Últimos temas
» Cian Sheehan [En construcción...]
Vie Abr 13, 2018 6:04 pm por Cian Sheehan

» #Libro de Firmas
Sáb Mar 17, 2018 10:57 am por Gu Bei Chen

» ꧁ Gu Bei Chen ꧂
Sáb Mar 17, 2018 10:56 am por Gu Bei Chen

» ❉ Duanmu Louye ❉
Vie Mar 02, 2018 11:09 am por Duanmu Louye

» Los secretos y el pasado en la tumba deberían de quedar [Priv. Jun Kazuya]
Lun Feb 26, 2018 10:06 pm por Jun Kazuya

» Bajo el cielo inmaculado [Priv.]
Sáb Feb 24, 2018 11:41 pm por Larrence O'Brian

» ||Stars Can't Shine Without Darkness|| Priv.
Sáb Feb 24, 2018 10:04 pm por Larrence O'Brian

» One Step Closer...[Priv. Tasha || +18]
Miér Feb 21, 2018 3:20 pm por Gerhard Leisser

» ¿Fría atracción o cálida avidez? [Priv. Ahri]
Miér Feb 21, 2018 1:36 am por Rai R. Solberg

» Bake your Mood (Priv. Arlyne)
Sáb Nov 11, 2017 1:44 am por Arlyne Ní Laoghaire

» ENCUENTRO ACCIDENTADO (Priv. Kailen Tsukishiro)
Jue Nov 09, 2017 7:27 pm por Arlyne Ní Laoghaire

» {Juego} ¡Confiesa!
Vie Nov 03, 2017 3:24 pm por Dante Zuegg

Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

|•| The Light of Hope Cannot Reach |•|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

|•| The Light of Hope Cannot Reach |•|

Mensaje por Ren Lindgren el Lun Dic 15, 2014 2:35 pm

The Light of Hope Cannot Reach


Asintió con el gesto de la cabeza, lento, casi como si realmente no prestara atención completa a las palabrerías de aquél adulto que se había llamar "Profesor". Claramente sabía cual era su deber, pero, que lo supiera y aceptara eran cosas completamente diferentes. Cuando por fin se le permitió irse, no se hizo esperar y, dando media vuelta se alejó hacia la puerta y, una vez afuera soltó un largo y exagerado suspiro de aburrimiento. ¿Qué estaban hablando? Cosas sin importancia, cosas como que debía de acudir a sus clases y que no se le permitiría saltarlas más. Sí, siempre había estado en lo correcto cuando pensó que Asta debía de ir a Tokyo y no allí, en aquella aburrida escuela en la que lo único de que sabían hablar era de arte y más arte. ¡Era aburrido!. ¿¡Dónde se había metido aquella extrema diversión que sentía en su ciudad!? Allí no la encontraría y de eso estaba absolutamente seguro. Pero, ya que había llegado a aquél sitio, no podía volver atrás porque se le habían aparecido unas complicaciones, había ido para estar con su gemela y, eso era lo que iba a hacer, aunque hablando con sinceridad, siquiera era como si hubiera tenido oportunidad de pasar mucho rato con ella. Entrecerró sus ojos, disconforme y, simplemente comenzó a andar por los pasillos en dirección a una de las clases libres. Le habían pedido que recoja unas hojas y las lleve a la sala de profesores, solo porque al momento había sido el único presente. ¡Aburrido!.

Una vez caminó unos cinco minutos, llegó hasta la susodicha puerta de un hermoso color blanco con una ventanilla lo suficientemente nítida como para ver la clase en penumbra. Sí que era hermosa esa academia, pero, nunca podría compararse a la modernización de la academia creada por su querido amigo. ¿Qué estarían haciendo esos chicos sin él? Seguramente divirtiéndose. Cerró los ojos y dejó escapar un pesado suspiro antes de volver a abrirlos y fijar su mirada en la blanquecina puerta. No se movió, quedó quieto ante ella como si esperara algo en particular. No se movió, siquiera parpadeó y sus ojos brillaron con una mezcla de diversión y extrema seguridad. Los profesores que le habían mandado hacer aquella estúpida tarea no tuvieron en cuenta las extrañas costumbres ¿o quizás manías? de Ren Suzugamori. Sí, Suzugamori. Si había adoptado el apellido de Lindgren había sido solo para sentirse más cercano a Astrid, pero, en aquél momento por caprichos proprios no tenía mucho interés. Él era el líder de AL4, era un chico que había aplastado a sus contrincantes con aquél simple juego de cartas que había comenzado a amar desde temprana edad y, aun siendo el mejor de su ciudad, seguía siendo Ren, un chico totalmente extraño que se quedaba expectante frente a una puerta cerrada. Dibujó una sutil mueca en sus labios ¡Si no se daba prisa llegaría tarde y lo reprocharían!.
Ren Lindgren
avatar
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: |•| The Light of Hope Cannot Reach |•|

