Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Bake your Mood (Priv. Arlyne)
Sáb Nov 11, 2017 1:44 am por Arlyne Ní Laoghaire

» ENCUENTRO ACCIDENTADO (Priv. Kailen Tsukishiro)
Jue Nov 09, 2017 7:27 pm por Arlyne Ní Laoghaire

» {Juego} ¡Confiesa!
Vie Nov 03, 2017 3:24 pm por Dante Zuegg

» #Libro de Firmas
Mar Oct 31, 2017 10:36 pm por Albrecht F. Schnitzler

» Nuevo Comienzo (Libre!)
Miér Oct 18, 2017 2:31 pm por Ash Woods

» #Registro de las Habitaciones
Mar Oct 17, 2017 10:38 pm por Alvaro Garay

» #Registro de Voz
Mar Oct 17, 2017 10:36 pm por Alvaro Garay

» #Registro de Grupo {Alumnos}
Mar Oct 17, 2017 10:34 pm por Alvaro Garay

» #Registro de Físicos
Mar Oct 17, 2017 10:31 pm por Alvaro Garay

» Blue Caos (Rol +18) [Afiliación Élite]
Dom Oct 15, 2017 12:13 am por Julietta Tescotti

» GAKUEN NOZOMI (学園 希) [Afiliación Normal]
Dom Oct 15, 2017 12:08 am por Julietta Tescotti

» Descendants [Af. Normal]
Sáb Oct 14, 2017 11:59 pm por Julietta Tescotti














Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

La cortesía...¿esta sobrevalorada o es rentable? [Priv. Lionel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La cortesía...¿esta sobrevalorada o es rentable? [Priv. Lionel]

Mensaje por María Daghetti el Sáb Mar 21, 2015 6:12 pm

Mira que era complejo eso de ser una belleza absoluta. De verdad que era complejo, a veces hasta molesto. Ah… ¿por qué le habían bendecido con aquella cruel virtud? De acuerdo, fuera tonterías. María estaba hasta los santos… -inserten sonido de censura, por favor- de aquello. O mejor dicho, de ‘aquellos’ tipos que llevaban persiguiéndola desde prácticamente que se internó en aquel llamativo y apabullado lugar. Y es que decir que estaba harto era quedarse muy corto, ¡los iba a torturar! Las ganas de fabricarse una alfombra con la piel de esos indeseables para la entrada al establo era cada vez mayor. Incluso en su suave rostro comenzaba a mostrarse una suave curva en el arco de su ceja, que era el inicio de una mueca de absoluto desprecio.

Andando por los, aunque no solitarios, si poco habitados caminos del feriado, su mente era una constante creación de crueles torturas, cada cual peor, incluso llegó a pensar si podría conseguir algún tipo de inflamable entre tanta maquinaria de las atracciones. ¿Quizás en aceite de engrasado? ¿Podría valer? Y mientras su mente divagaba entre chillidos y suplicas imaginarias, a sus oídos seguían llegando los intentos de ‘halagos’ de aquellos imbéciles que, sin duda, eran más denigrantes que otra cosa. ¿Qué era eso? ¡Si esos tipos parecían sacados de un antro de mala muerte donde van los adolescentes que se creen malotes y van a beber y fingir que fuman! ¿Por eso iban tras de él? Claro… habían visto su angelical y adorable rostro y le vieron como una ‘jugosa presa’… Je, pobres ingenuos.

