Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Bake your Mood (Priv. Arlyne)
Sáb Nov 11, 2017 1:44 am por Arlyne Ní Laoghaire

» ENCUENTRO ACCIDENTADO (Priv. Kailen Tsukishiro)
Jue Nov 09, 2017 7:27 pm por Arlyne Ní Laoghaire

» {Juego} ¡Confiesa!
Vie Nov 03, 2017 3:24 pm por Dante Zuegg

» #Libro de Firmas
Mar Oct 31, 2017 10:36 pm por Albrecht F. Schnitzler

» Nuevo Comienzo (Libre!)
Miér Oct 18, 2017 2:31 pm por Ash Woods

» #Registro de las Habitaciones
Mar Oct 17, 2017 10:38 pm por Alvaro Garay

» #Registro de Voz
Mar Oct 17, 2017 10:36 pm por Alvaro Garay

» #Registro de Grupo {Alumnos}
Mar Oct 17, 2017 10:34 pm por Alvaro Garay

» #Registro de Físicos
Mar Oct 17, 2017 10:31 pm por Alvaro Garay

» Blue Caos (Rol +18) [Afiliación Élite]
Dom Oct 15, 2017 12:13 am por Julietta Tescotti

» GAKUEN NOZOMI (学園 希) [Afiliación Normal]
Dom Oct 15, 2017 12:08 am por Julietta Tescotti

» Descendants [Af. Normal]
Sáb Oct 14, 2017 11:59 pm por Julietta Tescotti














Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

Tesoro escondido || Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tesoro escondido || Privado

Mensaje por Izaya Orihara el Mar Mar 24, 2015 5:23 pm



Tesoro escondido
█ Privado con Cassie Henderson  -  Parque - 3pm █ 

Uno de los placeres a los que me acostumbré era el poder observar diferentes situaciones a mi alrededor, algunas quizás cotidianas pero mostraban lo mejor de las personas sea para bien o para mal. Alguna actitud malintencionada no necesariamente es negativa, no para mi, simplemente era normal que las personas mostraran algun gesto grosero o un pensamiento infame. Algunos podían ocultarlo con una sonrisa falsa, pero es sumamente fácil detectar cuando una persona rie o sonríe sin el goce que ello necesita. ¿Cómo saberlo?, basta con ver su mirada al momento de sonreír, no diré que se debe apreciar el 'brillo de sus ojos' o sentir la calidez de su mirar, sería absurdo, es solamente prestar atención a las arrugas que se deben o no formar a los costados de los ojos. Si una sonrisa es real, la gesticulación facial es mayor; en cambio apenas si se curvan los labios cuando alguien lo hace por cumplir. Una vez aprendes a leer el rostro humano -incluso el espiritual- puedes deleitarte con las reacciones de estos, ver que tanto se empeñan en mentir o que tan leales aparentan ser.

Uno de los sitios que solía visitar para tales espectáculos eran los sitios públicos, los familiares, cualquier zona que reuniera en un gran número de personas y existiese espacio suficiente como para estar cerca sin ser considerado un mirón. En ocasiones regresaba con algún pobre infeliz, uno de esos que anhelan algo de contacto humano y con tal de recibirlo eran capaces de 'aceptarme'. ¡Es tan divertido!, nunca me cansaré de ello, es por eso que los días en que tengo tiempo de sobra salgo a caminar sin un rumbo fijo. Me quedo donde crea que puede suceder algo interesante, sea un museo, un parque, una iglesia e incluso a la salida de un colegio.

Aquel día, dirigí mis pasos a la zona central, la cual era conocida por albergar grandes masas de personas que merodeaban el sector ya sea por compras o con motivos laborales. Se podían ver muchas personas distintas, pero mi mirar no se centraba en las diferencias de los espirituales con los humanos, aborrecía a los seres físicamente diferentes y les ignoraba. Me concentraba en aquel que no destaca, aquella persona cansada que buscaba la forma más rápida en llegar desde el punto A al B, aquel que es ignorado por sus congéneres e incluso es pasado a llevar sin algún reparo por ello. Seguí a un grupo de personas jóvenes, se veían prometedores y terminé yendo con ellos al parque central. Nunca había estado allí debido al poco tiempo que tengo en esta isla, me desligué del camino que el grupo tomó y decidí recorrer un poco y adecuarme a la zona.

Hacía algo de frío, lo agradecí ya que pude mantener mi chaqueta cubriendo mi cuerpo y mi cabeza, ocultando así las orejas animales e incluso la cola, no le dejaría libre entre tantas personas, por lo que la mantuve rodeando mi cintura como si se tratase de un cinturón. Nada en mí podría advertir que no era un humano, salvo quizás para un ser espiritual más perceptivo del promedio, pero eso no me importaba. No quería distar mucho de los humanos a quienes tanto amo.

