Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas













Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Le Muse el Lun Feb 09, 2015 7:27 pm




Amore tra pesci

Sitio ubicado en la zona central de Idarion, abierto a todo público
06:30 pm — Sábado

El acuario posee un ambiente relajado, brillante y lleno de vida. Es un sitio agradable para la primera cita y más si no se conoce la pareja con quien se ha de salir. En esta ocasión el recinto prestó sus instalaciones para brindar a los participantes del evento una grata estancia, adornó sutilmente algunas de los estanques e incluso en la entrada se veían corazones y un querubín con arco y flechas. Dentro del lugar se reunían varias parejas, ya que el sitio no solo acogería a los invitados por el evento, sino que a todo quien desee acompañar a su amado o amada a un paseo en aprendizaje de la fauna marina.

Estaba suspendida la guía que normalmente entregaba el acuario, de esta manera los visitantes entrarían y disfrutarían sin presión alguna, excepto quizás para las dos personas citadas a un encuentro a ciegas. Una mujer alta y curvilínea aguardaba en la entrada próxima a la boletería, vestía un traje blanco con adornos rojos y un corazón rojo sobre la zona izquierda de su pecho, llevaba un estandarte pequeño pero visible que decía "¡Feliz San Valentín!" y entregaba pequeños corazones de chocolate envueltos en papel metálico dorado como obsequio a los que ingresaban. Aquella estaba atenta a la pareja que debería formarse pronto, mas no se acercaría a ellos hasta verles reconocerse y sería ella quien les guiaría por el acuario.

Lo que hacía diferente al acuario para la pareja especial, era que contaba con un comedor privado (ver aquí), el cual en esa ocasión contaba con varias mesas mas solo una en funcionamiento dedicada a la celebración y, obviamente, a la pareja por llegar. La gastronomía del lugar estaba orientada, curiosamente, a los productos marinos aunque no por ello dejarían de servir la comida tradicional de todo restaurante de la zona. El distintivo a utilizar es un listón blanco con borde rojizo, el cual debe estar en el cabello de los participantes. Si la persona no goza de una larga cabellera, tendrá que encontrar la forma de mantenerlo en su cabello o podría no encontrarse con su cita.

Notas:
- La mujer la deben manejar ustedes según su gusto, actuará de guía para su cita si lo requieren. Esta no podrá acercarse a ustedes hasta que se 'conozcan', es decir, desde la tercera respuesta a este tema no interactuará con los participantes del evento.
- Si solo quieren una bienvenida de la mujer pueden dejarla y proseguir con la cita sin problemas.
- El comedor pueden utilizarlo y pedir lo que gusten, con gastos pagos. Si o si deben finalizar el recorrido allí y será anunciado por la mujer de traje blanco cuando ustedes lo estimen conveniente.
Citas a ciegas - San Valentín en Idarion Terra





"Cualquier Duda o Sugerencia, estamos a tu servicio"
¡Diviértete!
avatar
Le Muse
Admin

Mensajes : 91

http://idarion-terra.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 10, 2015 9:19 pm

Aun me preguntaba porque narices me había apuntado al dichoso evento que nuevamente los Lobbosco habían organizado para festejar el día del amor y la amistad, fue por mero impulso que apunte mis datos en aquella estúpida lista solo para tener una cita a ciegas con vete tu a saber que personaje, tampoco es que me sintiese tan sola y recapacitándolo bien, al apuntarme parecía una mujer desesperada que no quisiera pasar sola un día como aquel, pero tampoco era para tanto, podía quedarme en mi cuarto estudiando, viendo una peli o cualquier otra cosa productiva pero para que engañarme, no me apetecía mucho quedarme encerrada entre aquellas paredes y salir de la rutina era buena idea también y bueno, la cita me ayudaría a conocer a  alguien nuevo y me ayudaría con mi pequeño problema  antisocial, supongo que todo eran ventajas o eso quisiera pensar para no echarme para atrás en el ultimo minuto y dejar plantada a mi pareja.
 
A medida  que se acercaba el día X las diferentes tiendas e  incluso la calle comenzaba a revestirse de colores rojos y rosas, todo lleno de corazones y grandes letreros animándote a comprar un chocolate o algún peluche para tu amorcito y no hablare sobre las parejas, cada vez mas melosas y odiosas. No hace ni falta decir que no me gustan este tipo de cosas y el amor me parece mas bien una perdida de tiempo, además, solía asustar al sexo opuesto con mi coraza anti sentimentalismos, en fin, llegado el día no tuve mas remedio que prepararme, nada muy llamativo ni excesivamente arreglado, ropa casual, unos vaqueros oscuros  y una camiseta algo holgada, simple y de color negro que dejaba mi hombro derecho al aire permitiendo entrever el tatuaje que allí tenia, un calzado cómodo y nada de maquillaje y para finalizar, muy a mi pesar, arregle mi cabello colocándome un pequeño listón a un lado, dicho adorno no pegaba para nada con mis gustos, pero no me quedaba mas remedio que llevarlo pues era mi distintivo.
 
Tras un pequeño viaje en taxi llegue al lugar indicado, el acuario. Tras salir del coche  observe detenidamente la entrada, jamás había estado en un lugar así pese a las muchas ganas que  siempre tuve de hacerlo, el espíritu de una niña se empezó a apoderar de mi presa de la ilusión por poder ver a todos esos animales marinos pero duro poco, ver a las parejitas entrar tomando sus chocolates de obsequio hizo que los nervios hicieran acto de presencia  haciéndome mil y una preguntas sobre aquella situación, mirando de un lado a otro en busca del o la portadora del otro listón igual al mio y estaba segura que si en aquellos instantes lo hubiese visto habría entrado en pánico y habría salido corriendo como alma que lleva el diablo, pero no fue así. Tras un largo suspiro me senté en un banco cercano encogiéndome en mi abrigo intentando encontrar las fuerzas para quedarme allí y aguantar sin ser un flan apunto de desmoronarse, era mi primera cita después de aquel maldito tipo el cual creí ser el amor de mi vida durante mi adolescencia, estúpida inocencia que solo logro crear a una mujer con un futuro solitario y posiblemente rodeado de gatos, pero eso ya es otro tema. Logre calmarme o al menos eso parecía mientras esperaba a mi misterioso acompañante ¿llegaría o me dejaría plantada?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Shin Karazuma el Miér Feb 11, 2015 4:42 am

El evento de San Valentín… ¿Qué mejor manera que ésta de conocer gente nueva? Disfrutó con sinceridad conocer personas, es un gusto distintivo por el afán de querer rodearme de ellas y regocijarme en la compañía. Aprender. Querer sorber nuevas caras y molestarme demasiado en descubrirlas por mi cuenta. Por otra parte,  me inscribí sin pensarlo, escribiendo mi nombre a letra cursiva en aquella planilla de evento. Sabía que Alexia también se ha apuntado y quise burlarme de sus razones… Pero no lo hice. Acallé y simplemente salí antes que ella sin previo aviso. No necesitaba saberlo, tampoco.