En cierto momento, giró para meterse por un hueco que se asemejaba a un callejón entre ciertos puestos de comida y/o juegos, esperando claramente que aquellos asquerosos, como jabalíes tras una trufa, le siguieran. Y nada más ellos se internaron allí, la actitud del joven Daghetti cambió. – Oh, baby. Pensabamos que ya habías desistido y nos ibas a hacer un ‘trabajito’ aquí. ¿A qué viene esa…? –pero la sucia boca del chico se cerró al ver la agresiva y altamente arrogante mirada que el de orbes carmesí le estaba dirigiendo. La postura del joven andrógino había cambiado: su cuerpo se había enderezado completamente, con el mentón alzado en un claro gesto altivo, y su mirada irradiaba a raudales absoluto desprecio ante aquellos que estaban frente a su persona. Pero aquello no fue nada comparado con la voz que salió de sus labios:- ¿De verdad que no sabéis hacerlo mejor para intentar conseguir un ‘agujero’ donde poder desfogaros, asquerosos cerdos? –su voz, para la gente que sólo supiera que era una mujer, era suave e incluso armoniosa y angelical. Pero la voz que salió en ese momento era la cara opuesta a aquello: mucho más grave, con ese toque distintivo de masculinidad, agresivo y arrogante, salió con la suficiente firmeza como para quedar en constancia que aquello no era un juego.- Si queréis eso, la próxima vez caváis un agujero y metéis ahí vuestro asqueroso miembro, o mejor, ¡ampliáis  el agujero para quedaros dentro y que os coman los gusanos! –casi escupió las palabras como si le supieran a algo pútrido. Cruzó sus brazos frente a su pecho que, aunque abultados por los falsos senos, aparentaban ser completamente reales, aunque en aquel momento eso no fuera lo destacable del asunto, y cargó en una de sus piernas todo su peso en una actitud completamente desenfadada, contrastando con la mirada de superioridad que les lanzó instantes después.

Y para rematar todo, ante el estupor de esos estúpidos, se acercó a ellos únicamente un par de pasos, pues no quería tener que estar cerca de alguien que pudiera contagiarle algo, y dio una fuerte patada al suelo.- ¡Deberíais de estar revolcándoos en la mierda en la que os habeís criado! ¡Y ahora, largo de aquí, microbios! –casi bramó. E instantes después, la callejuela donde se encontraba estaba vacía. Tomó aire para dejar escapar un poco en un suave suspiro mientras se llevaba una de sus manos al dorado y lacio cabello, apartando uno de sus mechones en un elegante y altivo gesto de su hombro mientras salía de allí para intentar volver a meterse en la ‘habitual María’ y por tanto, en la zona principal del feriado. Allí no había pasado nada… nada de nada. Total… ¿quién iba a saberlo?
avatar
María Daghetti


Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Re: La cortesía...¿esta sobrevalorada o es rentable? [Priv. Lionel]

Mensaje por Lionel Levallois el Dom Mayo 17, 2015 10:00 am

¿Dónde se había metido ahora su linda ama? Sus verdosas cuencas miraron con atención a su alrededor, sin lograr ver a la muchacha que supuestamente debía de seguir, pensar que le había pedido que se quedara quieta, que lo esperara en ese preciso lugar donde ahora él estaba de pie. Pero, a menos que de golpe se hiciera invisible, significaba que lo había ignorado. ¿Molesto por ello? Para nada. ¿Por qué debería de enfadarse por ello? Era ella quién cargaría con las consecuencias si algo pasaba, principalmente, por no escucharlo. Así que, tras asegurarse que aquella muchacha no estuviera dando vueltas por allí, simplemente apoyó una de sus enguantadas manos sobre su sombrero y comenzó a caminar hacia el frente, sin tener realmente una dirección fijada en mente. También ignoró las miradas de las demás personas. Claro, vestido de negro, de rubia cabellera y ojos verdosos, debía de llamar la atención, sobretodo aquella inocente sonrisa que parecía ser incapaz de tocar una mosca. Que grave error pensar eso. Con nuestro extravagante compañero, era realmente complicado entender que estuviera pensando al momento, pero, sin duda alguna no debía de ser nada precisamente inocente. Era complicado entender lo que pasara por su mente, sobretodo cuando aquella amable e inocente sonrisa seguía estampada en sus labios. ¿Quién dudaría de él? Solo aquellos que no lo conocieran, claro. Él era un hombre que había dejado de lado su nombre, que había borrado la historia de su vida y, se había cerrado a si mismo en su propria alma. ¡Poderoso y desdichado aquél que podría penetrar su hielo! Pero, sorprendentemente en aquella situación era todo mucho más divertido, sin preocuparse por ser traicionado o abandonado, eso era perfecto y, tampoco estaba dispuesto a cambiar las cosas. No tenía el valor suficiente para ello. Pero eso, nadie tendría que saberlo.