Caminé y caminé, era un parque no tan angosto pero si muy largo, me entró curiosidad por ver hasta donde terminaría. Familias jugaban con sus hijos, parejas se escondían bajo árboles teniendo escenas realmente poco decentes, otros corrían apurados y usaban el parque como un atajo sencillo. Aburrido. Fue cuando vi un grupo de personas que mis ánimos mejoraron, algo interesante podría estar pasando allí, me encaminé al lugar pero ese tumulto de personas se dispersó con prontitud y no pude ser capaz de ver cuál era la atracción. Me quedé cerca y tras esperar un minuto a lo mucho, logré ver a una mujer de cabello corto y claro, portaba un violín el cual guardó dentro de su funda. No era de extrañar que un amante de la música viniera a deleitar a los visitantes del parque, le miré aún a cierta distancia y no pude reconocerla. Pensé que podría estudiar en la academia donde trabajo -cuando llegué revisé las nóminas e incluso vi algunas fichas con sus respectivas imágenes, debía conocer a los alumnos ¿no?- pero no era así. Cabía la posibilidad de que me equivocase, porque igual cometo mínimos errores, pero sería capaz de apostar mi brazo derecho con tal de apoyar mi pensamiento.

No le conozco.

Eso podría ser insignificante, pero necesitaba saber algo de ella. Ella se veía como una de las personas que no llamaban mucho la atención, claro, hay que dejar de lado su posible talento musical ya que eso siempre atrae personas. Sus movimientos delicados y mínimos, su poco contacto visual y sus ropas, parecía alguien que normalmente no te molestaría y de hacerlo se culparía. Sonreí suave, me emocioné con cierta idea que surcó mi cabeza, pero de momento le observé con atención y caminé con lentitud hacia una posición donde pudiera verle sin que ella notara que estaba siendo vigilada.

█ Atuendo : A B █ 


avatar
Izaya Orihara


Mensajes : 19

Volver arriba Ir abajo

Re: Tesoro escondido || Privado

Mensaje por Desirée Irie el Mar Jun 02, 2015 11:51 pm

Como era costumbre en mí, los escasos tiempos que tenía libres entre los multiples trabajos a medio tiempo que llevaba y mis estudios, los dedicaba exclusivamente a practicar el violín. Amaba la sensación de mis dedos deslizándose sobre las suaves cuerdas, del sonido producido entre estas y el arco que movía con la otra mano. Desde que era pequeña siempre me había apasionado la música, más que nada el violín, y gracias a mi madre había podido disfrutar de este mundo aunque fuera por una corta temporada, consiguiendo así posicionarme entre los mejores de mi edad de aquellos tiempo. Había gozado de reconocimiento a mi talento, de clases para poder superarme... Pero todo aquello había quedado en el pasado. Ahora a lo único que podía aspirar era a ser autodidacta y no más. No era tan malo, a pesar de todas las carencias vividas desde que dejamos Norteamérica mi madre y yo, realmente hemos sido felices. Le debía todo a ella, y era hora de contribuir lo que había hecho por mí cuando yo era una niña.
No me consideraba una persona que dominara a la perfección el violín, tenía en perfecta cuenta todas mis fallas y el largo camino de aprendizaje que aún mi faltaba por recorrer... Cosa que ya no podría hacer, que sólo se quedaría como un sueño a la espera de ser realizado. Sin embargo había descubierto, una vez que había perdido el autobus y me fue imposible llegar al trabajo por lo que aproveché el tiempo practicando con mi amado violín, que cuando tocaba en público no sólo realizaba mi mayor pasión y mejoraba, aunque fuera sólo un poco, con la práctica; sino que colateralmente también me llevaba cierta ganancia de los traseúntes que pasaban por los alrededores y decidían quedarse a escuchar mi música. Desde aquel día, y cada que había la oportunidad, me ponía a tocar en los lugares transitados para obsequiarles la belleza de la melodía de mi violín y a la vez poder recibir aunque fuera una pequeña aportación extra que me ayudaría para los cuidados de mi madre enferma.
Ese día, en el parque, no me había ido tan mal del todo. Tras dedicarles un par de melodías, la gente dejó varias monedas y billetes en el interior del estuche abierto de mi fiel compañero antes de dispersarse hacia varias direcciones. Yo me incliné una y otra vez, en modo de absoluto agradecimiento por su generosidad, para después inclinarme, guardar el dinero en mi monedero, y guardar recelosamente mi instrumento en su funda. Una vez que ajusté los broches del desgastado y viejo estuche de cuero negro de mi violín, tomé la agarradera del costado y me incorporé, llevando conmigo mi tan preciado tesoro. Como aún tenía un poco más de tiempo libre antes de dirigirme a cubrir mi turno de la tarde en el restaurante, decidí dirigirme a otro punto del parque, uno más próximo a mi destino, así que sin demora puse rumbo hacia allí. Como deseaba cortar camino para llegar lo más pronto posible, me interné a una zona que estaba concurrida por los árboles, aquella que la gente siempre evitaba por tener más la apariencia de un pequeño bosque y no un parque, cosa que causaba el temor en las personas de que algo podría salir sorpresivamente y atacar, o perderse sin un sendero fijo que marcara el rumbo a seguir. A mí no me preocupaba en lo más mínimo, más o menos podría orientarme y el que fuera un lugar solitario me daba ánimos para poder talarear o canturrear de vez en cuando, segura de que nadie me oiría, en lo que demoraba en llegar a mi destino.
Una fresca brisa se coló entre las ramas de los árboles, provocando que estas crujieran y que mi cabellera rubia se alborotara suavemente. Detuve mi andar y disfruté de la contemplación del hermoso panorama que tenía a mi alrededor. Cerré ligeramente los ojos y aspiré, con una cálida sonrisa en los labios, antes de que armoniosas palabras comenzaran a brotar de mis labios: primero en un quedo susurro dedicado para mí y nadie más, después adquiriendo un poco de intensidad y seguridad. Y antes de que pudiera evitarlo, o siquiera percatarme de ello, ya estaba paséandome sin rumbo fijo entre los árboles, entonando una canción improvisada que iba componiendo en ese mismo momento. La música eran los sonidos de la naturaleza y el ritmo el que se iba formando en mi mente, no necesitaba de nada más.
Además estaba sola, eso me daba la seguridad de poder continuar sin preocuparme de que alguien escuchara mi desagradable voz. Porque sí, me gustaba cantar casi tanto como tocar el violín... pero a diferencia de este último, estaba segura de que mi talento era nulo en el primero. Pero aún así me gustaba...

