Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas













Pasa el cursor sobre las imágenes
Le Muse
Web Master
MP
Julietta
ADMINISTRADORA
MP FICHA
Izaya
DISEÑADOR
MP FICHA
Alvaro
MODERADOR
MP FICHA


Contacto
Ante cualquier consulta, problema o duda preguntar al staff por MP o en la zona que corresponde.
Lyssandro
MODERADOR
MP FICHA
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Meiko Izanagi

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 52 el Sáb Ago 06, 2016 9:38 pm.





Noragami RolerfororpgnarutoFalthirienCrear foroDragon Ball Z World RolinfectedloveStrange Land!Red Beryl Hospital.:Magatsu World:.Crear foroCrear foroEl ultimo cosmosHelveteBellecityHeaven's DoorCrear foroCrear foroCrear foroForo RPG Naruto School Crazy

La edición del código HTML y CSS, junto con la edición de imágenes, corresponde al trabajo de Izaya Orihara. Se utilizaron recursos libres dispuestos en DevianArt e imágenes encontradas en Zerochan. Todo lo expuesto en Idarion Terra es sin fines de lucro, por lo que si alguien encuentra una obra que le pertenece y desea la remoción, se pide avisar a administración.
Toda la trama, eventos, reglamentación y el cumplimiento de normas queda a cargo de Julieta Tescotti. Se prohíbe el plagio en cualquier contenido dispuesto en el foro.

Encuentros Cercanos de Algún Tipo [Priv Odette]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros Cercanos de Algún Tipo [Priv Odette]

Mensaje por Basten Naaktgeboren el Sáb Oct 22, 2016 4:31 pm

El primer día de trabajo siempre resultaba demasiado agitado, antes de marcharme del hotel hacia la Academia que, a partir de hoy, sería mi nuevo hogar; ingerí un prominente desayuno y lo rematé con un Red Bull para tener suficiente energía por lo que restaba del día.

Ya satisfecho, abandoné el sitio que había sido mi hogar las últimas semanas y monté un taxi indicándole la dirección que tenía apuntada en la palma de mi mano. Tardamos poco menos de media hora en llegar; luego de pagar el viaje, descendí en la entrada del lujoso edificio y avancé por los jardines delanteros hasta la recepción.

Pasé un par de horas con los coordinadores del personal que me explicaron el sistema y me designaron a la persona a quien tendría que servir de ahora en adelante.


-Así que Odette…-Repetí su nombre varias veces en mi cabeza a fin de memorizarlo; por lo que me habían informado era una semi-interna; así que mi trabajo sería más liviano de lo que tenía previsto. 

Cuando, finalmente, me liberaron y me permitieron subir a la habitación en que me alojaría, sentí que la atmósfera opresiva que me perseguía desde que había despertado, se desvanecía. Raudamente me apresuré hacia el cuarto con mi maleta; llamé un par de veces a la puerta pero nadie me respondió del otro lado.

-No me jodas… -Resoplé jalando del picaporte por un acto reflejo que no guardaba ni la mínima esperanza de que la puerta se abriera, sin embargo, contra todos mis pronósticos, esta cedió sin que yo empleara ninguna clase de fuerza- Se ve que es mi día de suerte… -Sonrío con satisfacción ingresando con cautela en el cuarto- Permiso…-Me anuncio a pesar de que tengo bastante certeza de que no hay nadie en la habitación.


-Mmmm…- Mis ojos recorren, con curiosidad, el recinto a mi alrededor. -Supongo que así lucen las habitaciones de las adolescentes…-Río llevando mi maleta hacia el cuarto de servicio contiguo que se encontraba anexado a la habitación principal.

Luego de disponer, pulcramente, mis pertenencias en mi cuarto, me eché sobre la cama a aburrirme mientras esperaba por la llegada de mi ama, sin embargo estaba demasiado inquieto como para mantenerme en tal pasiva actitud por mucho tiempo.

Después de quince minutos de aburrimiento monumental, di un salto de la cama y me aventuré hacia la habitación de Odette para hacer algo de tiempo.

-¿Tendrá algo interesante?-Entretenido con la idea de descubrir algún secreto oscuro, o sus juguetitos sexuales, comienzo a recorrer la habitación, minuciosamente con la mirada- Si tiene algo que ocultar, seguramente no iba a estar a la vista…-Mentalmente me regaño por mi ingenuidad, sin embargo mi instinto suicida no era lo suficientemente estúpido como para orillarme a revisar sus gavetas… ¿O sí? Una parte de mí se resistía a la idea… La otra parte, la más morbosa, me exigía echar una mirada.

