Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas













Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

¿Dó--- Dónde está mi cara? (Priv. Zhao) [+16]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Dó--- Dónde está mi cara? (Priv. Zhao) [+16]

Mensaje por Lucien de Taubert el Vie Ene 13, 2017 1:44 am

Salí de casa temprano, nuevamente había dejado a Zhao atrás; no por afán de escapar y desobedecerlo sino más por mi propia convicción de que necesitaba la siesta que estaba tomando, el tiempo que llevaba viviendo conmigo parecía ser una catástrofe para él; no estaba muy seguro de dónde había salido tan terrible suerte, pero por el momento quería que mi guardián estuviera a resguardo de ello sin verme obligado a confinarme.

Para cualquier eventualidad traían conmigo el localizador que Zhao me había dado para ubicarme cuando me escabullía; cualquiera de los dos que perdiera al otro tan solo presionando el botón rojo dispararía una alarma y un sistema de rastreo que indicaría al aparato restante dónde se encontraba la persona que buscaba. La tecnología parecía algo bastante útil, aunque yo no estaba del todo reconciliado con ella; además no quería molestar a mi guardián por tonterías y los asuntos serios seguramente podría resolverlos por mí mismo; después de todo había entrenado toda una vida para defenderme ante cualquier situación que me pusiera en verdadero peligro.

Caminé por un par de horas, recorriendo la ciudad que normalmente estaba prohibida para mí; cuando comenzó a anochecer me di cuenta de que era momento de regresar a casa, si Zhao despertaba y no me veía allí le daría algo parecido a un síncope y luego me regañaría; así que todos estaríamos mejor si yo lograba llegar a casa en breve.

Solo caminé algunas calles cuando una figura femenina que parecía pasear nerviosamente por allí captó mi atención; mis sentidos espirituales se abrumaron de pronto al percibir la preocupación de la chica; quizás no lograra comunicarme a la perfección pero podría ofrecerle algún tipo de ayuda o consuelo.

Lo de volver a casa tendría que esperar un rato; caminé en dirección a la muchacha con cuidado de no asustarla, apenas estuve cerca suyo agité mi mano en un saludo simpático; al principio ella alzó la vista y pude percibir que a pesar de todo se había asustado; actuaba como si estuviera escapando de alguien y eso disparó una alerta interna; traté de rebuscar a mi alrededor a ver si encontraba al presunto acosador, sin embargo enseguida me encontré con que la chica me observaba maravillada y pronto el aura en torno suyo cambió radicalmente, como si hubiera encontrado un inmenso alivio.

-¡Tiene que ser una señal del destino!-

No entendí lo que dijo ni lo que siguió balbuceando mientras se acercaba y me acariciaba el pelo para luego soltármelo y proceder a cubrirme los hombros con su abrigo.

Quizás en este país así se agradecía que un desconocido se preocupara por uno; el abrigo era lindo y femenino pero no me molestaba, aunque me preocupaba que con este frío se fuera a ir sin él.

-Te prometo que Dios te lo pagará en el cielo…


Luego de soltar una última frase incomprensible la chica solo corrió alejándose de mí en la oscuridad…
Oscuridad… ¡Cielos! ¡Zhao! Tenía que volver urgente a casa. 

Viré el cuerpo para retomar mi dirección pero no tardé en verme rodeado por un grupo de personas… Eso no pintaba bien para nada, sin embargo ninguno emanaba un aura hostil sino más bien todo lo contrario; lo cual me ponía en una tesitura ¿Se suponía que debía defenderme o eran amigos? 

Empecé a realizar señas para comunicarme y preguntar lo que necesitaban de mí, sin embargo nadie me prestó atención; quizás no veían bien las señas debido a que la calle estaba muy poco iluminada…



De estar muy poco iluminado pasó a estar completamente oscuro… O alguien se había robado la luz o me habían cubierto la cabeza con algo. 

La sensación de sofoco y lo que ocurrió luego me dieron la pauta de que la segunda opción estaba más acertada.
Aún así no percibía ninguna clase de hostilidad… Y eso que estaba siendo levantado y arrastrado hacia algún sitio desconocido.