Mi guardarropa era sencilla ya que no deseaba verme demasiado formal en el sitio pactado. Unos mocasines de pana en la justa medida. Jeans al cuerpo, y un chaquetón acolchado en azul marino para resguardarme del crudo invierno. Mis cabellos deberían mantener el distintivo de la cita, pero, no combinada con nada de mi vestuario, excepto los bordes del listón… Al menos lograba hacer juego con mis ojos carmesíes. Algo es algo. Pero la elegancia y la sofisticación están patentadas en mi presencia aún cuando vista casual. Conozco de hombres modernos que no lograban seguir una moda propia, y preferían quedar desaliñados a que intentar impresionar a las mujeres para ganarse una cita mínimo. Pero, es mi sex appeal sin duda, quién ofusca el sentido de los jóvenes. No niego que lo disfruto... Sólo que llega un momento que es algo tedioso ser perseguido como si fuera un gran depredador a cazar.

Por supuesto, pude encontrar mi cita por mi cuenta. Pero, la emoción de no saber quién era, el deseo inquieto de no tener una pálida idea del otro, es algo indescriptible. ¿Qué le puedo hacer? Soy un niño aventurero. Me arriesgo y disfruto de sentir la adrenalina recorrer por cada vena de mi espíritu pasional. Relamí mi labio, observando la hora cada tanto con cierta impaciencia al conducir mi flameante Jaguar deportivo. Esperaba no llegar tarde, porque mi reloj de muñeca podría estar atrasado por dos minutos, tal vez. Negué varias veces e intenté imaginarme a la persona, en cómo es que llegaría a ser física y mentalmente… ¿Será agradable?, ¿intelectual?, ¿sociable? Las interrogantes se revuelven con exaltación, haciendo palpitar mi pecho y acelerando mi pulso. Tomó una bocanada de aire, eso ayudaría a mantenerme con los pies en la tierra...

Entonces cuando llegué, bajó con solemnidad y mantengo una ancha sonrisa que logra revelar mi estado de ánimo; Viré un par de veces antes de entrar al acuario, buscando ávidamente a mi posible pareja… La localicé, y sonreí está vez aturdido por la belleza natural. Tenía un aura muy único, llevando prendas casuales al igual que yo… Y por supuesto, el listón en el cabello que tampoco pegaba mucho. Me acerqué a pasos taimados, no quería parecer demasiado emocionado. Lo estaba. Mi estómago se contrajo, seguro que sería una muchacha diferente a las que he conocido.

Buenas tardes… —Carraspeé un poco para llamar su atención. Levemente sonrojado por el frío, mordí mis labios—. ¿Entramos?
avatar
Shin Karazuma


Mensajes : 49

Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 11, 2015 5:58 pm

Me encontraba ensimismada, metida en mi mundo, sentada sobre aquel banco frotando mis manos en un desesperado intento de calentarlas. Sabia que había llegado con antelación de la hora acordada pero prefería llegar antes y esperar porque ser de las típicas que llegan tarde solo para hacerse un poco de rogar me parecía un acto estúpido y poco cordial. No me moleste tampoco en mirar el reloj, prefería gastar mi tiempo en imaginar como seria no solo como seria la cita, también como seria físicamente ¿seria alto o bajo? aunque bueno, ser mas alto que yo tampoco es que fuese algo muy difícil y ¡bingo! Al escuchar la profunda voz de un hombre ascendí el rostro topándome con un varón de altura considerable, clave mi mirada en una tan diferente a la mía, sus rojas orbes, sus mejillas ligeramente sonrosadas y la forma en que se mordía el labio lograron que perdiera la noción por unos segundo hasta que asentí y me puse en pie para emprender el inicio de lo que se suponía que debía ser un día inolvidable. Reconozco que me fije en el listón y que tuve que hacer grandes esfuerzos para disimular la gracia que aquel lazo me provocaba al verlo sobre su rubia cabellera  lo que lo hacia desentonar aun mas en la multitud, estaba claro que de separarnos por alguna circunstancia seria fácil encontrarle.
 
-          Creo que es un buen momento para presentarnos- comente elevando la cabeza para mirarlo aun teniendo que disimular la risa que me provocaba verlo con el distintivo, aunque yo dudaba quedarme lejos de dicha escena cómica porque  ese dichoso lacito tampoco pegaba para nada con mi aspecto ni mi personalidad, aunque bueno, tampoco desentonaba demasiado al tener el pelo tan claro como lo tenia- mi nombre es himako, esto… estaré  a su cuidado por hoy
 
Y con tanta facilidad había demostrado mi torpeza en mis cualidades sociales informales pero pese a eso procuraba mantener un tono cordial y respetuosos, tal y como solía hacer en las fiestas de los amigos de padre, de esta forma me sentía mas cómoda para comenzar a poder entablar una conversación con ese hombre que a priori me parecía todo un rompe corazones aunque no se lo propusiese, porque si, siendo sincera, a la vista era atractivo cosa que a mi me dejaba en una posición muy inferior, ya podrían haberle elegido una mujer mas acorde con su imagen, pero en fin, no iba a menospreciarme, era una mujer echa y derecha, con sus puntos buenos y malos, si le agradaba perfecto y de lo contrario no me iba a morir por los rincones a mi ver yo era perctamente imperfecta y con ello era feliz. Con tranquilidad nos dirigimos hasta la mujer que con una amable sonrisa había estado entregando corazones de chocolate a las parejas y nosotros no fuimos la excepción, nos hizo entrega de unos pequeños corazones chocolateados ¡que absoluta delicia! No pude aguantar un segundo para poder degustarlo, adoraba el dulce y ese estaba delicioso. La  azafata se ofreció a enseñarnos el lugar pero amablemente decline la oferta
 
-          Preferiría visitarlo nosotros solos, es de agradecer las molestias que se toman pero me sentiría algo mas cómoda- sonreí ligeramente a la mujer la cual me devolvió la sonrisa y nos deseo que pasásemos una hermosa cita lo que me puso en una vergonzosa tensión que procure disimular, además, se ofreció a mostrarnos el recorrido si cambiábamos de opinión y nos pidió los abrigos pues dentro estaba techado y por ende era mucho mas cálido. No dude en hacerle entrega del mio para poder adentrarnos cuanto antes y comenzar la ansiada cita
 
 
Me adentre frotando mis manos ya fuere por calentarlas y recuperar la sensibilidad en ellas o por meros nerviosismo que la situación me provocaba. No puedo negar que, pese a mantener la vista fija en el frente, alguna que otra vez la hubiese desviado un poco para poder fijarme mas en mi pareja de ese día ¿esto era una locura o de verdad estaba bien hacerlo? Ya estaba allí , así que… de perdidos al rio, tenia que intentar pasarlo bien pese a que me resultase un poco difícil
 
 
-          ¿puedo hacerte una pregunta un tanto personal?- esa primera pregunta me pareció verdaderamente estúpida, se suponía que estábamos allí para conocernos. Tras un golpe mental y aclararme con ligereza la garganta proseguí- ¿Por qué te apuntaste a este evento de citas a ciegas?
 