-¡Fuera Impulso de Idiotez!- Aún si moría en el intento no iba a buscar sus bragas para olisquearlas y jugar a adivinar si aún era virgen. Río sacudiendo la cabeza en un gesto de resignación. En seguida busco una postura más apropiada y acabo por sentarme en la silla que se encuentra frente al escritorio, cruzando las piernas y descansando el rostro sobre la palma de mi mano con el codo afincado en el muslo.- ¡Que aburrim…!-No alcanzo a terminar la frase cuando veo al picaporte girar y la puerta abrirse de inmediato dejando paso a aquella chica castaña de refinada belleza que hace su aparición en el cuarto.



-¡Por fin! ¿No le han dicho que es de mala educación hacer esperar tanto a los demás, Milady?-Musito neutralmente, arqueando una ceja mientras me incorporo- Soy Basten… Seré su nuevo siervo de ahora en más… 
avatar
Basten Naaktgeboren


Mensajes : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros Cercanos de Algún Tipo [Priv Odette]

Mensaje por Odette Chrysomallis el Jue Mayo 18, 2017 11:51 pm

Aquel día me quedaría a dormir en la academia, mi prometido se encontraba en el extranjero por cuestiones de trabajo y yo tenía clase de solfeo a primero hora del día siguiente, así que sería mucho más conveniente pernoctar en las instalaciones. La habitación 101, la que se me había otorgado desde mi llegada a aquella institución, desde hacía más de un año, por lo general se encontraba cerrada la mayor parte del tiempo, pero siempre limpia y dispuesta a ser ocupada en cualquier momento. Esto se debía a que se me había impuesto vivir con mi futuro esposo mientras me encontraba en Idarion por cuestiones de estudio, y a que mi propio trabajo no me permitía ser una estudiante promedio, pero aun así los directivos me aclararon que, por derecho, tenía a disposición una habitación para mis propios intereses y el tema al respecto quedó zanjado.
No me quejaba, me era muy útil en ocasiones como esta, aunque algo así sucediera sólo una vez cada semestre. Por lo mismo era que mi habitación demostraba una decoración de lo más estandarizada, con sólo lo básico para pasar una noche o dos y no toda una estadía prolongada como la mayoría del resto del alumnado. El armario sólo contaba con un par de cambios que se iban reponiendo cada que hacía uso de ellos y el resto del neceser consistía en lo básico: cambios de ropa interior suficientes, artículos para el baño y cuidado personal, entre otros. Y, apesar de aquella situación extraordinaria, me sorprendía que en cada visita que realizaba al 101, la recámara se encontraba impecable y limpia, pues las mucamas hacían el aseo diario estuviera yo allí o no; por el servicio que brindaba la institución no podía tener ni la menor queja.
Fue precisamente que tenía conocimientos de esto que no me sorprendió encontrarme con la puerta abierta cuando giré el pomo, una vez que salí de mi clase y me dirigí hacia la residencia de chicas para realizar mis labores escolares del día siguiente. Lo que sí me dejó estupefacta, e inmóvil en el umbral de la puerta, fue escuchar una voz grave reprenderme de aquel modo. Mis ojos almendrados se centraron con asombro en la mirada contraria, de un intenso color ámbar.
Pestañeé, incrédula. ¿Quién era aquel sujeto y qué hacía en mi habitación? Tomé aire para expresar mi cuestionamiento en alta voz pero fui acallada, pues el intruso se presentó ante mí como mi nuevo siervo. ¿Sirviente? No se me había notificado de aquello.
Fruncí el ceño sólo unos segundos, incómoda al respecto, y cerré los ojos acto después para serenar mi expresión al tanto que terminaba por adentrarme al recinto y cerrar tras de mí, con diplomacia. No había necesidad de que la gente que pasara por el pasillo se enterara de lo que sucedía.
-¿Y a usted nunca le enseñaron que es de mala educación adentrarse en una habitación ajena sin permiso del dueño? -terminé por inquerir, encaminándome hacia el escritorio para depositar allí mi bolso y pasando a su lado forzosamente. Una vez realizada la acción, me giré para encararle-. Lo siento, pero no se me dio aviso de que me asignarían un nuevo sirviente -aclaré al fin, disculpándome de su acusación inicial. Tan sólo unos minutos atrás estaba agradecida con la eficiencia del servicio de aquel colegio, y ahora ya encontraba un motivo por lo cual quejarme-, ¿qué fue lo que le dijeron con exactitud?
Tomé asiento en el borde de la cama y crucé las piernas con naturalidad, contemplándolo con aquel semblante imperturbable que me caracterizaba cuando de negocios se trataba. Ni un sólo momento desvié mi mirada de los ojos contrarios, herramienta básica a la hora de tratar asuntos serios e indispensable para proyectarle a mi interlocutor que no me sentiría amedrantada por él, pero como tampoco deseaba imponerme era por ello que adquiría una postura un tanto desenfadada. Al fin y al cabo, aquello no era precisamente un asunto del trabajo, ¿o sí?
-Mi nombre es Odette Chrysomallis, aunque lo más básico referente a mi persona ya lo debe saber por parte de los directivos, ¿no es así? De todas formas podrá preguntarme cualquier cosa que le inquiete -a pesar de ello consideré pertinente presentarme como era debido, en vista de que él se tomó las molestias de hacerlo, aunque sólo me dijera su nombre de pila-. Pues bien, lo escucho.
avatar
Odette Chrysomallis