Aún si no podía atacar a nadie porque no estaba siendo atacado realmente, intenté sacudirme y librarme de mis captores, pero todo fue inútil.

Fui arrojado hacia el interior de algo que luego descubrí que era un auto; luego el vehículo se puso en marcha hacia un destino desconocido para mí.

Desafortunadamente estaba totalmente imposibilitado de comunicarme… Especialmente desde que me habían… ¿Esposado? ¿Cómo era posible que a esta altura no percibiera ninguna clase de mala intención hacia mi persona?

Seguí oponiendo resistencia no violenta a mi secuestro pero no surtió efecto; nadie parecía prestarme atención.
 
Luego de unos minutos finalmente el coche se detuvo. Cuando la puerta se abrió fui arrastrado hacia afuera, aún cuando intenté resistirme con toda mi fuerza, no podía librarme sin lastimar a nadie y no podía lastimar a nadie a menos que me lo hicieran primero o estuviera intentando defender a un tercero. 

Mis captores me levantaron en el aire y enseguida comencé a escuchar un sonido ensordecedor con una base de percusión constante que se escuchaba por encima del resto de la composición. 

Fui arrastrado por otro pequeño trecho hasta que finalmente sentí que me sentaron. Creí que podía sentirme aliviado, pero enseguida comencé a ser atado a la silla donde reposaba; la buena noticia fue que me quitaron las esposa y luego me descubrieron el rostro.

Bien… Hubiera preferido que no lo hicieran. 

Cuando mis ojos finalmente pudieron atestiguar algo más que tinieblas, mi rostro palideció ante las imágenes que se me presentaban. 

De pronto varias personas, de hecho casi todas mujeres salvo por uno, me rodeaban, tambaleantes y evidentemente intoxicadas de alcohol.

El cuarto casi en total oscuridad, se encontraba decorado con lo que estaba rogando que no fueran diferentes tamaños y colores de formas fálicas.

Y en el centro del cuarto una tarima donde el único hombre, que resultó ser un policía, en la reunión, se encontraba meneándose sobre el improvisado escenario. 

-¡Woow! Tardaron mucho… No sé como consiguieron traerla, chicos… muchas gracias…-Una de las chicas se acercó al grupo de hombres que me habían traído y sacó dinero de su cartera para dárselos; finalmente ellos se retiraron, dejándome allí con el policía y las muchachas.

Bueno… de no ser por las figuras de genitales, realmente no sentiría que esto era tan raro. Pero el Sr. Policía me generaba algo de confianza…

O al menos lo hizo hasta que me arrojó su gorra.

-Disfruta tu última noche de soltera, Rosie… ¡Se acabaron las noches de descontrol a partir de mañana! –Otra de las muchachas se dirigió hacia mí mientras todas comenzaban a hacer palmas…

Hubiera querido acompañarlas pero no era capaz de juntar las manos en mi posición.

A los pocos segundos no era capaz de nada más. Ni siquiera de pensar. 

¿Por qué el policía había comenzado a desnudarse?

Comencé a sacudirme para intentar librarme de esta mala broma; no entendía lo que estaba pasando pero definitivamente no quería estar en ese lugar. 

Cerré los ojos intentando rehuir de esa imagen, pero pronto comencé a sentir que algo se agitaba delante de mi rostro…
Abrí los ojos intentando descubrir de qué se trataba solo para encontrarme con dos glúteos muy bien torneados que se batían delante de mi cara sin ninguna clase de pudor, conjurando los gritos de las féminas.

¡Yo hubiera querido gritar también! ¿Cómo había acabado así y por qué me estaba pasando esto? 

Comencé a sacudirme con más fuerza y mi localizador cayó al suelo, entendiendo que era mi única salvación estiré un pie y pisé continuamente el botón rojo que mandaría mi señal a Zhao. 

Empecé a rezar internamente, traté de que mi silla se desplazara pero ahora volvía a estar a ciegas porque no quería volver a abrir los ojos hasta escuchar la voz de mi guardián.