Paró en cuanto vio a unos muchachos persiguiendo a una chica hacia un callejón. Se acercó hacia el principio de aquél callejón. ¿Lo que planeaba? Nada tan caballeroso como aparecer y salvar a la dama en peligro, aunque, pensándolo bien, si se enteraban que había permanecido impasible ante un acoso, sería él a recibir problemas. Además, dudaba que aquellos malhechores tuvieran la maña suficiente para crear arte de la desesperación. Aunque lo que no se esperó fue escuchar claramente aquellas palabras por parte de la chica... Espera, voz femenina no tenía bajo ningún aspecto, de hecho, parecía más un hombre si solo se escuchaba su voz. Pasó a esconderse detrás de la pared, quedando fuera del rango de visión de aquellos que estaban en la callejuela y, apoyándose en la pared sonrió con malicia para si mismo. ¡Vaya personalidad la de aquél sujeto! Por los apresurados pasos que comenzó a escuchar, se cruzó de brazos, con diversión. Que miedicas, saliendo corriendo por simples palabras de un lindo muchachito que fingía ser mujer. Pasaron a su lado, pero, parecían no tener ya ganas de molestar a las personas y, realmente eso era mejor para ellos, pues era complicado que lograran molestarle a él. Su derecha se levantó en tiempo para sujetar su sombrero que amenazaba por salir volando ante una repentina ráfaga de viento que desapareció tan rápido como había aparecido, en tiempo para dejar pasar a la damisela en peligro que resultó ser más lobo que cordero. ¿Ahora qué hacer? La respuesta parecía clara. Por una vez que quería ser galante y salvar a la damisela en peligro, eso era lo que sucedía. Esperó que la muchacha... O muchacho, dependiendo de como se vea, pasara a su lado. Se despegó de la pared y dio un paso hacia el frente, en dirección a ella... ¿Él?— Veo que no necesitaba de ayuda, mademoiselle. —Pronunció una vez detrás de ella. En un elegante gesto pasó a sujetar su codo derecho con su zurda y, el dedo índice de su derecha terminó por apoyarse parcialmente en su mentón.

¿O debería decir monsieur?. —Y su sonrisa se acentuó un tanto, divertida, algo más altiva y arrogante. Que bonita combinación había terminado por aparecerse en aquél lugar de distracción. Si algo sucedía, era por culpa de Ania y por alejarse de él, mejor dicho, por no escuchar sus palabras. Bajó su mano, posándola sobre su brazo izquierdo en una despreocupada pose, despreocupada pero elegante y, no dudó en seguir hablando, carente de pudor. ¿Qué? ¿Estaba jugando con los secretos de una inocente muchacha? ¿Seguros?— Apuesto a que estudia teatro y asustó aquellas pobres almas utilizando sus sorprendentes dotes de actuación. —Halagadoras palabras quizás  , pero solo hacía falta ver su sonrisa para darse cuenta que no todo era tal y como aparentaba ser. Esa era, una banal y estúpida escusa, no podría engañarle a él.— Me dan un poco de pena... Pero aun más pena me habría dado si hubieran lastimado su lindo rostro. —¡Ha! Todo era tan falso en él, pero su sonrisa tan gentil hacía dudar de aquello. Burlas, engaños y chantajes, eso no era nada del otro mundo para él. Lionel... Oh, pardon, Riddle, solo consideraba entretenido todo aquello, ver la reacción de aquella... Sí, digámosle aquella muchacha. Por ahora. ¿Cuál sería su reacción ante aquellas palabras llenas de doble sentido que acababa de pronunciar con una voz tan inocente y rostro igual de gentil y calmado? Claramente, había un toque de diversión en él, de falsa inocencia y altivez. Sí, se estaba aprovechando de, bajo la mirada de los demás, una niña y, como si no bastara, menor que él. ¿Que acaso no se tenían que rebajar los adultos a la mentalidad de los niños? Lo siento, eso con Riddle no surtía efecto, hacía mucho que había dejado de seguir el sentido moral corriente.
avatar
Lionel Levallois