Mensajes : 114

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros Cercanos de Algún Tipo [Priv Odette]

Mensaje por Basten Naaktgeboren el Jue Jul 13, 2017 6:06 am

Me tomé con cierto humor su primer abordaje, pero antes de siquiera plantearme interrumpirla, decidí mejor dejarla terminar de hablar, sintiéndome más entretenido por momentos, a medida que ella avanzaba ilustremente en su pequeño discurso de introducción, manifestando aquellos elegantes modales que, a las claras dejaban entrever su linaje y determinación.

-Lo lamento, Joven Ama… -Sonreí, dedicándole una sutil reverencia- Pero llamé a la puerta, nadie respondió y, en vista de que estaba sin llave, entré para poder dejar mis pertenencias en el cuarto anexo- Murmuré mientras pensaba qué clase de preguntas podría hacerle sin que se escandalizara. Quedaba descartado el color de su ropa interior… pero no estaba muy seguro de qué otra cosa podría interesarme, después de todo jamás había sido necesario preocuparme genuinamente por ninguna de mis amas; sencillamente me limitaba a obedecer órdenes.

Bien… si lo último era una orden la iba a acatar al pie de la letra pero primero me aseguraría de ello, de lo contrario no merecía la pena forzar fingida disposición en algo que no podría importarme menos.

Me encontré preguntándome si realmente lo que ella querría sería que manifestara interés en su vida o si solamente el ofrecimiento se trataba de una mera formalidad dictada por la ocasión… Quizás, meramente se refería a dudas sobre mi trabajo, aunque las mismas estaban estipuladas en mi contrato y el mismo era bastante simple, hasta un simio podría haberlo firmado y acatado:

Ella mandaba, yo obedecía. Fin del cuento, no había adornos ni eran necesarios; me pagaban por mantenerla conforme en todo lo que ella me solicitara dentro y fuera de la Academia. Pensar que se me podía escapar algo de un instructivo tan básico, podría considerarse hasta insultante.

Por el momento me relajé, desde luego que estaba influenciado negativamente por su género, pero eso no debía dar lugar a ninguna suerte de prejuicio innecesario; aún si todo en la ceremoniosidad con que se conduce proyecta un aura de confianza absoluta en su posición de poder no iba a amedrentarme con tan poco… Ahí estaba de nuevo el prejuicio digitando operativamente mi lenguaje corporal, tensando mis terminales nerviosas a la espera de un zarpazo propiciado a traición como siempre que provenían de una fémina; sobre todo si la mujer en cuestión era hermosa; ni hablar cuando era hermosa y rica… Mucho peor si, además, era inteligente y fría.

Con cautela, debía ir con absoluta cautela para no deslizar ningún comentario que pudiera, remotamente, insinuar alguna clase de desdén por ella en particular o por su sexo en general, de modo que relajé mis hombros, exhalé todo el aire de mis pulmones e hice sonar mi cuello un par de veces agitando la cabeza con cierta brusquedad. Solo entonces me permití hablar, manteniendo mi inquebrantable confianza en mí mismo.


-En realidad soy yo quien la escucha, Joven Ama… Salvo que sea una orden no tengo necesidad de esclarecer ningún interrogante; excepto por las cosas puntuales que le puedan llegar a importunar, de manera de evitarlas… Así que…-Remato volviéndome a sentar en la silla frente a ella- Soy todo oídos…
avatar
Basten Naaktgeboren


Mensajes : 12

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros Cercanos de Algún Tipo [Priv Odette]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.