1000 Words:
avatar
Desirée Irie


Mensajes : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Tesoro escondido || Privado

Mensaje por Izaya Orihara el Mar Nov 17, 2015 9:47 pm


Detallé cada acción de la joven que parecía acostumbrada ya a dar tales espectáculos, al menos no era descuidada lo cual representaba un buen punto a su favor, fácil hubiese sido que alguien ágil corriera hacia ella para robarle lo obtenido durante la jornada. Es más, incluso estando ella teniendo en la mano su instrumento podría ser víctima de un ataque y eso me llevó a pensar ¿Qué pasaría si perdía el instrumento que portaba? ¿Se podría obtener un buen precio por él? desde mi distancia no pude apreciar con claridad si aquel objeto estaría bien cuidado o no, siendo eso lo primordial a la hora de vender un artículo, sin olvidar claramente que siga funcional. Lástima que no soy un ladrón o podría adentrarme en tal situación para así saciar mi naciente curiosidad.

Caminé con calma siguiendo a la chica, pudiendo fácil cambiar mi interés hacia otra persona, mas por cosa del destino nada ni nadie más que ella captó mi interés en esos momentos. Procuré parecer distraído y me detuve cada tanto sin perder de vista a la muchacha hasta que cesó su avance, con disimulo hice lo mismo aguardando. No pensé que tras tomar todas sus cosas fuese a detenerse en un sitio como ese, uno que de día podía ser maravilloso para los amantes de la naturaleza y, de noche, ser un aterrador paisaje donde no sería de extrañar el perderse. Por mi parte, prefería estar lejos de tanta zona natural, lo mío era la ciudad y cualquier cosa hecha por un humano desde su centro, no obstante permanecí observando a la mujer. No disponía de nada sobresaliente, era una chica normal y precisamente eso me atrajo ¿Curioso no?, pero lo que creí sería un descanzo ajeno  fue algo más y en breve se escuchó una suave voz entonando una melodía a la cual no resistí el oír. Volví a avanzar siguiendo tal tonada y a la dueña de esa voz, mal no cantaba, es más, lo hacía bastante bien ¿Por qué no acompañaba su violín con tal voz? Aquella podría sacarle más partido a sus presentaciones -en caso de que fuese habitua, lo cual yo ignoraba- cantando, era extraño y quizás solo buscaba el practicar con el violín. Aún así resultaba curioso.

La chica se fue adentrando entre la forestación del parque y no dudé en seguirle ya con mayor prisa, quería acercarme a ella y durante mi avance no noté que la cola enrollada en mi cintura bajó moviendo solo la punta, denotaba ansiedad, odiaba que se notaran ese tipo de emociones en un rasgo como aquel. Por unos momentos le perdí de vista y me guié por mera intuición, detesté además la densidad de aquel verde pulmón, no, detestaba la isla completa. Si, demasiado verde en general.