-¡Traigan la nata!- La voz del policía finalmente se escuchó, no supe entender lo que decía, pero parecía bastante divertido; escuché un ruido extraño, como de la espuma de rasurar que usaba mi tío. 

Lo siguiente de lo que me estaba enterando era de que mi cabeza era empujada hacia adelante y se hundía en una pasta dulzona que me ahogaba, sentí mi rostro golpearse contra una especie de tubo ¿A dónde me estaban metiendo la cara? ¿Y por qué las mujeres gritaban con si fueran ellas las que estaban atravesando este calvario?

Mis ojos se apretaron más y más mientras mis brazos se agitaban cual los de un niño que se ahogaba en el mar, cuando comencé a toser porque la pasta se me metía por la nariz, esta misma comenzó a invadirme la boca, provocándome arcadas y lagrimeos mientras mis súplicas se volvían más urgentes.
avatar
Lucien de Taubert


Mensajes : 10

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dó--- Dónde está mi cara? (Priv. Zhao) [+16]

Mensaje por Zhao Yong el Miér Ene 18, 2017 10:09 pm

El letrero luminoso de aquel antro apartado de la mano de Dios y de toda santidad se reflejó por un momento en las córneas del joven heredero de la familia Yong. Ahora... ¿qué hacía allí? Y peor... ¿por qué aquel localizador que le había llevado hasta allí? No entendía nada.

Pero, retomemos un poco atrás el tiempo:

Era extraño que durmiera profundamente. Lo normal era que descansara poco y de manera interrumpida, más por hábito que por necesidad, pero... era un hecho que, cuando lograba dormir de manera profunda y reparadora, el despertarle podía ser como despertar a una bestia. ¡Quería dormir! Y ya no solo eso, si no que desde que se había enterado que, cuando dormía aquel chico que era su protegido se escapaba de su lado para vete tú a saber qué carajos hacer, pues no había tornado la situación mejor, si no que esos periodos de sueño cortos y ligeros fueran más recurrentes.

Y aquella vez, no pareció haber roto la regla general de catástrofes: le despertó un pitido, uno que provenía de los pliegues de sus ropas y que, también vibraba contra prácticamente la piel de su abdomen. ¿Qué...?- ... asquerosos escarabajos...-Claro, gruñó eso completamente convencido dentro de todo lo que pudiera razonar su cerebro que estaba en un 5% de procesamiento, creyendo que el vibrar y el zumbido contra su abdomen sería por eso. Pero no, ese molesto y agudo pitido seguía vigente, sin detenerse, sonando como si fuera un pollo piando todo el tiempo. Entonces, a medida que su cabeza parecía despejarse y con todo el pelo revuelto, se incorporó y comenzó a tantear junto a un bostezo su vientre en busca de esa mierda que estuviera molestándolo. Ahí, fue cuando atrapó el localizador.

A su vez, fue cuando su mente pareció recibir una bofetada.  ¿Cómo? Claro, que ese bicho empezara a pitar de esa manera solo indicaba que aquel que era su protegido lo había pulsado y se encontraba en problemas. O no, y Zhao, mientras intentaba calmarse sin lograrlo ya que se incorporó de un salto y medio adecentándose, salió corriendo, solo pudo pensar con ingenuidad basada en la mala suerte que, quizás, lo hubiera pulsado sin querer. Peto ese pensamiento voló rápido de su mente cuando se fijó en donde le indicaba la pequeña pantallita del localizador donde se encontraba el otro.-... ¿dónde diablos está? -murmuró para sí, parpadeando levemente en su desconcierto mientras se detenía.