 
¡Oh! Olvide comentar mi primera impresión del lugar, veredicto: un lugar absolutamente fascinante, la luz tenue que las peceras tenían lograban crear un ambiente verdaderamente romántico y tranquilizador.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Shin Karazuma el Dom Feb 15, 2015 8:10 pm

Sentí éste encuentro mágico, pero más hechizante resultaría ser nuestra encantadora velada en compañía de unos animales acuáticos. ¿Estaría tan entusiasmada como yo? Me lo pregunte reiteradas veces y hasta temía que no le agradase del todo, pero, ¿qué mujer no se siente complacida con mi grata compañía? Soy un hombre que sabe el trasfondo de las mujeres, que quieren oír, que desean tener, y cuanto anhelo poseen en sus corazones. Muchas prefieren permanecer en el celibato, sin encontrar a su supuesta alma gemela y hasta las hay que creen sólo en el sexo, una lujuria de lo más dulce y tentadora; otras, no eran más que unas románticas sin causa, perdidas en ésos cuentos rosas que prometen a un príncipe azul. ¡Patrañas! Ningún ser humano es tan perfecto, y aún cuando yo tenga demasiadas virtudes, también demasiados defectos que lo compensan… Así que, aseguro que no soy lo que aparento. Puedo ser tan diablo como santo, y siempre, busco la forma de ganar porque no me gusta perder. Mucho menos tiro la toalla tan rápido, ¡sería estúpido!

Asentí con lo de la presentación, casi lo olvidaba. Pero demuestra mi grado de entusiasmo, ¿compartido? Ojala. Sus hebras eran plateadas, brillando imponentes ante mis ojos y cegándolos. Tuve que bajar un poco la cabeza, era más bajita que yo y eso se me antojaba muy encantador a su manera. Imaginé que es menor, sus facciones lo decían todo y a la vez no decían nada, más que sus ojos. Dos cristales que enfocaban un alma profundo, incierto… Me desesperaba saber que escondían—. Shin… Es un gusto poder estar aquí. —Quería sonar casual, quería actuar normal, pero siempre me valía de mis actitudes caballerescas. Exponiéndose con valoría y honradez.

Caminé a su lado. Sería una ineptitud perderla. Acepte los ofrecimientos ajenos y sonreí con un toque de picardía al oírla hablar, también estaba de acuerdo y la idea me pareció prometedora, absorto de lo que podía llegar a suceder… Es que a veces se me iba lo atrevido si había mucha atracción acumulada, sin perder la elegancia por supuesto. A más no tardar, me quité el chaquetón y después de eso comí mi dulce con parsimonia, comenzando a perderme en el maravilloso interior del acuario. Había brillo, y presencia. La calma era reconfortante, sin dudar. Y cada tanto observaba a mi pareja con hipnotismo. Como si fuera una princesa gótica que fácilmente, se mezclaba con el escenario. Noté que se frotaba las manos y con suma delicadeza, tomé una, apoyándola en la mía—. Espero no serle impertinente… Pero si gusta, puede sostenerse en mí hasta que no sienta frío en la mano —ofrecí gentil, modulando la voz en un tono sugerente y calmado.

No fue entonces que escuché su pregunta, abrí los ojos en una notable evidencia de no esperarlo, y al final asentí como si no tuviera problema de esclarecer sus dudas: —Las citas a ciegas rodean misterio, suspenso y romanticismo… Todo un libro de acertijos en el que esperas despertar una fantasía y un paisaje de lo más aventurero. A veces no es lo que esperas y te decepcionas. Al menos... —La admiré risueño, esperanzado—. Yo no me decepcioné con la mía —reí, como todo un niño avispado.

¿Y tú, Himako? ¿Por qué te anotaste? No pareces ser de ésas chicas que acostumbran a salir con chicos, ¿verdad? —Ladeé el rostro, dudoso de la validez de mis propias palabras, ya que podría equivocarme pero, una jovencita como ella, no se acostumbra a ver todos los días. Me detuve un momento, apreciando el gran vidrio que mostraban la cercanía de unos extravagantes peces coloridos. Deambulando de un lado a otro con lentitud. Eran curiosas, tanto que desconocía sus nombres al no ser un experimentado en la acuariofilia. Después estaban las que mantenían una larga aleta trasera, mostrando ése brillante color violáceo y azul intenso. Aparentemente eran Laberíntidos, dónde estos a su vez, se entremezclaban con otros peces que también pertenecen a aguas dulces.
avatar
Shin Karazuma


Mensajes : 49

Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 19, 2015 8:38 pm

Debo reconocerlo, que me cogiera de la mano me sorprendió gratamente y seguro que el leve respingo que di sumado a mi mirada de sorpresa decía todo lo que pasaba por mi cabeza y ante sus amables palabras no tuve otra mas que asentir aun algo sorprendida, no es que fuera una monjita y que sintiera que tal acción manchara mi pureza, menuda estupidez, tan solo no estaba acostumbrada a este tipo de cosas, a un contacto intimo así por las buenas, pero resultaba agradable e incluso era probable que me pudiese llegar a acostumbrar a ello. Con un ligero titubeo agarre su mano que, a comparación de la mía, era cálida, grande, varonil y bastante reconfortante la verdad. Al contestar mi duda provoco que lo mirara y se me escapara una leve sonrisa, el ver que tenia una buena opinión de mi a priori me relajaba en cierta manera y me abría poco a poco la posibilidad de abrir mis muros frente a él por lo que el agarre de nuestras manos lo relaje, lo cogía con soltura, con mas normalidad al igual que el resto de parejas que podía divisar por los alrededores.
 
-          a decir verdad lo hice por mero impulso, por cambiar un poco la monotonía y conocer a alguien nuevo, supongo que tambíen fui movida por el misterio - guarde silencio por unos segundos sopesando si contarle todo sin problemas o cohibir en cierta medida lo que pudiese llegar a contarle de mi vida pero opte por la primera opción- no me codeo mucho con mis compañeros de clase así que...- me encogí de hombros dejando la frase en el aire y que hiciese sus propias conclusiones- además, parece ser que tengo facilidad para espantar al sexo masculino.
 
Me deje llevar por él hasta la primera de las peceras deslumbrándome por lo maravilloso que resultaba el mundo marino ya fuere de agua salada o dulce como era en este caso. Observe como los pececillos de colores se balanceaban tranquilamente por el agua transparente. Como no era novedad últimamente me despiste y con mi mano libre saque el móvil del bolsillo de mi pantalón, un móvil no precisamente de lo mejorcito, lo único bueno era la cámara que me serbia para hacer fotos buenas y así no tener que cargar siempre con la cámara allá donde fuese. Apunte extrañamente hacia el suelo pero era porque mi objetivo estaba allí, no muy lejos de nosotros había una pareja y lo que deseaba inmortalizar no era a ellos, si no a sus sombras que los retrataba a ambos a la perfección cogidos de la mano, una bonita forma de retratar una de las miles de formas de procesar el cariño e interés por la otra persona. Tras echar la foto revise que estuviese tal y como yo deseaba para después mandarla a mi correo y tenerla asegurada en mi ordenador. Me sentía un poco mas feliz al haber sacado una foto tan buena, adoraba la fotografía y por lo visto seria capaz de sacar muy buenas fotos porque no me contente solo con sacar aquella imagen, también le eche un poco de morro y le hice una foto a mi pareja mientras observaba los peces porque como buena fotógrafa aficionada sabia reconocer la belleza del mundo y Shin tenia una imagen  misteriosa además de un aura atractiva sin contar con el atractivo físico que unos maravillosos genes le habían dado. Mire a nuestro al rededor y pude percatarme de alguna que otra mirada furtiva al galán que me acompañaba  pese a ir con sus propias parejas lo que provocó que tras guardar nuevamente mi teléfono se me escapara una sutil sonrisa que procure disimular anteponiendo mi mano libre. Ser atractivo debía resultar agotador.
 