Mensajes : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: La cortesía...¿esta sobrevalorada o es rentable? [Priv. Lionel]

Mensaje por María Daghetti el Lun Ago 10, 2015 11:36 pm

Hoy era su día de mala suerte. O ese fue su primer pensamiento en cuanto escuchó aquel 'saludo'. Qui´zas luego no se tornara tan torcido, pero en ese momento estaba más de 90º y en aumento. ¿Qué pasaba con su pensamiento de que nadie sabría de aquello? En cierta manera se había descuidado y dejado llevar un poco por su caracter. ¿Adrementado por aquello? Si pensáis eso, es que no conoceis a María. Y de ahí que, acabará por detener su quizás aún algo apresurado paso y se volteara en un suave gesto para mirar al poseedor de esa voz con acento francés y que incluso se había referido a él con una palabra en dicho idioma. Mas su rostro se inclinó un tanto a un lado al escuchar la nueva manera de referirse a su persona. Qué rápido pasaba uno de 'señorita' a 'señor', ¿eh?. Y por supuesto, la mente de aquel hermoso andrógino captó rápido el significado de aquello: ese tipo con pintas de 'careta de niño bueno pero que hacía lo que le salía de sus partes nobles' le había escuchado o visto, aún no sabía exactamente cual de las dos, mientras dejaba escapar un poco de su verdadera personalidad.

Y aun así, no os creais que el joven Daghetti estaba nervioso por ello. Total... ¿Qué podría hacer aquel hombre? ¿contarselo a alguien? ¿Y quién le creeria? ¿Con qué pruebas? ¿Iba a hacer alguna locura para dejar a la vista que era un hombre? Podría denunciarlo y además, poner la excusa de ser su 'hermano gemelo', total... había registros de que hay un hermano gemelo de 'María Daghetti'. Y de ahí vino su reacción a aquellas palabras que, quizás por ser alguien que jugaba con el sarcasmo y la burla discreta y sutil, captó perfectamente en la voz de esa cucharacha con pelo rubio y ojos verdes: Llevó sus manos a su espalda en una relajada y casi infantil y tierna postura mientras esbozaba una sonrisa dulce y angelical que nada tenía que envidiar a la de aquel tipejo que se acababa de poner en su camino.- Oh, Signore, ¿de qué esta hablando? ¿Acaso me esta confundiendo con un chico? -inquirió con la habitual voz, suave y armoniosa propia de una damita y observaba los verdosos orbes de aquel hombre. Y poco después, en un cuidadoso gesto, retiró las manos de su espalda únicamente para tomar entre las puntas de sus finos dedos el borde de la falda azul que llegaba unos escasos centímetros por encima de la rodilla y fingir que observaba la prenda que iba acompañada con una blusa blanca con bordados de un claro azul en las mangas, cuello y botonadura.- No considero ir con una apariencia distinta a mi género en verdad... -musitó casi esbozando un sutil puchero, aun cuando acababa de soltar la mentira del año. Y alzó de nuevo su mirada para dirigirla al rostro contrario, alzando una mano hasta su rostro para posarla en una de sus mejillas en un tímido gesto -si, tímido...claro- e incluso lograba que un suave rubor invadiera sus mejillas, logrando así una adorable expresión en sus armoniosas facciones.- Ah... que considerado por su parte, me hace sonrojar. Pero estoy bien, sé cuidarme sola -y sus últimas palabras, aun cubiertas de esa suave amabilidad que invadia la voz de aquel muchacho de larga cabellera dorada, se notó el cierto sentido verdadero de aquello: si quería jugar a aquello, estaba contra un experto.
avatar
María Daghetti


Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Re: La cortesía...¿esta sobrevalorada o es rentable? [Priv. Lionel]

