Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas













Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Meiko Izanagi

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 8:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

El lenguaje del Amor (Priv. Liu y Zaf ♥)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El lenguaje del Amor (Priv. Liu y Zaf ♥)

Mensaje por Jillian Czajkowski el Miér Ene 11, 2017 12:54 pm

¿Enamorada? Nada más distante de mí, pero tenía que reconocer que entre todas las materias que debía cursar la única que me despertaba esta clase de interés era la de Filosofía del Lenguaje, impartida por el profesor Laurinaitis.

Creo que eso era, estaba enamorada de su clase, de su manera de pensar y hablar y exteriorizar sus ideas… De su manera de volver tolerable a un autor tan tedioso como Wittgenstein; de su genialidad para atreverse a cuestionar los aportes del propio Russell.

Y allí estaba de nuevo llegándome desde la pizarra, aquella voz cadente y firme que explicaba El Camino al Habla de  Heidegger.

“-(…) donde se crea más confusión es  cuando, una vez ocasionada, se la atribuye a mi propia tentativa de pensamiento en cuyo camino se conoce claramente la diferencia entre ‘ser’ entendido como ‘ser de lo existente’  y ‘ser ‘ como ‘ser’ en su sentido propio, esto es, de su Verdad.

-¿Por qué motivo no abandonó usted categóricamente y desde un principio la palabra ‘ser’, dejándola exclusivamente al lenguaje de la metafísica? ¿Por qué no dio nombre propio a esto que, por el camino de la esencia del tiempo, buscaba como ‘sentido del ser’?

-¿Cómo puede el que busca dar nombre a lo que busca todavía? El encontrar reside en el decir confiador de la palabra nombradora.

-Así, la confusión creada debe ser soportada”.


El siguió por un rato explicando el problema de la ambigüedad del lenguaje, el problema esencial de la filosofía y que inherentemente este era el problema radical de la filosofía en su totalidad.

A esta altura uno que otro de mis compañeros ya se habían dormido, otros hacían avioncitos de papel, otros fingían prestar atención y muy pocos realmente teníamos el interés merecido puesto en el asunto.

-Te juro que le daría mis bragas a este hombre… -Sonreí a Isolda, la chica que habitualmente se sentaba en clases junto a mí.

-¿Tú qué? –Me miro espantada- Espero que no estés hablando de unas usadas…-Río nerviosa-

Le devolví una sonrisa torcida mientras deslizaba por mis piernas las braguitas que llevaba puestas y luego las levanté a la altura de nuestros rostros olisqueándolas con complicidad.


-Mmm… creo que están bien… ¿Para ti huelen raro?-Pregunté con total naturalidad mientras se las acercaba a la cara-

-¡Quita eso por el amor de Dios! –Clamó avergonzadísima, golpeando mi mano y provocando que perdiera el pinzamiento de dedos sobre la prenda, por lo que la misma salió disparada de mi mano hacia el bolso de Francesco, el chico que se sentaba delante de mí.-


-Oh…  ahora se las tendré que pedir… -Estaba por requerirle a mi compañero que se girara y me devolvieras mis bragas, pero fui brutalmente atrapada por Isolda que me detuvo en seco, evitando que pudiera  interactuar con el chico-

-¿Te volviste loca? Es hijo de Mormones… Si llega tan solo a escuchar la palabra Bragas puede que le dé un síncope.

-Entonces tendré que recuperarlas por mi cuenta…-Suspiré con resignación, dejándome caer de rodillas al suelo y gateando hasta el bolso del chico, en cuento pude atrapar una puntita de la tela entre mis dedos, la jalé hacia mí, pero accidentalmente rocé su pierna en el movimiento, consiguiendo acaparar su atención.

-¿Qué está pasan…? ¿QUÉ TIENES EN LA MANO POR CRISTO SANTO? –Chilló horrorizado, casi cayendo de espaldas sobre su compañero de al lado, completamente alterado por lo que apenas había visto.

¡Maldita sea! Por culpa de este exagerado ahora mi plan iba a fracasar… Yo solo quería hacerle un lindo obsequio a mi profesor preferido y este mojigato me estaba por echar a perder todo, por lo que antes de que Liu decidiera interrumpir su clase, elevé el torso desde el suelo y le cubrí con mi mano libre la boca.

-Deja de hacer escándalo  o te juro que te haré tragar mis bragas, no sin antes embadurnarlas completamente con mayonesa… Y no me refiero al aderezo comestible… -Sentencié con firmeza; normalmente era completamente risueña y rebosante de simpatía, pero bastaba que algo o alguien intentara truncar mis expectativas para que esa venita sádica aflorara en su máximo esplendor.