-          Dime Shin ¿a que te dedicas? ¿eres modelo o algo por el estilo?- directa al grano como siempre y es que me corroía la curiosidad, dudaba mucho que con su aspecto fuese el típico ejecutivo aburrido y trajeado que se pasa los días muertos en su despacho frente a un ordenador, la veía mas como un personaje publico y visto como llamaba la atención, su atractivo y su altura dudaba mucho que no fuera algún tipo de modelo de pasarela o de revista- oh, y perdona por la foto a la despistada pero me gustaba la expresión que tenias, me parecía digna de ser inmortalizada y no te preocupes, no tengo intenciones de hacer nada malo con ella- sonreí ladina para darle a entender que verdaderamente no tenia ninguna intención mas lejos de inmortalizar el momento, solo para ampliar mi colección personal.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Shin Karazuma el Vie Mar 20, 2015 12:35 am

No quería asustarla con mis propuestas indecentes, ya que al fin y al cabo, una madre siempre protege a su niño cuando va a cruzar la calle al tomarle la mano, ¿cierto? De todas formas, agradecí internamente que no se molestase demasiado, o hiciese protestas exageradas. Tomándome algo desprevenido en que, aceptase sin tantos dramas. Es… Realmente natural, sencilla, una silvestre flor camuflada entre tantos arbustos y matorrales. Escondida a ojos de expertos botánicos que le dan por caza. Sin lugar a dudas, me sentía cómodo y a gusto. Pudiendo ser yo mismo sin necesidad de forzar las charlas, ¿para qué? El encanto debe darse solo, la química debe fluir y emerger por sí misma. Y tal parece, que la tenemos. Ella, una pequeña mariposa libre, que revolotea y se escapa de la sociedad en cambio yo, un leonino solemne, mucho más vistoso. ¿Qué combinación, cierto?

A veces la monotonía nos angustia. —Asentí por mis propias palabras, a mí me cansa. Dándome una sensación inquietante. Necesitaba de conocer, salir, explorar nuevas tierras y adueñarme de varias. Dejando huellas. Imaginé la respuesta, la intuía sin razón, no parece una chica problemática, sino más bien… Serena y tranquila como una murmurante cascada. Que fluye torrencialmente, sin cambiar el curso. Comencé a reírme, casi en burla, pero no por maldad sino por unas cosquillas imperceptibles ante el mencionado comentario. Mis labios se ensanchan, muestran mis dientes blanquecinos y mi expresión es mucho más pacífica—. Pues, a mí no me has espantado —acerté, admirando su encantadora belleza, pese a no tener accesorios o exuberante peinado, se me hacía así mucho más bonita que cualquier modelo esquelética. Sí, tengo gustos bastantes especiales…

Después de un breve tiempo, seguí hipnotizado por la gran pecera, ofreciéndonos maravillas acuáticas que, muchos no podrían tener la ventaja de admirar. Pero, ¿no es algo bastante cruel? Trayéndonos criaturas para nuestra egoísta diversión, en pos de conseguir un nuevo entretenimiento humano  y así, privar a los animales de su libertad. Asumí una posé pensativa, sin perder ése aura tan emblemático y perezoso. Mis ojos pesaban, pero, no se volvía tan seria al ver los transitorios movimientos de los amigos escamosos. Sin darme cuenta, escuche un bajo sonido de botón teclear. Tuve que virar lentamente, despertando del trance para sorprenderme de manera repentina. ¿Me había tomado una foto? No la culpaba, a veces es bueno mantener algún recuerdo grato, ¿o será que tiene una atracción por mí? Normal. Tampoco me molesté en preguntar, pero, adelanté un paso para seguir hasta oírla hablar.

No soy modelo —respondí sincero, ¿cómo podía explicarle mi actual condición? ¿Lo entendería realmente? No me fiaba demasiado, ladeando el rostro un par de veces con preocupación, no suelo ser abierto a ligera, pese a mi gran entusiasmo por sociabilizar—. Supongo que puedo decirte que soy un sirviente obligado. Mi abuelo antes de que decida ser el heredero de su imperio, quiere saber si estoy capacitado para ponerme en los pies de un mero empleado… —Omití ciertos detalles como que mi abuelo era mafioso, pero, nada de eso era mentira. Pura y clara honestidad. Tampoco me enorgullezco de esto, pero, era una prueba muy difícil—. Y no te preocupes por la foto, puedes quedártela. —Le ofrecí una enérgica sonrisa, con éste bonito rostro de niño bien, ¿quién me odiaría? Es cierto que no me molesto tan fácilmente pero, cuando sucede: Rugo hasta hacer temblar la tierra.

Me planté en la vitrina de las medusas, bailoteando libremente, mostrando cierto encanto único—. ¿Y tú? ¿Qué estudias? —Habló de compañeros de clase, por lo que, asumí que era una estudiante ni más ni menos—. De seguro algo difícil… Pareces muy culta. —No era para ofender, sino, era un buen halago de mi parte. Alabó también la intelectualidad, sin dejar que se me escape una mujer bastante audaz y amante del buen saber.

OFF: Siento hacerte esperar mucho <3
avatar
Shin Karazuma


Mensajes : 49

Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 21, 2015 5:23 pm

La velada estaba resultando de lo mas agradable y solo acababa de empezar,  con cada palabra que cruzábamos me sentía mas relajada y cómoda con la extraña situación, además, la personalidad de Shin era en cierta manera atrayente pues pese a parecer un hombre serio y tranquilo tenia  un lado travieso y juguetón que me gustaba, por contraposición, sus palabras alabándome no sabia si tomármelas completamente en serio o solo como una táctica de acaramelarme porque estaba mas que claro que era todo un dandi y sabia hacer sentir a una chica especial fuera quien fuere pero que le voy a hacer, me lo tome en serio y todo por culpa de su llamativa sonrisa, ese hombre seria la perdición para mis escudos y extrañamente tampoco me importaba.
 
-          Creo que darías la talla para ser modelo artístico- no deseaba sonar demasiado impertinente  y atrevida pero  tampoco iba a mentirle. Tenia un rostro solemne pero agradable, miles de las obras de arte que me gustaban admirar se aprovechaban de personas como él para embellecer sus creaciones ya fuesen pinturas, fotografías o esculturas, solos o acompañados de alguien mas o simplemente de un mero paisaje. Como aficionada la fotografía deseaba ver más de sus expresiones. Cuando continuo hablando sobre si mismo me sorprendió, su vida parecía algo complicada pero no tenia mucha pinta de desagradarle su situación- es una buena forma de valorar a aquellos considerados por la sociedad  como personas de menor estatus- aunque yo también perteneciese a una familia adinerada y siendo la única heredera del imperio que tenia mi padre no estaba de acuerdo en diferenciar a la gente por sus clases sociales, después de todo somos personas por igual aunque por desgracia unos con mas posibilidades que otros, quizás por esa razón no me llevase demasiado bien con mis compañeros esnob y también declinaba la oferta de tener un sirviente – y gracias, la fotografía será un grato obsequio para recordar este día.- procure sonreír un poco mas abiertamente, si él podía mostrarme siempre sus mejores sonrisas yo también podía al menos intentarlo.
 