Mensaje por Lionel Levallois el Sáb Feb 20, 2016 10:14 pm

¡¡Pero que buen actor!! Un mentiroso con clase, ese tipo de personajes no podían hacer más que llamarle la atención, después de todo... ¿No era él también un mentiroso? Era casa divertido encontrarse con 'familiares suyos en el ámbito del arte de mentir' ¿Pero qué más daba? Lo único importante era que había encontrado una distracción, aunque aparentemente. Aun así ¿No sería visto como un acosador persiguiendo una joven e inocente señorita? Pero... ¿Acaso lo que aquella 'joven dama' era mucho peor de lo que él hacía? Después de todo vestía con falda y se atrevía a mentir fingiendo emular la sonrisa angelical de la Virgen Santa ¿Qué estaba blasfemando? No había cosa que le importara menos que ello... Después de todo... Eran simples pensamientos ¿Desde cuando alguien había sido castigado por lo que su mente le decía? Además, había algo llamado libertad de pensamientos que, así que, poco importaba lo demás. Paró su andar junto al de aquella 'señorita' y, levantando un tanto su barbilla con cierto orgullo que realmente pareciese que se escapaba de su ser como noble francés que era, la observó... ¿O debería decir lo observó? directamente en los ojos, en aquellos ojos relucientes de malicia contenida, seguramente.— ¿Yo? Pero claro que no. Pero admito que su actuación me sorprendió, esa forma tan altiva y varonil de hablarle a los acosadores... —Era una vil indirecta, lo había escuchado y estaba seguro que no fuese realmente la tierna niña que parecía ser, principalmente porque las tiernas niñas no tendrían por que conocer esa arte de quitarse de encima a los malhechores— ¡Ah! No estaba mirando a escondidas. —Se apresuró a pronunciar, en una falsa preocupación de ser considerado como tal— Como ya dije, planeaba ayudarla... Me quedé sorprendido, eso es todo —¡Ajá! En parte no estaba mintiendo, se sorprendió sí, pero no necesariamente en un buen sentido.

Una de sus enguantadas manos pasó a sujetar con cuidado su oscuro sombrero, con suavidad, casi asegurándose que la ligera brisa no le despojara de este, lo bajó ligeramente, ensombreciendo poco más sus ojos antes de volver a fijarlos en 'ella'.— Eso pero no cambia que sea usted muy buena actriz, Milady.—De cierta forma tendría sentido ¿No? Que fuera un chico jugando el papel de una chica, pero, si tal película se estaría realizando en aquél lugar, él sería el primero en enterarse, así que, aquello estaba desde el principio descartado. Lo único que quedaba era del joven señorito con extraños gustos, entre ellos el fingir ser mujer... ¿O quizás algún extraño fetiche? Realmente eso a él no le importaba. Bajó su mano, pasando a cruzarse de brazos con desenfado y, tras dar breves pasos al frente, simplemente extendió una de sus manos para sujetar unas cuantas hebras doradas ajenas... ¿Una peluca? Él era un caballero, nunca se atrevería a jugar con las personas... Quizás solo con palabras, pero esa era otra cosa— No lo dudaría... Después de haber hecho correr a esos depravados... —Sonrió, inocente, la típica mirada del niño bueno que jamás rompió un solo plato... Claaaro...— Pero, a menos que le divierta estar gritando a todo ser que se contoneé delante suya... Quizás sea más oportuno que la acompañe... De todas formas tengo una compañera a la que encontrar —Tras acercar aquellos cabellos hasta casi rozar sus labios, pues se había inclinado desvergonzadamente por ello, acabó volviendo a incorporarse mientras los dejaba caer de entre sus dedos y, lentamente comenzó a avanzar, hacia delante. Paró y 'la' observó por encima del hombro— La acompañaré un rato, mademiselle —Sonrió antes de voltear hacia ella y, tras apoyar una mano en su propio pecho, realizar una ligera reverencia, cerrando sus ojos— Pero que descortés, no me presenté. Puede llamarme Riddle. —Claro... Lionel había muerto, había sido olvidado en un ataúd y sepultado bajo la oscura y fría tierra.

