudo, volvió a moverse para intentar quitarle la bola, recibió un pequeño empujón, pero no cayó, volvió a insistir en bloquear su ataque, pero fue imposible.- Ah…

Jadeó cansado y sonrió un poco mientras veía la bola caer de nuevo al suelo tras encestar, recogió el balón y atacó de nuevo al pelimorado tras salir a la línea del medio campo. Durante más de media hora estuvieron jugando sin descanso, atacando y defendiendo, hasta que el agotamiento llegó a los músculos de Himuro y notaba el sudor caer sin descanso por su frente hasta su cuello. Cerró los ojos agotado y se sentó en el suelo para terminar de tumbarse.

-Ah… estoy cansado… -Jadeó algo más y sonrió feliz mientras cerraba los ojos.- Eres demasiado intenso Atsushi.
Tatsuya Himuro
avatar
Mensajes :
44

http://crisomvillage.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Acercándose a las confesiones [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.