Cambiamos de pecera observando esta vez  las medusas que desde siempre me habían hipnotizado, el movimiento tranquilo y apacible que realizaban en el agua me recordaba de alguna forma a el velo de una novia pero también me transmitían una tremenda paz al verlas flotar en las transparentes aguas, no se, tenían algo que me llamaba mucho la atención pero soy incapaz de averiguar exactamente que es, me producía un sentimiento similar al que me recorre cuando veo una mariposa revolotear en una cálida tarde primaveral, quizás fuese por ese sentimiento de libertad…
 
-          Estudio Danza en la academia Soffio Divino di Angel- comente como si fuera una escuela mas, puede que en ella se congregaran grandes talentos en el mundo del arte, aunque lo que mas destacaba de ella era el bolsillo de sus estudiantes o mas bien de sus adinerados padres- no  hay nada difícil en este mundo siempre y cuando te esfuerces en conseguirlo, es como mas lejos se llega - comente mirándole directamente a los ojos puesto que, aunque agradecía enormemente que alabara mi intelectual sabía mas que de sobra que en el mundo del arte en el que me encontraba sumergida se necesita una buena dosis de talento cosa que no consideraba tener pero lo que si me sobraba eran ganas y esfuerzo, quería demostrar al mundo que con solo esos dos requisitos eres capaz de llegar mas lejos de lo que uno mismo cree
 
Desvié la mirada unos segundos al desentonado lazo de su cabello el cual que parecía apunto de caerse así que sin previo aviso solté el cálido agarre de nuestras manos y sin mas dilación me puse de puntillas y con delicadeza  acomode  el pequeño listón para no hacerle daño colocándole ya de paso alguna hebra traviesa.  En verdad su cabello me recordaba a la melena de un león, se podría decir que todo él me recordaba a un gatito grande
 
-          Seria una pena que se estropeara un cabello tan bonito –sonreí levemente recuperando nuevamente mi estatura normal y cogiendo con cierta timidez nuevamente su mano puesto que el calor que desprendía me gustaba, por otra parte me resultaba un poco vergonzoso tener la iniciativa por si le incomodaba, de ser así metería la cabeza bajo tierra como en antaño se creía que hacían los avestruces- ¿continuamos?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Shin Karazuma el Miér Mar 25, 2015 6:21 pm

De inmediato me sorprendí, me sentía bastante halagado, pero, muchos están de acuerdo con mi reluciente belleza masculina, esmerados en subirme a las nubes para sentirme un poderoso Dios que todo lo ve y oye. Llegado a un punto, el ego me consume lentamente pero, sin escandalizar demasiado. Conozco mis armas, sé usarlas, aunque a veces pueden tener un mortal doble filo. Siendo por veces una maldición y una bendición, nada fue al azar, sea o no genético: Fui hecho para ser amado. Mordí un poco mis labios, tenía la respuesta en la punta de la lengua pero, primero negué despacio mientras ésa típica y cálida sonrisa, se me planta de nuevo en mí cara. Un rayo de sol que a veces ciega, quema, y vislumbra—. Gracias, Himako —estiré mi mano libre, alcanzando su mejilla con ternura, apenas rozando mientras acaricio sin permiso. Invadía su espacio pero, un impulso, un capricho, me sacudieron para provocarlo. Me percato de la situación, y voy bajando lentamente la mano.

Perdona —murmuré demasiado bajo, siendo arrastradas por una brisa, sin que nadie lo oiga más que tú. Mi mano ardía, entumecidas por el fino contacto, casi hipnotizado por la gentil expresión que me regala. No recordaba si ya lo había hecho antes, pero, sentí que fue la primera vez que me enseñó ésa cara, como si resurgiera una encantadora niña que disfruta con otro niño, el paseo. Estábamos en el fondo del mar, o al menos, así preferí imaginarlo con ése toque infantil que tanto revelo; Por veces teniendo atención en nosotros y otras, en las peligrosas e inocentes medusas. Nadando como si fueran las dueñas de todo, estirándose, estrujándose y resolviendo nadar en cualquier dirección sin aparente motivo, más que estar relajadas en su propio mundo. Relamí mis labios, en contacto con mi niño interior al contemplar ésa natural y maravillosa escena que conmueve. Mis ojos se abren y analizan, parpadeó encantado hasta que la escuchó de nuevo. Despertando del sueño enternecedor.  

¿Dijo que estudia danza en la Academia Soffio Divino di Angel? No me equivoco… ¿Estudia en la misma escuela que Alexia? Alcé mis cejas, ironías de la vida. Destino o azar, lo que sea, el universo contempla entre risillas sádicas que nosotros nos íbamos a cruzar de nuevo, algún día. Seguro de ello, asiento en silencio, sin querer interrumpirla. No supe si confesar dónde estudia mi aparente ama, ¿debo dejarlo en sorpresa? Quería cometer travesura, así que, así sería. Me quise mover lento para no sentir tiesas las piernas, con un sentimiento de que los estrechos pasillos se vuelven largos, como si no existiera salida alguna. Sorbí saliva, la cercanía se volvió una tortura, y respiré, expectante de su movimiento. El tiempo se detuvo, y yo me dediqué a absorber su fragancia tan excepcional, una mezcla de aromas: melocotón y vainilla, aspirando contemplativo. Acabó de amarrar bien el lazo, y enseguida le tomó el mentón para besar tu mejilla, suave y delicado.

Gracias, eres muy atenta. —Su mano de nuevo se aferró a la mía, tan sólo estimo una sonrisa desvergonzada, sin inmutarme demasiado en que quiera ceder. Pero, tomarse demasiadas confianza conmigo, significa caer en mi juego fatal. Soy un seductor empedernido, dispuesto a servir a las doncellas más agraciadas con las que pueda tomarme pero, sin desear romperlas o dañarlas. No está en mis prejuicios por más que muchas, me tilden de mujeriego patán—. Sigamos —di el pie para retomar el camino, anunciándose en cada lado, diferentes especies submarinas, la gran ballena, las focas y los pingüinos tampoco faltan. Habiendo tortugas de mar dispersas, y tiburones letales que enseñan grandes colmillos triangulares. El espectáculo me empaña, extasiado por la maravilla que no se puede contemplar más allá en las profundas mareas. Es un mundo distinto, diferente…

Esto me recuerda a la Sirenita —le susurré en el oído con gracia, ocultando una risa tentadora que se me quería escapar, evitando que otros escuchen mi burla, más que ella, que sería mi cómplice—. Bajo el mar… Bajo el mar… —Canté divertido, riendo un poco más para no ponernos demasiado serios. Dicen que la risa también es una buena medicina, y yo quería oírla reír. Al fondo, nos esperaban. Parecía que el recorrido se hizo muy fugaz pero, lo disfruto y lo saboreo cuanto puedo. Es un buen San Valentín, sin duda pese a no ser muy amigo de ése sentimiento conocido como amor.
avatar
Shin Karazuma


Mensajes : 49

Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 28, 2015 4:41 pm

No voy a negarlo, su suave y delicada caricia me dejo sorprendida pero tampoco me aparte o mostré disgusto alguno, todo lo contrario, en cierta manera me gusto e incluso por unos instantes sentí como si mi estomago se revolviera, era una sensación rara pero agradable y ante su disculpa no pude mas que negar débilmente con la cabeza pues no merecía disculpa alguna un acto tan dulce, quizás solo fuera para llevarme a su terreno pero tras aquello me importaba cada vez menos, por una vez prefería disfrutar sin darle demasiadas vueltas al asunto, ser yo misma para variar, solo quería disfrutar un poco mas de él. Suspire levemente, casi imperceptible, su manía de relamerse  o morderse el labio lograba que perdiera  la concentración y me fijase mas en él, cada vez me recordaba mas a un felino que se relame al ver algo que le gusta y tenia que lucha contra mi misma para no reírme descaradamente.
 