Y así empezó la odisea de Zhao por encontrar el rastro que le indicaba el localizador. Y, la odisea acabó cuando se encontró con el cartel de luces de neón y con un portero a la entrada que le echaba miradas de bulldog enfadado. ¿Le habrían robado a Lucien el localizador? Seriamente comenzó a replantearse la idea, pero también la descartó. Otra cosa no, pero aquel espiritual atesoraba con mucho aprecio las cosas que le daban, aunque lo que le hubieran dado fuera un simple monigote en un cacho roto de papel. Dudaba que fuera a haber despistado el localizador. Así que... realmente... estaba ahí metido. Su mirada volvió a alzarse al cartel de neón donde ponía 'Boys' y, de nuevo bajó hasta donde se encontraba aquel hombre con cara de perro. Y sonrió, sonrió como si fuera habitual en él sonreír amigablemente a alguien con cara de mustio.- Buenas, soy el nuevo -pronunció en un bastante fluido inglés, aunque se podía notar el acento procedente de su país. Y el hombre, tras revisarle con la mirada, pareció creerse en parte aquello y llamó a la que era la dueña del sitio. Una señora que, nada más abrió la puerta, se pudo ver que era una mujer de entrada edad que desprendía un fuerte aroma a tabaco.

-¿Qué?-gruñó la mujer que no parecía de un humor bueno y que, siquiera se dignó a mirar fuera, si no que solo atendió a su empleado.

- Este chino, que dice que es el nuevo.

- ¿Cómo? ¿Esa furcia se ha atrevido a recomendar a un chi...?-pero la mujer calló abruptamente al girar la cabeza y visualizar a Zhao, el cual se mantenía en ese momento con sus brazos cruzados en una confiada actitud.

- ¿Ocurre algo con mi procedencia natal? -preguntó con una ceja arqueada y una intensa mirada que clavó en la mujer y que, pareció hacerla echarse hacia atrás, confundida. Los estereotipos...

- ¿eh? No, pero... bueno -y carraspeando, la mujer le indicó con un gesto que se acercara un poco.- Venga, fuera la cami... o lo que coño sea que lleves. Tengo que comprobar que valgas para estar ahí dentro.-Y, aunque con ganas de rodar su mirada, el joven Yong soltó el obi que mantenía aquella chaqueta cruzada  y la retiró de sus hombros para dejarla sobre su brazo, dejándolo así solo con los pantalones y calzado, en torso desnudo en el que se podía apreciar aquella cicatriz que cruzaba en diagonal su torso.- ¿Suficiente o va a dejar que me vea quien sea que pase por ahí con menos ropa? -Y esas palabras, el joven las pronunció junto a una sonrisa ladeada mientras alzaba su mano para pasarla por los oscuros cabellos. Y la imagen pareció alegrar mucho a la mujer, ya que con un notorio sonrojo en sus mejillas y tras una revisión de arriba a abajo, se quedó un momento su mirada clavada en una zona muy 'personal' de la fisionomía de Zhao.- ¡Vaya con el chino! Va bien servido, será la excepción que rompe la regla -acabó soltando con descaro la mujer mientras hacía un gesto muy significativo con sus dedos para marcar una distancia. "Malditos estereotipos..." pensó en ese momento el guardián mientras aparecía un tic en su ceja de manera incontrolable por la extraña situación. De alguna forma se había sentido halagado y humillado al mismo tiempo.

Pero su objetivo de acceder al interior del local sin saltarse sus reglas morales de no golpear ni crear violencia sin un buen motivo había resultado eficaz. Pero, cuando la mujer lo dejó solo en lo que parecían ser los vestuarios, simplemente salió de allí y comenzó a andar por los pasillos en busca de la procedencia de chillidos de mujeres. Chillidos que, a medida que se acercaba a una de las entradas de la sala principal, se iba acentuando cada vez más.

Pero aun así no estaba preparado para la imagen que recibió nada más abrió de una patada la puerta de la sala: varias mujeres dando brincos y chillando junto al fuerte olor a alcohol, en una sala repleta de referencias sexuales y fálicas y, en el escenario, un hombre que solo llevaba encima un gorro de policía y nata en su parte baja del cuerpo. Y... a la altura de la nata, pudo observar una cabellera que reconoció al instante junto al manotear desesperado del mismo. Y... simplemente, fue inevitable que no comenzara a reírse a carcajadas. Eso... eso era... ¡demasiado surrealista! ¿Se estaría soñando?