El chico, aún asustado pareció entender bien a lo que me refería, ya que decidió comportarse durante el resto de la clase, hasta que nuestro profesor anunció el final de la misma.

Algo reacia a la idea de que mi clase favorita acaba de concluir y tendría que esperar otros dos días para tener una nueva, junté mis libros de la mesa y los guardé en mi bolso, escondiendo la prenda íntima en el bolsillo de mi chaqueta.

Con cautela me acerqué al profesor para darle un poco de conversación sobre la filosofía trágica y atraer su atención, ya que parecía ser la única cosa en el mundo con la que era capaz de volverse completamente absorto.

Mientras él iba y venía de Nietzsche a Schopenhauer y visceversa, yo me acomodé, descansando el cuerpo contra su escritorio mientras mi mano se extendía con sigilo hacia su portafolios, abriendo una solapa y deslizando allí la delicada prenda que me había quitado para obsequiarle desde lo más profundo de mi corazón.

La charla podría no haberse agotado más si lo dejábamos seguir hablando, pero la profesora de la siguiente clase llegó para requerir el salón y tuvimos que retirarnos de allí, en el lado externo del aula lo despedí con amabilidad y solo cuando lo vi voltear y marcharse me permití sonreír con la pícara astucia que me caracterizaba.

-¿La pregunta ahora es Liu… Serás mi juego o mi juguete? –Balbucée entretenida mientras me alejaba canturreando hacia la residencia de chicas-
avatar
Jillian Czajkowski


Mensajes : 14

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje del Amor (Priv. Liu y Zaf ♥)

Mensaje por Liudivicas Laurinaitis el Dom Abr 09, 2017 8:16 am

Dar clases era algo que siempre me había provocado sentimientos encontrados; por un lado era algo que disfrutaba al impartir los indispensables aportes de la filosofía a la construcción del lenguaje; y por otro era algo que me martirizaba cuando me volvía consciente de que a prácticamente nadie le interesaba nada al respecto.

No era como si en realidad me incomodara en absoluto ser considerado el “bicho raro” entre las personas, de hecho desde que había decidido el rumbo de mis estudios y mi vida; ese había sido mi rol en una familia prácticamente rupestre.

Sin embargo la sensación de que a ninguno de mis alumnos le importara mi materia o que ni siquiera le dieran la oportunidad de revelarles su cuantiosa relevancia, era algo que consideraba un absoluto desperdicio, por lo que muchas veces mis clases acababan por adquirir un nivel casi universitario, en vista de que nadie parecía tener cuestionamientos o preguntas al respecto y, por ende, yo mismo no me percataba realmente, de en qué momento comenzaba a complicar la materia.

Cada tanto citaba algún párrafo de la obra en cuestión y me atrevía a desmenuzarla para enriquecer la explicación, aunque para mí estuviera más que clara. Aún si había notado que algo parecido a una revuelta se había armado en el centro del salón.

Como siempre ignoré todos los indicios de indiferencia hacia mi materia y me dediqué a hacer aquello por lo que se me pagaba; dictar esta bendita clase, ya luego los resultados hablarían por sí mismos durante los exámenes.

Conseguí desarrollar el tema del día en el tiempo óptimo, aunque lógicamente no en la forma; cuando hube acabado dispuse todos mis  apuntes y artículos de oficina de regreso en mi maletín y viré para borrar la pizarra.

Solo tardé unos segundos pero cuando giré mi cuerpo de regreso al escritorio me sorprendí al ver allí plantada a una de mis pocas alumnas que parecía mostrar verdadero interés en la materia; por lo que no tardé en ser envuelto por la conversación acerca de la filosofía trágica contemporánea.

No supe con certeza cuánto tiempo había pasado hablando, casi sin dejar mediar a la Señorita Czajkowski; aunque eso no parecía haberla molestado en absoluto y lucía más que dispuesta a seguir escuchándome de no ser porque la Profesora de Lexicografía irrumpió en el aula algo impaciente ya que esta no había sido completamente liberada al terminar mi clase.
Luego de disculparme con mi colega, abandoné el salón escoltado por la muchacha de quien me despedí con amabilidad antes de alejarme hacia la Sala de Profesores para encontrarme con Zafirah cuando ella diera su última clase del día y finalmente pudiéramos regresar a casa; en vista de que desde que yo tenía una aversión natural a conducir cualquier clase de vehículo, solo poseíamos un único medio propio de traslado y era mi esposa quien se encargaba de manejarlo y llevarnos y traernos de cualquier sitio.