El tiempo se detuvo y la sala se vacío por completo a la percepción de mis sentidos tras aquel pequeño beso en mi mejilla, fue efímero pero pude denotar lo carnoso de estos y estoy muy segura que mi rostro mostraba sorpresa con una leve sonrisa tontorrona ¡estaba derribándolo, mi muro caía! no llevábamos tanto tiempo juntos pero  su aniñada y traviesa hombría era atrayente tanto que sentía mi boca secarse mientras a cada acto los muros que rodeaban mi corazón para protegerme se iban desmoronando a pasos agigantados. Tan siquiera puede responder a su gratitud, solo me deje guiar  aun agarrada de su mano y mientras caminaba no pude evitarlo, con ligereza roce con la yemas de mis dedos la mejilla que recibió el beso sintiendo  nuevamente un  cosquilleo recorrerme el cuerpo entero. Por todos los medio procure disfrutar del resto de la visita y no solo quedarme embobada en mis pensamientos y no fue difícil cuando llegamos a ver las focas o los pingüinos, siempre me habían parecido adorables  lo que me recordó que tenia que pasar por alguna tienda y hacerme con un pequeño peluche de cría de foca para ampliar mi colección de animales de felpa
 
Difícil, me lo puso realmente difícil no reírme ante su broma. Mientras me encontraba absorta viendo los animales marinos al otro lado del cristal note su presencia mas cerca, tanto que pude inundar mis pulmones con su deliciosa y tentadora esencia poco faltaba para ponerme tensa dada su cercanía pero tras su broma era imposible, antepuse mi mano libre a mis labios para disimular ante los demás presente la risa que cierto rubio había provocado en mi sin yo poder remediarlo de alguna otra manera acabando también tarareando  en bajo tono la canción de la famosa película Disney. Si, definitivamente estaba relajada y disfrutando de aquella cita
 
-          Eres de lo que no hay- dije entre pequeñas risas que aun me costaba silenciar. Me separe un poco de él para poder mirarle y negar ligeramente con la cabeza mientras me mordía  el labio inferior sin ocultar y sin querer hacerlo,  mi sonrisa mas sincera y divertida. Al mirar al final del pasillo pude vislumbrar una bifurcación, si continuabas por la derecha te guiaba hasta la tienda de regalos y de hay a la salida mientras que si te dirigías hacia la izquierda se encontraba una puerta de cristal con un cartelito en que podías leer “reservado” supuse que allí es por donde continuaría nuestra velada - ¿te parece si almorzamos? – señale tímidamente  el comedor- los grandes felinos deben comer y yo también tengo hambre- bromee  riendo  nuevamente con el típico gesto de ocultarlo anteponiendo mi mano  y apretando ligeramente la suya para emprender el camino hacia el comedor donde únicamente estaríamos nosotros dos y de solo pensarlo las sensaciones raras que me habían producidos sus actos volvían a mi en tropel  que ocultaba como buenamente podía mordiéndome el labio para mantener los pies en el suelo.
 
El restaurante resultaba acogedor y  el ser capaces de ver a los animales marinos nadar sobre nuestras cabezas me parecía absolutamente maravilloso, además, la luz tenue de las velas y de la gran pecera, junto con la música de ambiente hacían el sumun para una velada verdaderamente romántica. En lo personal los romanticismos no es que fueran del todo mi agrado, el amor en si y lo relacionado con el me parecía un echo mas ficticio, invención de las películas y de la literatura que un sentimiento que cualquiera, incluida yo podía sentir, pero bueno, ese día estaba allí para disfrutar, así que lo disfrutaría sin complicarme. Me senté en la silla que el camarero retiro para poder sentarme e igual hizo con mi leonino acompañante para acto seguido dejarnos la carta, llenarnos las copas con un buen vino y retirarse para dejarnos a solas mientras cavilábamos cual seria nuestro suculento almuerzo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Shin Karazuma el Jue Abr 02, 2015 8:27 pm

La buena señal, que se riera aún de las tonterías más absurdas. Que la pasase bien pese a tener a su lado todo un misterioso hombre que se empeña en hacerla sentir especial en éste día tan comercial. Mi mirada se fijo por unos buenos momentos en ella, desviándola levemente para avistar un tranquilo panorama, las personas venían e iban. A un paso tan sereno como una tierna marea oceánica que oscila de arriba y abajo. Admiré las puertas, uno de ésos juegos “adivina en cual está el premio”, pero, aquí te lo ponen con mucha evidencia ya que, el reservado en claras letras italianas asoman. Porque, claro, los dueños de ésta islas son puramente de etnia italiana, ¿verdad? Vacilé un momento, la hora de la merienda y la cena se mezclan, siquiera tenía la noción del tiempo. ¿Cuánto tiempo habremos estado aquí dentro? ¿Una hora?, ¿o más? Siempre se va corriendo cuando tienes una compañía muy grata.

Repasé la figura ajena cuando me habla, estaba concentrado en decirle la misma interrogación. Parece que se me adelantó, así que reveló una sencilla sonrisa que engatusa, mostrando un leve asentimiento de cabeza. “Los grandes felinos deben comer y yo también tengo hambre” De repente suelto una risilla pequeña, la comparación era muy acertada, yo era uno de ésos. La seguí sin problemas, acompañando a un ritmo sosegado. Nuestras manos aún enlazadas, sintiendo el calor y la suavidad, el tacto hizo hincapié a muestras de confianza. Admiré el comedor, alzando la cabeza de vez en cuando pues, se me hizo muy elegante, sofisticado pero también impresionante. Abrí mis carmesíes, leve, dando paso a un nene curioso que se sorprende con cualquier maravilla del mundo. Los peces aún brindando un efecto de calma, y la ambientación marina era un toque demasiado romántico. Ideal para una cita de novela.

No perdí detalles, y escatimé en, los pequeños adornos que estaban bien pensados. Los organizadores, tienen una vena de romanticismo, sin duda. Las sillas acomodadas y en sus lugares, los manteles, los cubiertos y los vasos que brillan ante una luz de vela. El aroma del recinto me recuerda a un muelle, rasgando a la nostalgia de cuando solía pescar con mi abuelo de manera obligada… Al menos, puedo admitir que he aprendido a ser paciente, la espera de que el pez pique en el anzuelo, sea pequeño o grande. Y aún, no decepcionarse si no ha picado nada. Sí, mi abuelo podrá haber sido estricto y malvado, pero, creo que debo agradecer por los valores que me ha inculcado… Pese a odiarlo por lo que le ha hecho a mi familia.