Mensaje por Odette Chrysomallis el Miér Ene 14, 2015 6:57 am

Negar que no me encontraba sumamente cansada hubiera sido demasiado. La verdad era que a esas alturas del camino, si aún era capaz de andar era por puro milagro y tozudez propia, porque no iba a desperdiciar ni la más mínima oportunidad de aprender lo que esa academia, la mejor de todas, me podría ofrecer. Después de haber estado ausente del país por cuestiones de trabajo, el cual no me dio ni un sólo respiro a lo largo de toda la semana que duró el mismo, y de haber llegado hacía apenas un par de horas atrás a Idarion, cuando el amanecer de ese día comenzaba a hacer acto de presencia, me encontraba en una de las aulas vacías del edificio general, esas que se usaban para las materias comunes obligatorias para todo el resto del alumnado. Y si estaba allí y no en alguna destinada a mi especialidad era porque a esa hora todas estaban ocupadas, por lo que el director me había otorgado el privilegio, tomando en cuenta mi situación extraordinaria a la del resto del estudiantado, de utilizar ese salón siempre que estuviera vacío para mis prácticas privadas. Para mi desgracia el profesor que solía apoyarme con mi técnica vocal en el bel canto no se encontraba disponible aquel día hasta muy entrada la tarde, y a esa hora yo ya tenía agendado otro compromiso lejos de allí, así que por aquella ocasión tendría que hacerlo yo sola.
Suspiré con cansancio, casi quedándome dormida mientras me tomaba diez minutos de descanso y empleaba estos para observar el precioso panorama de los jardines iluminados por la luz matinal, con aún el fresco rocío adornando el césped bien pulido y las plantas decorativas. A esa hora de la mañana el exterior se encontraba de lo más apacible, pues la mayoría de los alumnos se encontraban en sus respectivas clases y los únicos seres vivos rondando por los alrededores, además de las aves cantoras, los insectos y alguna que otra ardilla escurridiza, era el jardinero destinado a esa sección del jardín, quien trabajaba pulcramente y de forma eficaz. Tanta tranquilidad había conseguido que terminara somnolienta, pero ahora que había recobrado plena consciencia de todas mis facultades, tenía que retornar con mis prácticas antes de que efectivamente me quedara dormida allí. Así que me puse en pie y me estiré cual larga era, deseando aunque fuera por una vez poder ser una estudiante como cualquier otra, sin las obligaciones de una idol encima que lentamente terminarían por asfixiarme.
Me encaminé hacia un rincón, donde tenía un estéreo moderno conectado a la corriente eléctrica y puse a reproducir la pista de la canción que ensayaba, para después caminar hacia el frente, haciendo replicar los tacones de mis zapatillas en la vacía estancia, dando cara a la zona de los pupitres como si estos realmente estuvieran ocupados por un atento público, a la espera del espectáculo que les pudiera dar. Mientras la música introductoria aún sonaba, me acomodé la larga cabellera acaramelada, la cual llevaba suelta y me caía como cascada por la espalda, con un ligero movimiento de hombros, y tomé aire para comenzar a entonar las primeras palabras de la canción.
No faltó mucho para que me sumergiera de lleno en lo que hacía, permitiendo que la melodía se apoderara de todo mi ser y que este vibrara a través de mi voz, la cual resonaba por toda la estancia de forma clara y potente, con el sentimiento que tenía que entregar al concentrarme únicamente en sentir las notas y jugar con ellas; sin preocuparme en hacerlo perfecto. Y cuando uno lograba dejar atrás la preocupación de hacerlo adecuado, era cuando se lograba hacer el verdadero milagro del arte: transmitir sentimientos y gozo pleno en lo que se hacía, era todo lo que una obra requería para ser maravillosa.
En determinado momento de la canción cerré los ojos y extendí los brazos hacia ambos lados de mí mientras cantaba, olvidándome de todo mi entorno. Sólo eramos la música y yo, nadie más podría interrumpirme en esa unión aunque esa fuese su intención: sencillamente todos mis sentidos se habían desconectado del mundo real y yo ya no podía percibir nada que sucediera en esa estancia si no era referente a lo que estaba haciendo y sintiendo, era incapaz de pararme ya una vez que había comenzado.


