Conectarse

Recuperar mi contraseña














Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Hidemi Uchida

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

○ Sugar Rush | Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

○ Sugar Rush | Priv.

Mensaje por Darylene Wingfield el Miér Jul 23, 2014 11:26 am

"El objetivo es cambiar de recuerdo y lo determinaremos rompiéndolo."
—Hamlet
Había pisado las inexploradas tierras de los centros comerciales por puro capricho, pero ¿desde cuando era que la realidad no se contorsionaba con sus caprichos? Princesa única y heredera de un país ¿por qué no permitirle hacer aquello que anhelada ahora que sus alas aun no estaban cortadas? Sería enjaulada, sus alas cortadas cruelmente por el bien mayor. Ah, pobre títere que vendría olvidado, movido de hilos invisibles por aquellos que por encima de ella siempre estarían. Libertad absoluta no era más que un triste sueño que de tanto en tanto se mostraba a los ojos de su mente y eran libremente ignorados con un cambio radical de tema. Quizás, si nada hubiera pasado ahora muchos años, ella estaría libre de ataduras, mas ahora el yugo de su título se estaba por apoderar de ella. Pero, no se dejaría vencer por aquello que le seguía molestando. Paró su andar y dio media vuelta. Cambiar era fácil, seguir por otro camino, parar y desequilibrar la marcha, ella, cambiaría de camino, solo era cuestión de voltearse y seguir por otro lado. ¿Se estaba engañando sola? No, el engaño no era más que un estado, una percepción. Se sabía pues que de percepciones habían cuantas personas en el universo, quizás más, pues en el fondo cada una pasaría a hacer parte de un nuevo niño que nace. Pero, las personas nacían y morían a diario y no literalmente hablando. —El principio es el fin, y el fin es el principio. Pues bien, empecemos de nuevo. Y cada uno su propia historia.— Decretó con voz sutil, juntando ambas manos detrás de su espalda a la par que empezaba a avanzar, hacia aquél que antes era "atrás" y ahora era el "delante".

¿Dónde se había metido su sirviente? Simplemente le había propuesto quedarse en la académia, pues ella había quedado con compañeras de clase ir de compras ¿Qué haría pues un hombre entre tantas damicelas? Bien debía saber Rikard que ella no era ninguna dama en peligro y que, muy bien sabía cuidarse sola, además de que no le permitiría entrometerse en aquella ocasión, él bien debía conocer la reacción que su ama tendría, aun cuando, hablar de ama y sirviente no era lo apropiado. ¿Qué era entonces Rikard para ella? Un hermano mayor... Sí, eso. Entonces ¿por qué estaba sola, paseando entre personas y más personas? Había llegado antes, así de simple. Siguió caminando hasta que consciente de lo sucedido habría podido afirmar ciegamente... ¡Haberse perdido! ¿Problema? ¿Eso? Para ella al menos no. Una vez más paró su andar y levantó un dedo hasta su barbilla ¿Qué podría hacer? Quizás seguir andando hasta encontrarse con ellas, pero, alguien llamó su atención: Una hermosa muchacha de cabello rojizo... ¿Una flor escarlata? ¿Una muchacha en fuego? Podía ser muchas cosas y a la vez nada.
—Perdona— Habló sin vergüenza alguna, llamando la atención de aquella dama en rojo. —Tú camiseta se ve realmente hermosa... ¿Dónde la compraste?— Con una segura y calmada sonrisa comenzó a hablar. ¡Allí estaba! El principio de todo.
avatar
Darylene Wingfield


Mensajes : 31

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.