Mis ojos buscan los suyos, atento también a las acciones del mesero que nos entrega a ambos un poco de vino blanco para degustar con las delicias marinas. Gastronomía a base de mariscos y pescado para, darle aún todavía más, como si fuera poco, el sabor que nos faltaba. Estudié la carta con cuidado, cada una me daba más hambre que la anterior… Y de ser posible, era capaz de degustarlas todas. Pero, me incliné por mi elección del día para no tardar más. En la brevedad, bajé el menú de mis manos y te enfrenté: —Ya sé que pediré, ¿y tú? —Solté la cuestión al aire, brillando con curiosidad, bastante neutral en la expresión y con un hilo de voz apaciguante. Entrelacé mis propios dedos, mientras el camarero estaba en la espera de nuestro pedido. Me había declinado por una Lubina Asada, sobre pil-pil de patata con leve aroma a vainilla. Sorbí el vino para catarlo, con anticipación y estar conforme con éste. Olfateé antes de humedecer mis labios y por fin, di el esperado traguito. Palpé, tenía suavidad, textura y un espumoso sabor a cítricos con uvas.

Se me antoja también postre… Pero… Está difícil —pensé de momento, insinuante, la miré—. ¿Y si te vuelvo mi postre? —Una de mis manos se recargó en mi rostro, dando una pose bastante seductora y avivada, con ésa resplandeciente manía de ser un casanova. Comencé a reír—. Es broma. No haría nada que no quisieras.
avatar
Shin Karazuma


Mensajes : 49

Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Invitado el Dom Abr 05, 2015 12:38 pm

Estudie detenidamente la carta, que toda esta se tratase de productos marinos no sabia como catalogarlo, si de muy original o mas bien de poco, de lo que si estaba segura es que después de la visita se me antojaba comer mas algo de carne, si, después de ver a esos animales me daba pena comerme alguno pero en cuanto mi acompañante llamo mi atención asentí, decantándome por una sopa de mariscos y un medallón de salmón a la plancha, siendo ambos platos deliciosos y sanos puesto que el postre seria una cuestión aparte. Cerré la carta dejándola con tranquilidad para depositarla a un lado de la mesa para que así no molestase y el camarero no tuviese problema alguno al llevársela cuando sin venir a cuento la verdadera personalidad del casanova frente a mi resurgió dándome por unos instantes la creencia de que sus palabras iban verdaderamente en serio hasta que de alguna manera quiso quitarle hierro al asunto de una forma que su proposición quedara en el aire, todo seria una broma si yo así lo deseaba.
 
-          Es decir, que si accedo seria tu prostre- comente sin molestia alguna, con un leve susurro insinuante para que solo el pudiese entenderlo mientras una sonrisa divertida se posicionaba en mis labios, si quería jugar a provocarme yo también podía jugar solo para picarle un poco, con leves insinuaciones que podrían significar todo o realmente nada.
 
En cuanto llego el camarero hice mi pedido y antes de que se retirara le agradecí que nos atendiese. Volvimos a quedarnos a solas hecho que aproveché para coger con delicadeza el tallo de la copa moviendo grácilmente el contenido antes de alzarlo en señal de brindar con mi acompañante antes de mojarme un poco los labios con aquel ambarino líquido. El alcohol nunca fue, ni será, mi fuerte, por regla general no bebo y eso ocasiona una baja resistencia a ciertas bebidas antes de embriagarme por lo que procure solo mojarme un poco los labios, quería evitar montar una escena o soltarme mas de la cuenta.
 
-          Dime una cosa Shin- con ligereza deje la copa nuevamente en su sitio, inclinándome hacia adelante, apoyando los codos en el borde de la mesa y mi mentón sobre mis dedos entrelazados mostrando interés hacia la persona sentado justo al frente, con ese porte y elegancia que caracterizaba a un hombre poderoso, seguro de si mismo y atractivo- ¿sueles asistir mucho a citas? Pareces tener mucha experiencia, mas que nada por lo bien que te desenvuelves en una, tienes buena mano con las mujeres - no era un comentario para atacarle ni mucho menos solo se trataba de una sana curiosidad de saber mas de mi acompañante porque hablar de temas tan comentados como el trabajo y demás me parecía muy aburrido para tratarlo con un tipo tan interesante y misterioso  y puede que yo no fuese ningún tipo de felino pero si compartía con ellos en afán curioso y la necesidad imperiosa de satisfacerla- es mera y sana curiosidad- solté volviendo a mi antigua posición sin apartar la mirada de aquellos rubís orbes hasta que mi atención fue desviada a una enorme manta raya que  nadaba nuestro lado.

A decir verdad tenía aquella pequeña duda por lo ya comentado, se le veía demasiado tranquilo y animado, en cambio yo seguía tan callada y ensimismada como era de costumbre pese a que me dije a mi misma que debía ser algo más activa y social con alguien mas. Deje salir un pequeño suspiro derrotista entre mis labios sin apartar la vista del mundo marino que  se movía  con parsimonia a nuestro alrededor, teniendo envidia, solo por unos segundos, de la tranquilidad  que cada uno de los animales emanaba
 
-          Supongo – hice una pequeña pausa pensando como decir de forma entendible el revoltijo de pensamientos que asolaban mi mente- supongo que no soy la cita mas carismática, pero aun así agradezco que pases esta velada tan comercial conmigo- agradecí sinceramente, porque conocía las cualidades que  la gente veía en mi pese a que no fueran del todo acertadas en la realidad y reconozcámoslo, pocas citas he tenido anteriormente con el simple fin de pasar un rato agradable con la compañía de la otra persona. De nuevo alce mi copa a la espera de que él imitara mi acción para brindar – por las citas a ciegas, después de todo no son tan horribles- sonreí  levemente, algo mas cómoda con la situación demostrándolo en la curvatura de mis labios siendo esta mas relajada y sincera
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Shin Karazuma el Lun Abr 06, 2015 9:44 pm

Repentinamente abrí mis ojos, no pretendí exagerar así que me recompuse para esfumar toda muestra de asombro ante lo que me llegó a contestar. “Es decir, que si accedo seria tu postre”, resonó en mi cabeza, mostrando una sonrisa casi triunfante. ¿Hasta que punto llegaría para seguir la broma?, ¿de un juego, puede pasar a ser real? Me pregunté con cizaña, aún sin borrar la felina sonrisa que se asoma en mis labios. Me acerqué un poco más hacia ella, con una muestra de complicidad aunque nadie estuviese a nuestro alrededor, más que los peces que son testigos de nuestros planes imaginarios.

¿Realmente estarías dispuesta a sacrificarte ante éste gran león? —Ladeé el rostro, afilando la mirada y puliéndola en la medida que la idea me sacudía. Hablar de estos temas, me vuelven un completo descarado y lo admito. Soy un atrevido de primera cuando me dan la confianza necesaria para sacarlo a la luz sin molestia alguna, para mí no es tabú, es simple y llanamente naturaleza en su esplendor más perverso—. Jugar con fuego puede quemarte… ¿Sabes? —Ahora sonaba a un padre que reprocha a una niña, porque, ¿cuántos años nos llevamos entre sí? Viré hacia quién nos atiende, un caballero joven, dando buen servicio pese a que no tendríamos que pagar pero, de serlo, le daría una buena propina por ser tan eficiente y activo. Se lo merece. Indiqué que iba deseaba comer y asentí un par de veces para volver mi atención a la joven.

Brindé con mi cita, emergiendo otra mirada coqueta y una sonrisa que no muestra ninguna mala intención en el proceso. Satisfecho por la visita, y muy cómodo con el ambiente. Me relaja y subleva mi alma a un grado de concentración de buda. Enfocado en mostrarme como soy en total plenitud, sin aparentes máscaras de conquistador o un engreído que quiere arrinconar a la presa hasta asfixiarla con mis garras. El hambre me gruñe, el estómago está enojado por no tener nada dentro, vacío y con sentimientos de gula. Admiré un momento más el paisaje celeste, el agua cristalina fluir…  Aspiro un poco el aire que entra por mi nariz, y comienzo a sentir que los músculos se aflojan, como si estuvieran dándome masajes invisibles.