Si hubiera estado lo suficientemente cansado, probablemente podría haber pedido un taxi; pero lo cierto es que comenzaba a acostumbrarme al ritmo de las clases en aquella academia; así que podría hacer un buen uso de mi paciencia de acero y aguardar por Zafirah todo el día si fuera necesario. Después de todo, no me faltaban libros por leer y actualmente había traído conmigo un ejemplar de Fantasmagorías, que siempre resultaba una lectura refrescante para el espíritu. 

-Ahhh... Virtuosos aquellos que rebosan de paciencia...
avatar
Liudivicas Laurinaitis


Mensajes : 8

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje del Amor (Priv. Liu y Zaf ♥)

Mensaje por Zafirah I. Laurinaitis el Dom Jun 18, 2017 6:39 am

La creación literaria, para muchos críticos, no se basa únicamente en talento o inspiración. A lo largo de los años se ha hablado de la 'visita de la musa' a los autores, visto desde un punto más clásico y hasta romántico: estos son sólo mediadores, quienes fueron elegidos por los dioses para transmitir la palabra de ellos mediante un hermoso arreglo a la palabra escrita. Escritores del pasado llegaban a inducirse a este estado de inspiración mediante sustancias ajenas, como lo sería el alcohol o incluso drogas de variantes tipos. En lo personal no creo que las personas sean elegidas por un ente supremo ni que venga de nacimiento... Somos nosotros los que tomamos la decisión de crear mediante la escritura. Todo se basa en la disciplina. Es importante ser organizados con nuestras propias ideas, y constantes en la práctica, o nada de aquello que puedan imaginar podrá ser expresado mediante sus escritos. El propósito de la siguiente sesión será la de enfrentarnos a la hoja en blanco, así que necesitaré que para entonces me traigan una cuartilla de algo que hayan escrito. ¿Qué? Eso dependerá de ustedes, lo importante es que se sienten frente a su ordenador o incluso al papel físico y empiecen a escribir lo que se les ocurra, tenga sentido o no, pero no paren. Veremos qué problemas surgieron en este ejercicio y con base a ello empezaremos la clase... —en ese momento la campanilla que indicaba el final retumbó por los pasillos y miré el reloj de mi celular, corroborando la hora—. Por hoy sería todo. Por favor no olviden lo que les acabo de pedir. Cualquier duda que tengan, pueden enviarme un e-mail. Muy buenas tardes a todos.
Sin añadir nada más, comencé a recoger mis cosas y a limpiar el pintarrón, escuchando tras de mí los murmullos que hacían los estudiantes al guardar sus útiles y abandonar el aula. Respondí las palabras de despedida que varios me dirigieron al marchar y, una vez a solas, lancé un suspiro de cansancio. Aquello había sido lo último de mi jornada, por aquel día podría ir a casa y descansar el resto de la tarde. Desde hacía un par de horas que sentía ligeras punzadas en la parte posterior de mi frente y a los costados, cerca de las sienes, así que la idea de un respiro no me iba a venir nada mal.
Tomé mi maletín y salí de allí, dejando todo limpio y dispuesto para el siguiente profesor que fuera a ocupar el aula. Recorrí los pasillos con calma, portando mi maletín con la diestra mientras que con la zurda, vendada por una lesión de hacía un par de semanas atrás, traía las llaves del auto, haciendo girar la argolla del llavero en mi dedo índice de modo despreocupado. Me concentré en el tintinear metálico de estas y no en el barullo a mi alrededor, hasta que llegué frente a la sala de profesores. Sin pensarlo dos veces, abrí la puerta y examiné el interior de la estancia con rapidez, descubriendo que mi esposo se encontraba solo y esperando mientras se concentraba en la lectura de un tedioso libro, de esos que sólo a él podrían entretener. Con los nudillos golpeé el marco de la puerta para atraer su atención y en cuanto nuestras miradas se cruzaron, le dediqué una radiante sonrisa.
¿Listo para regresar a casa? —a modo de énfasis, le mostré las llaves mientras aún las hacía girar.
Sólo deseaba llegar a casa y poder disfrutar de la compañía del hombre al que amaba, con total tranquilidad y sin percances en el intermedio.
avatar
Zafirah I. Laurinaitis


Mensajes : 8

Volver arriba Ir abajo

Re: El lenguaje del Amor (Priv. Liu y Zaf ♥)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.