Canción:

N/a: No es la que realmente estaba cantando Odette a la hora que redactaba el post ni con la que me inspiré, pero borraron el canal de la persona que tenía todas las canciones de Kanon y no encuentro en YT la auténtica... por lo que pongo esta como remplazo, que igual es factible y puede quedar como que es la que está cantando.... Pero la otra era mucho más cargada de energía y emociones, por eso el post había quedado así al final. Sólo quería aclarar eso(? Pero esta es ahora la canción que está cantando, en vista de que la otra no te la puedo mostrar, para que lo tomes en cuenta -^w^-

Odette Chrysomallis
avatar
Mensajes :
115

Volver arriba Ir abajo

Re: |•| The Light of Hope Cannot Reach |•|

Mensaje por Ren Lindgren el Mar Feb 03, 2015 11:20 am

The Light of Hope Cannot Reach


Abrió sus ojos de golpe, preso de la sorpresa. ¿Era una voz aquella que escuchaba emanar desde aquella habitación al otro lado de la puerta? Había alguien... Pero le habían dicho que nadie estuviera allí a aquellas tempranas horas de la mañana. Él tampoco estaría allí si pudiera decidir, prefería poder ponerse a dormir que tener que escuchar aburridas palabras de los profesores tan testarudos. Una compleja y maliciosa sonrisa fue formándose en sus labios, como si aquella apariencia de niño bueno y despreocupado fuera tragado por la oscuridad que constantemente vivía en su mente. Había que aclarar algo y era que, si bien Ren aparentara despreocupación, no era más que una faceta más de las muchas que tenía. Había visto la oscuridad, había tomado su mano durante años y, aun cuando había podido escapar de ella, seguía estando en buenos términos con ella, eran amigos, seguramente cualquier persona con dos dedos de mente temería caer en ella, pero, aquél de carmines cabellos lo consideraba tan normal como el mismo respirar. Él era malvado porque lo quería, porque le agradaba ver como las personas se perdían en la desesperación, porque le agradaba la verdad y sinceridad. Usualmente no había nada capaz de despertar su atención, al menos, no en aquella academia y, escuchar aquella voz, aparecida como de encanto en la nada, despertó aquella curiosidad suya desde hacía mucho dormida.

Extendió una de sus manos y abrió la puerta en silencio. Una cosa era fingir y otra actuar. Permaneció quieto, en el umbral, observando la figura de aquella muchacha con brazos extendidos. ¡Era ella culpable de aquella melodía! Se cruzó de brazos y dibujó una compleja sonrisa en sus labios, una que dejaba entrever poco más que arrogancia, o al menos, aquella sonrisa duró cuanto la música inundó aquella habitación, en cuanto terminó, también su sonrisa se suavizó, volviendo a ser la inocente y despreocupada de siempre. Cerró sus ojos y ladeó a un costado su cabeza, levantó ambas manos y aplaudió, asintiendo levemente con el gesto de la cabeza, conforme. —Fue una bonita canción.— Y ya de por si, que aquél chico dijera aquello, era extraño, al menos, para aquellos que mejor lo conocían. Solía demostrar completo desinterés, constantemente, por simple antojo, porque de aquella forma resultaba todo más fácil, porque las personas se acercaban a él sin esperar que fuera sincero. Pero, tampoco iba a mentir, aquella canción había sido hermosa y, le había gustado. Además, esa chica no lo conocía ¿O sí? No, claro que no. Bajó sus brazos a un lado y otro de su cuerpo y, abrió los ojos, rojos como la sangre, completamente. —¿Eres una cantante?— Y que pronunciara una pregunta, era igual de extraño que fuera absolutamente sincero. La miró, fijamente, sin temor ni otro sentimiento que pura despreocupación y calma. ¿A qué había venido hasta aquella habitación? Lo recordaría más tarde, seguramente.
Ren Lindgren
avatar
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: |•| The Light of Hope Cannot Reach |•|

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.