La escuché cuando acudió por mí, y alcé una ceja casi desconcertado por la pregunta que lanza. Entonces ahí pensé, cuándo fue la última vez que asistí a una cita… Estudié mis dedos, tiesos mientras sostienen la copa de vidrio, brillando tenue ante unas luces escasas. No evité reír cuando dijo: “Tienes buena mano para mujeres”, ¡oh claro que sí!— Hace tiempo que no asisto a una cita, la verdad —respondo distendido, encojo mis hombros, como si no fuera algo de importancia porque, las mujeres fueron un tema que no tocaba cuando estuve en Japón, ni hablar de mi primer amor. Isabella.  No la he visto desde aquél trabajo, y desapareció del mapa, sin más, sin decir un último adiós—. Creo que todo marcha bien cuando disfrutas de la compañía —sigo, mostrando una neutral expresión, escapándose de mis labios un suspiro leve.

No hay cuidado, puedes preguntarme lo que desees, al fin y al cabo, ¿no se trata de eso las citas? ¿Conocer a la otra persona? —atinó con tranquilidad, como si quisiera buscar respuestas a la interrogante al clavar mis rubíes en sus ojos. Negué, no iba a permitir que se sintiera inferior por tener a alguien como yo, después de todo, me ha mostrado bastantes caras sin darse cuenta. Tiene un lado divertido y hasta, seductor si se lo propone. Mojé con la punta de mi lengua, mis labios, recorriendo la boca para humedecerlos y sentirme dichoso de conocer a Himako—. Cualquier hombre querría tenerte a su lado si se propone conocerte en profundidad. Así que, me siento bastante afortunado de haberte conocido. Y no te sientas menos, porque eres mucho. Brilla a tu modo —guiñe divertido, dispuesto a encarar aún ése lado tan gatuno que se me sale sin querer. Junto a ella, alcé también, y junte ambas copas en un gesto muy suave, oyendo el resonar de dos vidrios tocarse entre sí—. Por las citas a ciegas… —gesticulé en calma, observando la llegada nuestra cena.

Desde mi lugar olfateaba el vapor que expedía. Y ambos platos se nos expusieron, llenando con los ojos y infiltrando nuestras narices sin esfuerzo para drogarnos—. Bueno… Supongo que… Podemos comer… —asistí hasta el tenedor, y mordí mi labio—. Provecho. —Una vez decirlo, busqué cortar la carne blanca, y lo acompañe con las papas untadas. Me dio un orgasmo de sabores, y mis papilas se activan cada vez que lo degusto una y otra vez. No podía hablar, y masticaba perdido. Es todo, estoy vencido. Tragué, y de pronto me pregunté… ¿Qué pasará después de esto? Yo sabría dónde estaría ella, así que, la tonta idea de qué “no nos vamos a volver a ver” está descartada—. ¿Crees que se pueda repetir la cita? —Una servilleta limpiaba mi boca, y hablaba tranquilo. Al menos como amigos, ¿o no? Estoy confundido... Pero me agradas bastante como persona. Espeté en mis cavilaciones.
avatar
Shin Karazuma


Mensajes : 49

Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 11, 2015 4:31 pm

Su sorpresa ante mis palabras se me antojaba divertida, se notaba que mi respuesta no se la esperaba ¿acaso parezco una mojigata? Bien era sabido que no suelo tener citas y que no suelo ser muy social pero eso no quitaba que era una mujer adulta y como mujer adulta tengo mis... necesidades como cualquier otra persona joven aunque sea tachada de libertina por ligar sin intención de hacerlo por encontrar alguien compatible conmigo para algo mas que unas noches desenfrenadas dado que con el amor yo no tengo muy buena relación que se diga, pero eso es otro tema en el que no me adentrare por el momento. En cuanto se repuso de su sorpresa sus palabras hicieron el mismo efecto en mí pero ante su mirada no pude mas que sonreír ladina al ver que intentaba tentarme y con solo mencionar lo “peligroso” que seria me mordí el labio inferior sin abandonar aquella sonrisa dando a entender lo que deseaba dar a entender, que jugar con fuego siempre  era una atractiva idea, seré sincera, quería ver cuan lejos era capaz de llegar y todas las facetas que era capaz de mostrarme.
 
Al igual que él mi estomago ya empezaba a demandar alimento, era una glotona sin remedio y solo de leer los platos que ofrecía la carta, pese a que me diese algo de pena después de la visita, logro que mi apetito se multiplicara, eso sin contras el delicioso aroma que se colaba entre las rendijas de la puerta que daban a la cocina. Mi boca se había agua solo de pensar en la cena por lo que procuraba engañar a mi estomago con pequeños tragos de aquel ambarino vino que brillaba en nuestras copas mientras practicábamos y mi acompañante lograba que entrara en  una ligera vergüenza por su elaborado piropo, aunque claro esta, intente disimular esa vergonzosa incomodidad por falta de costumbre, los piropos que acostumbraba por parte de los hombre son podrían catalogarse como bonitos o románticos. Por fin la cena se hizo presente en nuestra mesa  y en silencio degustaba los exquisitos manjares que tenia a mi disposición, disfrutando no solo del alimento, también de la compañía lo que hacia mas especial el momento.
 
-          ¿repetir?- susurre levantando la vista del plato para observar al leonino hombre.  No pude evitarlo y sonreí, era agradable saber que una persona tan carismática, alguien tan diferente a mi  mostrase interés y desease que volviésemos a vernos así que,  asentí  con delicadeza, como si fuese  el liviano gesto de una hermosa danza- seria un placer para mi que volviésemos a vernos, después de todo, ya sabes donde encontrarme- supongo que el que supiera cual era mi residencia facilitaba las cosas, solo era presentarse allí y preguntar por mi, otro tema muy diferente es que estuviese en el centro cuando él lo hiciese puesto que mis escapadas son mas regulares de lo que a mis profesores les gustaría admitir.
 
Por el resto de la cena seguí guardando algo mas de silencio hasta terminar con los platos principales antes de pedir un esquisto brownie  con sirope de chocolate caliente y dos deliciosas bolas de helado, una de vainilla y otra de fresa. Ya advertí que mi postre seria todo lo contrario a algo sano, de verme mis profesores seguro que se enfadarían conmigo por no llevar una dieta sana e insulsa y por supuesto el chocolate era un alimento prohibido peo no puedo evitarlo, los dulces son mi pecado. Comía con lentitud no solo para saborearlo, también lo hacia por alargar un poco mas el encuentro pues tras ello ambos nos dirigiríamos a la salida pasando por la tienda de recuerdos para comprarme la pequeña foquita de peluche en forma de llavero  y tras una despedida, seguramente muy insulsa, cada uno iría por su lado, de regreso a su cotidiana vida y muy probablemente, mientras regreso a la academia en el taxi jugaría con el pequeño animal de felpa mientras repaso en mi mente la cita para quien sabe, volver a vernos algún día o quizás no…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Amore tra pesci | SV | [CERRADO]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.