Y todos los rostros menos el que realmente le interesaba  que parecía ocupado en una zona muy concreta de la anatomía de aquel 'policía', se voltearon para mirar al intruso. Bueno... ¡qué más daba? Entrada triunfal. Objetivo: dejar de reírse por la extraña escena y llevarse de allí al estúpido de su protegido.
avatar
Zhao Yong


Mensajes : 7

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dó--- Dónde está mi cara? (Priv. Zhao) [+16]

Mensaje por Lucien de Taubert el Miér Abr 12, 2017 8:44 am

Hubiera reconocido el sonido de esa risa profunda aún si mi sentido de la audición estuviera reducido al 1%, sollocé de felicidad, entonces mientras renovada fuerza nacía en mí, ayudándome a librarme de la sujeción sobra mi cabeza y cayendo hacia atrás sin que nada pudiera detenerme.

Mis manos, que se habían liberado de las ataduras durante las sacudidas de mi cuerpo que había precedido al espectáculo de mi asfixia, me ayudaron a amortiguar el golpe; la silla en la que estaba se destartaló por el impacto y aún si cuando me incorporé dolorido y asustado, aún las ataduras mantenían enredadas algunas piezas del mueble; ni siquiera me detuve a tratar de deshacerme de ello; solo corrí hacia Zhao y lo abracé desesperadamente por la cintura, rogando internamente que me sacara de aquel sitio.

Solo temblaba de miedo, sin buscar dar forma a los susurros que se tejían en el ambiente, pero tampoco es que tuviera interés en averiguar nada de lo que dijeran; lo único que me importaba es que si Zhao estaba aquí, yo estaba a salvo.


-¡Eres una bribona, eh! Que bien escondidito te tenías a tu amante…¡Y que pedazo de amante!-una de las voces femeninas se oyó mientras me jalaba hacia atrás por los hombros, alejándome de mi guardián-

-No me puedo creer que haya venido a irrumpir la despedida de soltera de Rosie, solo por celos… Es tan romántico…-Secundó otra de las mujeres presentes- Al menos compénsalo un poco por eso…

Antes de que fuera capaz de zafarme y regresar a mi seguridad aferrándome a Zhao, estaba siendo arrojado hacia el mismo por una fuerza externa que me impulsó a él hasta que mi pecho se estrelló contra el suyo y mis labios colisionaron contra los ajenos cubriéndolos de aquella pasta dulzona que poco antes casi me había quitado la vida.

Escuché chillidos y hasta el sujeto-masculino-oficial-de-seguridad-pública-de-moralidad-dudosamente-cuestionable silbó festejando alguna cosa que estaba lejos de mi comprensión.

Si había creído, hasta hace unos minutos que no podía sentirme más avergonzado en una sola vida, pues acababa de transgredir groseramente dicho límite; mientras mis manos cubrían mi rostro arrebolado para tratar de ocultar las lágrimas que amenazaban con derramarse de mis ojos, caí de rodillas intentando refugiarme de tal calvario…

Después de lo que había presenciado, había tenido la certeza de que mirar a los ojos a Zhao y soportar las bromas que se avecinaban sería difícil… pero hasta cierto punto tolerable… Sin embargo luego del último incidente ni siquiera estaba seguro de poder volverme a mirar a mí mismo al espejo.


Si hubiera sido capaz de mover aunque fuera un músculo habría salido corriendo de allí,  sin embargo estaba paralizado intentando calmar la taquicardia que se había disparado en mi pecho a causa de los nervios y le vergüenza incalculable que sentía. Aún así, haciendo uso de toda mi fuerza de voluntad y con los párpados apretados que mantenían mi vista cegada a cualquier mirada acusadora que pudiera recibir, alcé mi rostro hacia donde, instintivamente sabía que se encontraba el de Zhao y solo moví los labios en una única plegaria: “Por favor… sácame de aquí”.
avatar
Lucien de Taubert


Mensajes : 10

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Dó--- Dónde está mi cara? (Priv. Zhao) [+16]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.