— ¿Dónde? — murmuré y al virar en lo que parecía ser un sendero dejado solo por pisadas volví a verle y sientiendo su voz con mayor intensidad — Oh~ — sonreí con sutileza y avancé más hasta quedar a una mínima distancia de la fémina — Así que aquí estabas — dije de tal manera en que sabía que sería oído y no me importó en lo absoluto que supiera que le seguía, quedaría a imaginación de ella el punto exacto en el que comencé a seguirle si es que eso le molestaba como para analizarlo — No deberías esconderte tanto, es complicado buscar personas entre tantos árboles — ladeé el rostro apenas mientras le rodeaba buscando ver su rostro, quería poder analizar mejor a la contraria desde aquella cercanía. Mis ojos recorrieron con descaro la figura ajena centrándome posteriormente en su faz, traté de no mostrar una expresión amenazante y relajé para solo exponer una suave sonrisa. Metí ambas manos a los bolsillos de la chaqueta y las moví levemente en un ritmo aleatorio — ¿Esa canción es de tu autoría? — pregunté tras una pausa mostrándome interesado en aquella canción. Tras de mí la cola se meció baja estando próxima a mis piernas, como si la misma estuviese expectante antes de variar su vaivén.


avatar
Izaya Orihara


Mensajes : 19

Volver arriba Ir abajo

Re: Tesoro escondido || Privado

Mensaje por Desirée Irie el Dom Dic 20, 2015 7:11 am

Tan concentrada estaba en la melodía que entonaba en esos momentos, en el hermoso panorama que me rodeaba y, sobre todo, en mis propios sentimientos que no fui capaz de apreciar que alguien había estado siguiendo mis pasos hasta ese punto. Aunque de haber estado concentrada a lo que acontecía a mi alrededor, seguramente hubiera sido difícil que pudiera darme cuenta de este hecho, así que gran diferencia no significó, al menos.
Justo cuando terminé con las últimas palabras, recitadas a ojos cerrados y con ambas manos entrelazadas junto a mi corazón, una voz extraña resonó justo detrás de mí, demasiado cerca como para que pudiera ser considerado como invasión al espacio personal. Pero no fue eso en sí lo que me asustó, sino el saberme observada por terceros sin yo haber estado consciente de ello.
Lancé un gemido extrangulado de temor y giré rápidamente sobre mi eje, para ser capaz de apreciar al responsable de haber cortado de cuajo mi inspiración y paz internas. Mis ojos verdes se clavaron en la mirada ajena y, como si hubiera caído bajo un embrujo del contrario, no pude despegar mi vista de tan hipnotizantes ojos. Retrocedí rápidamente un par de pasos, perdiendo sólo por un segundo el equilibrio al encontrarse mi pie con una raíz expuesta del árbol más cercano a nosotros. Por fortuna, y evitándome la vergüenza, logré establecerme antes de caer al suelo.
-Yo... -tragué saliva, totalmente nerviosa- Y-yo... ¿Cómo? -sí, parecía una incoherencia plena de mi parte, pero tampoco se podía culparme de ello puesto bajo ningún precepto me había esperado tal intromisión por parte del pelinegro. Desvié la mirada finalmente, sintiéndome repentinamente intimidada por mi no solicitado acompañante- No estaba escondiéndome, sólo quería... un atajo -musité con débil voz, sorprendiéndome en darle razones a un hombre al que nunca había visto con anterioridad y del que ni siquiera sabía nada de él. ¿Qué me estaba pasando? ¿Por qué de repente el temor dominaba todas mis acciones? De improviso volteé a verlo, mostrando en mi mirar un brillo horrorizado y, sobre todo, avergonzado por sus últimas palabras- ¿Cómo? -volví a preguntar, incrédula. Al parecer aquello se transformaría en un hábito en mí- ¿Acaso me escuchó? ¡No debió hacerlo! -me apresuré a aclarar, sintiendo cómo mis mejillas adquirían un inusual tono rosado, culpa del bochorno. Traté de soportar su mirada, pero había algo en la presencia del contrario que hacía que me sintiera intimidada e incómoda- Es que... yo... De seguro debió ser una molestia para usted escucharme... cuánto lo lamento -repliqué al fin, entre pequeños balbuceos precipitados. Y es que no creía que el canto fuera uno de mis talentos, sino todo lo contrario. Precisamente por eso evitaba el cantar cuando sabía de antemano que alguien más podría escucharme, para evitar humillarme en el proceso. Era algo que resguardaba recelosamente para mí... hasta ahora- S-sí... -al fin respondí a la pregunta inicial, sabiendo que seguramente al joven poco le importaban todas mis demás explicaciones. Bajé la mirada y comencé a juguetear con mis manos, nerviosa.
¿Qué querría el pelinegro de mí? No podía hacerme ni una mínima idea de ello.
avatar
Desirée Irie


Mensajes : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Tesoro escondido || Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.