Lionel Levallois estaba muerto.
Él era Riddle, un Dios de la Muerte.
avatar
Lionel Levallois


Mensajes : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: La cortesía...¿esta sobrevalorada o es rentable? [Priv. Lionel]

Mensaje por María Daghetti el Dom Jun 12, 2016 1:17 pm

¡Pero bueno! Realmente aquel extrambótico hombre de negro estaba fingiendo normalidad con una descarada malicia. Era tan obvio que casi le hacía reír, aun cuando, por supuesto, en el armonioso rostro de aquel andrógino muchacho no se notara nada de aquella retorcida diversión. ¿Acaso pretendía jugar a las respuestas mordaces en ese juego de fingir lo que no se era? Porque, si aquel hombre era tan 'inocente y caballeroso' como indicaba su sonrisa, en ese caso Rowan, es decir, 'María' tenía vagina, pechos reales y era virgen. Así de simple. Una descarada mentira, una mascara de falsa ingenuidad que ocultaba las verdaderas intenciones y pensamientos.

Y aun cuando ese tipo se acercó hasta quedar frente a él, no se apartó, solo le sostuvo la mirada con calma, aun cuando en cierto momento un fugaz brillo sagaz y astuto cruzó aquellos rubíes que tenía por iris 'la muchacha'. Y es que, María ni de coña se iba a sentir adrementado o presionado por un tipo que se le acercara a decirle alguna gilipollez como le estaba diciendo ese.- Bueno, que sea una señorita no indica que deba dejarme usar como unos sinvergüenzas quieran -y a pesar de que sus palabras se podrían encontrar cortantes, de su boca salieron con suavidad, como si solo fuera una verdad que exponerla- Y no pensaba que pudiera estar espiando, signore. Se ve que sus intenciones son buenas -claro, eso no podría tener más veneno e ironía ocultas bajo un angelical tono de voz, y aun así, se llevó una de sus manos a su pecho, al izquierdo siendo más concretos mientras esbozaba una falsa sonrisa de 'niña buena'- Me lo dice mi intuición -¡claro! Aplaudan a esa mentira que era casi más grave que cuando había dicho que iba vestido acorde a su género.

Aun así, poco después una suave brisa causó que alzara esa mano que estaba sobre su pecho para poder sostener el par de dorados mechones de cabello que se precipitaban hacia su rostro, retirándolos tras su oreja en un elegante y fluido gesto. Y aun así, vio aquella mirada más 'oscura' del otro, haciendo que entrecerrara sutilmente sus orbes en una fugaz mirada de arrogancia. Mas al escucharle, sonrió encantadoramente mientras ladeaba un tanto su rostro. Por supuesto que era 'una buena actriz', por la cuenta que le traía.- Gracias por ese halago, Signore, pero no es para tanto -claro, se tenía que hacer 'la' modesta. Pero aun así, al ver como ese hombre extendía su mano para coger unas hebras de su largo cabello rubio, a punto estuvo de darle un manotazo de desprecio. ¿Qué hacía ese tipo tomándose esas libertades con él? Pero... siguió la farsa, como si fuera un entremés previo a una obra de teatro, sí... buena comparación, porque esa situación daba risa. Pero en verdad estuvo a nada de darle una bofetada al ver como se inclinaba hacia sus cabellos, casi tocándolos con los labios. Ese tipejo... pero cuando vio como se incorporaba y comenzaba a alejarse, ladeó un tanto su rostro- Ah...pero no me gustaría ser una molestia para usted...- ...cierto. ¿Cómo se llamaba aquel hombre? ¿Acaso importaba? Pero mira, en ese momento fue cuando llegó la respuesta a su pregunta interna mientras veía como hacía aquella reverencia. "Ya podrías hacerla más amplia y tocar con la frente el suelo, maldito desgraciado" pensó mordazmente mientras en sus labios se mostraba una dulce sonrisa.- Señor Riddle entonces... encantada, mi nombre es María. María Daghetti -y con soltura se acercó al hombre para poder ponerse de puntillas un tanto y alcanzar la mejilla izquierda ajena para dejar un beso y, posteriormente, en la derecha otro, a modo de saludo, aun cuando necesito apoyar una de sus manos en el hombro ajeno para tener mejor equilibrio Y tras dar un par de pasos atrás, ladear su rostro en una inocente sonrisa, cerrando sus ojos como una buena muchachita.
avatar
María Daghetti


Mensajes : 43

Volver arriba Ir abajo

Re: La cortesía...¿esta sobrevalorada o es rentable? [Priv. Lionel]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.